Biden agradece al Vaticano su gestión por los presos en Cuba y Venezuela

La sola mención a Cuba en uno de los comunicados oficiales marca un escalón importante en la breve estancia de Biden en el Vaticano, a solo días de una controversial prohibición de acceso a manifestantes cubanos a la Plaza San Pedro.

Twitter/ White House
El presidente Joe Bidel y el Papa Francisco durante el encuentro en el Vaticano de este viernes. Foto © Twitter/ White House

El presidente estadounidense Joe Biden agradeció este viernes al Vaticano por defender a los "detenidos injustamente" en Cuba y Venezuela, y destacó el papel del Papa Francisco en su cruzada por los que sufren hambre conflictos y persecución en todo el mundo.

La exaltación de Biden a la misión del Vaticano en su defensa de los prisioneros y los perseguidos trascendió a través de sendos comunicados por la Casa Blanca tras los encuentros sostenidos por el mandatario estadounidense con el Sumo Pontífice y el Cardenal Pietro Parolin durante la mañana del viernes.

"El Presidente Biden dio las gracias al Vaticano por hablar en nombre de los detenidos injustamente, incluso en Venezuela y Cuba. Los líderes se comprometieron a seguir utilizando sus voces para defender las libertades personales y religiosas en todo el mundo", indicó el comunicado emitido tras una hora de conversación con Parolin, secretario del Estado Vaticano.

La cita con el Cardenal Parolin transcurrió luego de la audiencia con el Papa e incluyó también el agradecimiento de Estados Unidos al Vaticano por su "liderazgo activo en la lucha contra la crisis climática, tanto a través de la defensa como del fomento de la neutralidad climática de cientos de organizaciones cristianas en todo el mundo".

Biden y el Papa, los dos católicos más poderosos del mundo, sostuvieron una audiencia previa que se extendió por 75 minutos, la más prolongada de los encuentros del Sumo Pontífice con un presidente estadounidense. Francisco le había dedicado 50 minutos a Barack Obama y apenas 30 a Donald Trump.

Es el segundo presidente católico de Estados Unidos que es recibido en audiencia por un Papa. Anteriormente, John F. Kennedy visitó el Vaticano en 1963, durante el pontificado Pablo VI.

"En su audiencia de hoy con el Papa Francisco, el Presidente Biden agradeció a Su Santidad su defensa de los pobres del mundo y de los que sufren hambre, conflictos y persecución. Alabó el liderazgo del Papa Francisco en la lucha contra la crisis climática, así como su defensa para garantizar que la pandemia termine para todos mediante el reparto de vacunas y una recuperación económica mundial equitativa", señaló la escueta nota de la Casa Blanca

La sola mención a Cuba en uno de los comunicados oficiales marca un escalón importante en la breve estancia de Biden en el Vaticano, a solo días de una controversial prohibición de acceso a manifestantes cubanos a la misa dominical del Papa en la Plaza San Pedro.

La referencia no pasó inadvertida por los medios oficialistas cubanos. La edición estelar del Noticiero Nacional de Televisión de este viernes se cuestionó la mención a Cuba y dijo que "a diferencia de Obama, el actual mandatario estadounidense "carece de buenas noticias para el Papa sobre una mejoría de las relaciones" entre ambos países.

"Pero ese comentario pasa por alto la contribución del Santo Padre en la búsqueda de buenas relaciones entre La Habana y Washington, una política descartada por la actual administración estadounidense", afirmó un reportaje del noticiero televisivo.

Una nota del Vaticano tras concluir el encuentro privado  mencionó que ambos líderes  hablaron de "la protección de los derechos humanos, incluido el derecho a la libertad de religión y de conciencia", sin hacer referencias específicas a ningún país.

A la vez manifestaron "el compromiso común con la protección y el cuidado del planeta, de la situación sanitaria y la lucha contra la pandemia del COVID-19", y el Papa dio prioridad al "tema de los refugiados y la asistencia a los migrantes".

En imágenes de video proporcionadas por el Vaticano, se ve a Biden entregarle al Papa Francisco una "moneda de mando", que perteneció al hijo del presidente, Beau Biden, fallecido de cáncer cerebral en 2015.

“Usted es el guerrero por la paz más importante que he conocido y, con su permiso, me gustaría poder darle una moneda. En el anverso tiene el sello de Estados Unidos y, en el reverso, tiene el estado de Delaware, la 261 Unidad en la que sirvió mi hijo. Sé que mi hijo querría que se la diera”, manifestó Biden.

La ocasión fue motivo también para evidenciar la cercanía emocional y comunicación entre Biden y Francisco.

"La tradición es -y solo bromeo con esto- que la próxima vez que lo vea y no la tenga, tendrá que pagar los tragos”, dijo jocosamente el presidente.

Como parte del tradicional intercambio de regalos, el presidente estadounidense entregó también al Papa una casulla bordada a mano de 1930, de la Compañía de Jesús, perteneciente a la colección de la Iglesia de la Santa Trinidad de Washington.

La familia Biden tiene una larga relación con los jesuítas. Visita con frecuencia la iglesia de la Universidad Católica Jesuita de Georgetown, en Washington DC, donde estudió uno de sus hijos. Ha recaudado también fondos para el Servicio Jesuíta de Refugiados desde sus días de senador.

El Papa le obsequió una cerámica que representa a un peregrino y su mensaje para la Jornada de la Paz. 

La visita de Biden al Vaticano transcurre en medio de un agrio debate en la Iglesia Católica de Estados Unidos por su posición favorable sobre el derecho al aborto.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ya había adelantado de que el Presidente y el Papa priorizarían los asuntos donde tuvieran consenso, y abordado por los periodistas en Roma, Biden reiteró que no lo habían hecho.

"No, no lo hicimos. Solo hablamos sobre el hecho de que él estuviera contento de que yo fuera un buen católico y que debería seguir recibiendo la comunión", dijo.

Biden está en Roma para participar a partir de este sábado en la reunión de líderes del G20 y, la víspera, sostuvo un encuentro con su homólogo francés Emanuelle Macron, enrumbado en limar las asperezas diplomáticas entre Washington y París.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Wilfredo Cancio Isla

Periodista de CiberCuba. Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de La Laguna (España). Redactor y directivo editorial en El Nuevo Herald, Telemundo, AFP, Diario Las Américas, AmericaTeVe, Cafe Fuerte y Radio TV Martí.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba