Vaticano explica prohibición de entrada a manifestantes cubanos a la Plaza de San Pedro

"El control de seguridad del ingreso a la Plaza de San Pedro es responsabilidad de la policía italiana. El Ángelus es un momento de oración. Se supone que la policía italiana no les ha permitido el ingreso, porque sus carteles y eslóganes manifestaban otra intención", dijo el sacerdote jesuita Claudio Paul.

Cubanos en la Plaza de San Pedro Foto © Clara Fonseca Espinosa / Facebook

La oficina de prensa del Vaticano dio una explicación acerca de los hechos ocurridos el domingo pasado, cuando no se autorizó la entrada de manifestantes cubanos a la Plaza de San Pedro.

En un mensaje de respuesta enviado a la redacción de Martí Noticias, la institución recordó que ese día algunas personas quisieron acceder a la plaza para realizar una manifestación política durante el momento en que el Papa Francisco reza la oración del Ángelus.

"Por lo que sabemos, se les ofreció entrar a la plaza como individuos, no como manifestantes, pero se negaron y continuaron su manifestación en Via della Conciliazione, a poca distancia de la plaza, sin que, según nos parece, ocurriera ningún incidente particular", subrayó la carta.

El fin de semana, cientos de cubanos que viajaron a Roma con el objetivo de visibilizar la marcha del 15 de noviembre y la situación de los presos políticos en Cuba, se quedaron a las puertas de la plaza.

El martes, la revista católica cubana Vida Cristiana difundió un mensaje enviado desde Roma por el sacerdote jesuita Claudio Paul, quien trabajó y vivió en Cuba durante varios años, en la que da más detalles de lo sucedido.

"El control de seguridad del ingreso a la plaza de San Pedro es responsabilidad de la policía italiana. El Ángelus es un momento de oración. Se supone que la policía italiana no les ha permitido el ingreso, porque sus carteles y eslóganes manifestaban otra intención", precisa.

El texto, publicado en el muro de Facebook de Vida Cristiana, recuerda que durante el Ángelus se preserva el sentido de momento de oración, no permitiendo que se convierta en ocasión para manifestaciones, por justas que sean.

"El Papa suele invitar a la oración por determinadas situaciones en el mundo, pero el texto en que se incluyen esas intenciones es preparado con bastante antelación", añade.

Francisco, precisa el texto, "no podría ver al grupo de cubanos, que estaba fuera de su ángulo de visión, y probablemente no se ha enterado de lo que estaba pasando".

Según reveló a CiberCuba el domingo uno de los cubanos que no pudo acceder al Vaticano, la explicación que les dieron las autoridades entonces fue que tenían información de un posible atentado del grupo a la Santa Sede.

Solo se autorizó entrar a 50 personas siempre que no llevaran consigo consignas, carteles, ni banderas.

En entrevista con Martí Noticias, el presentador cubano Alexander Otaola, quien convocó a la manifestación de los cubanos en el Vaticano, aseguró que lo ocurrido puede catalogarse como un incidente diplomático.

"¿Cómo las autoridades italianas van a averiguar sobre mi persona algún tipo de información, y no llaman a la embajada americana, porque yo soy ciudadano americano?", cuestionó.

El influencer también afirmó que la policía italiana no tiene autoridad para actuar dentro del Vaticano ni negarle la entrada a nadie.

"La guardia vaticana no dejaba a los cubanos pasar, los sacaba. La policía de Roma entraba a la Plaza de San Pedro, con armas, a quitar banderas. Eso tiene que estar autorizado, y quien único puede autorizar esto es el Papa o su grupo”, relató.

Otaola también informó que los exiliados que pretendían llamar la atención del Sumo Pontífice sobre la represión en Cuba habían hecho trámites y gestiones para facilitar su intención.

"Todo se hizo, se mantuvo una comunicación de dos meses previos a la convocatoria y el Vaticano no contestó. Cinco días antes de la fecha, contestaron diciendo que no se permitían demostraciones dentro de la Plaza de San Pedro, sin dar opción a ningún tipo de negociación previa", dijo.

Además se refirió al momento ocurrido el domingo pasado, cuando varios guardias de seguridad le quitaron la bandera nacional a un cubano que escuchaba al Papa de pie, en silencio y con la insignia abierta sobre su pecho.

"Un acto discriminatorio, porque había banderas peruanas, había banderas españolas, había banderas mexicanas, pero las cubanas no fueron permitidas", manifestó el también activista.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba