Cubana denuncia amarga experiencia en hotel Grand Memories: "Me siento estafada"

Relato de cómo pasó el fin de año en la instalación del polo turístico Cayo Santa María, de Villa Clara, por la que pagó más de 13 mil pesos por dos días de estancia junto a su esposo.

Facebook/Keyla Axel
Servicio Hotel Grand Memories Cayo Santa María Foto © Facebook/Keyla Axel

Baños desbordados, habitaciones sin agua y en mal estado, escasa comida, mal servicio, golpes y empujones entre huéspedes así describe una cubana su amarga experiencia en el hotel Grand Memories de Cayo Santa María, de la provincia de Villa Clara.

La usuaria Giselle Muñoz Galluez relata en su perfil de Facebook su estancia en la citada instalación turística durante el 31 de diciembre último y el 1ro de enero, la cual se convirtió en una verdadera pesadilla desde que llegó al hotel con la alta expectativa de pasar un inolvidable fin de año, junto a su esposo.

No obstante, las vicisitudes de Giselle comenzaron desde el momento en que llegó a la recepción del hotel, a eso de las 11 de la mañana, el 31 de diciembre.

“Me pusieron la manilla para poder consumir e ir a almorzar y me dieron el número de mi supuesta habitación, a la que no podíamos ir aún porque la estaban limpiando. La recepcionista nos dijo que a cada rato pasáramos a preguntar si ya estaba lista. Para no hacer muy larga la historia, recibí la habitación a las 6:20 de la tarde, junto con la mayoría de los demás clientes…”, cuenta en su red social.

Pero, dice, que cuando entró a la habitación estaba ocupada. “La suerte que no había nadie saliendo desnudo del baño o en una situación más vergonzosa”, apunta en su escrito.

Luego, prosigue, le fue entregada otra a las siete de la noche, pero “el aire acondicionado no enfriaba, la ducha no tenía agua caliente, el televisor no tenía mando ni se veía porque tenía la pantalla partida y las colchas de taparse olían a nido de ratón”.

Cuando Giselle y su esposo reclamaron al gerente del hotel para que le devolvieran su dinero, porque aún no se había instalado, le dijeron “que no se podía, que lo más que podían hacer era darme unas horas más de estación el día de mi salida”.

Captura/Facebook/Keyla Axel

Sin poder recuperar su dinero para irse a otro lugar, la pareja decidió ir a la cena de fin de año. Sin embargo, ahí se enfrentaron a otro panorama.

“Cena de 31 de diciembre sin carne de cerdo, sin comida prácticamente, sin personal para atender, que abasteciera la cantidad de clientes, no había donde sentarse, las únicas mesas libres estaban sucias y cuando las limpiaban les pasaban un trapo con el mismo que limpiaban todas las demás mesas, y sin una gota de cloro o algún otro desinfectante sabiendo que estamos en medio de un posible rebrote…”, cuenta la usuaria sobre su cena de despedida del año 2021.

Aunque en este punto de su estancia nada podía ser peor, Giselle tuvo que presenciar, además de grabar un video que igual compartió en su red social, “golpes, empujones y de todo lo antes nunca visto por un puñado de uvas”, que sacaron al servicio de los clientes, que “al final cayeron todas al piso porque las mismas personas rompieron las cajas para intentar llevárselas”.

Captura/Facebook/Keyla Axel

Para colmos de males, apunta, “en los desayunos no había pan; sin embargo en el almuerzo sí, y se quedaba mosqueado; sacaban un poquito de algo y las personas se llevaban los pozuelos del mismo bufet para las mesas, porque decían que ‘todo era para su familia’. Nadie controlaba nada, la desorganización del siglo. Se acababa el refresco y lo traían al buen rato”.

Igual cuenta que las camareras no daban abasto para servir en las mesas a los clientes, quienes tenían que ir en busca del agua, además de que los baños comunes tenían “varias puertas clausuradas, porque las tazas estaban llenas de excremento y la peste se sentía afuera, los cestos desbordados de papeles…”.

Captura/Facebook/Keyla Axel

Tampoco, relata, había vasos para tomar refrescos. “En fin, me siento estafada y está de más recordar que el dinero está muy duro de conseguir para botarlo así. No son cinco pesos, es mucho dinero”.

De acuerdo con Giselle, tras ser contactada por CiberCuba, la estancia de dos días y noches en ese hotel de servicio todo incluido en Cayo Santa María para ella y su esposo, les costó más de 13,000 pesos cubanos.

En conversación con nuestro medio, volvió a confirmar su “amarga experiencia” en esta instalación turística, que también la relató en el perfil del grupo de Facebook Destination Cayo Santa María y en la platafoforma turística Tripadvisor, donde se promueve el hotel Grand Memories Cayo Santa María como un verdadero paraíso y tiene calificación de cuatro estrella.

En el citado grupo de Facebook, la usuaria que se identifica como Keyla Axel también compartió imágenes de los baños de esa instalación durante su estancia en ese hotel, que coincidió con la de Giselle.

“Esto que ven, esta gran falta de respeto, es el famoso GRAND MEMORIES Cayo Santa María. Les voy a mostrar esto para no enseñar más nada. Solo les digo que no se lo recomiendo a nadie, la gastronomía fatal”, dice la publicación de Keyla en la que comparte varias fotos de los baños y de cómo tuvieron que cortar a la mitad un envase plástico para usarlo de vaso.

Otros huéspedes que estuvieron en los mismos días que Keyla y Giselle igual comentaron su pésima experiencia en ese hotel.

“Ni pan había en el desayuno, ni yogurt, nada… Una falta de respeto. La habitación me la dieron a las siete de la noche porque no estaban limpias. Y a la tercera habitación fue que pude instalarme porque todas tenían algo”, comenta otra usuaria en la publicación de Giselle que se compartió en el citado grupo de Facebook.

“El pan que no había en el desayuno, lo ponían en el almuerzo”, dice otra opinión. “Yo llegué el 30 y quería irme. Nunca más”, apunta otro cometario.

“Yo salí de ahí sin palabras, ni almorzar pude. Catastrófico”; “Me estafaron”; “A mí me pasó lo mismo, que asquerosidad de hotel, todos fuimos estafados. Nunca más  regreso a ese horrible lugar, con lo que nos costó, pues llevábamos niños. Sin palabras”, son otras opiniones de huéspedes que estuvieron en las mismas fechas de Giselle y su esposo.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba