Mensaje del Padre Kenny a familiares de presos políticos: Hay que denunciar

“La vía para que realmente seamos escuchados es esta. Hacer silencio no va a solucionar nada porque sabemos bien que aquí en Cuba las leyes no funcionan", dijo el sacerdote.

Instagram / Kenny Fernández Delgado
Kenny Fernández Delgado Foto © Instagram / Kenny Fernández Delgado

El sacerdote cubano Kenny Fernández Delgado envió un mensaje a familiares de presos políticos en el que los exhortó a que denunciaran la situación de sus seres queridos y no se quedaran callados.

Durante el programa Las mañanas de CiberCuba, el cura de la Arquidiócesis de La Habana habló de su misión pastoral de acompañamiento a las familias de los que están en prisión por su participación en las protestas antigubernamentales del 11 de julio.

“Darles una gota de consuelo es muy importante y muy gratificante para mí. Me da la impresión de que estoy haciendo algo bueno por mi propia madre”, dijo el párroco y señaló que los familiares están “muy agradecidos porque alguien se interese por el caso de sus hijos que eso, desgraciadamente, no todo el mundo lo hace”.

El padre Kenny, como es conocido por todos, también ha intentado brindar asistencia religiosa a los presos, pero su pedido ha sido denegado: “A los presos no los he podido ver porque a mí no me dan permiso para visitar las prisiones”, lamentó y precisó que es el Estado el que no da la autorización.

Solo un sacerdote y un diácono pueden entrar a las cárceles de La Habana en las que, según el subregistro de Justicia 11J, hay 276 de los 724 detenidos en relación con las protestas en el país. La cifra correspondiente al total de la población penal no se publica desde 2016, año en el que el diario oficialista Granma contabilizó 57.337 reos.

De acuerdo a un informe de diciembre de 2021 del Instituto para la Investigación de Políticas sobre Crimen y Justicia (ICJPR, por sus siglas en inglés), Cuba es el quinto país del mundo con más personas encarceladas en relación con su población, con 510 reos por cada 100 mil habitantes.

Partiendo de estas cifras, la asistencia religiosa a razón de dos religiosos por provincia -asumiendo que la norma en la capital sea extensiva para el resto del país- es una quimera en el quinto país con más presos del mundo, y cuya población carcelaria llegó incrementarse en, al menos, 1,379 detenidos tras las protestas antigubernamentales del 11J, según el subregistro de Justicia 11J.

A pesar de no haber podido visitar a los presos, el Padre Kenny se consuela con el acompañamiento que sí ha podido dar a padres, parejas y hermanos de los detenidos, así como el apoyo a la sociedad civil cubana en general.  

Visitó a la familia del menor Jonathan Torres Farrat, preso del 11J; acompañó a la familia de Luis Robles durante el juicio que se le celebrara por mostrar una pancarta en contra de la represión en Cuba y se solidarizó con la situación del líder del Movimiento San Isidro, Luis Manuel Otero Alcántara, actualmente en huelga de hambre en la cárcel de máxima seguridad de Guanajay.

También se sumó a la campaña #EFECubreLosJuicios, marchó el 15N, viste sotana blanca como símbolo de paz y considera que en Cuba las leyes no funcionan.

“La vía para que realmente seamos escuchados es esta. Hacer silencio no va a solucionar nada porque sabemos bien que aquí en Cuba las leyes no funcionan, en casos políticos no funcionan”, dijo y señaló que la legalidad solo se hace valer cuando se trata de delitos comunes.

El sacerdote reconoció el apoyo de otros curas a las familias de los presos, como “el padre Evelio que es el cura de la iglesia de los pasionistas” durante la liturgia de este domingo a la que asistieron familiares de prisioneros del 11J tras un llamado de las Damas de Blanco.

“En la misa se pidió por los presos injustamente y eso es lo que hago yo en mi misa, siempre pido por los presos y sus familiares”, dijo el padre Kenny recordando, a nombre de la iglesia católica, que “aquí estamos, para acompañarlos”.

A las madres y familiares en general de los que hoy sufren prisión injusta los animó a que no se quedaran callados. “El que se queda en silencio va a tener que esperar 20, 30 años a que le saquen el hijo [de la cárcel], si no, no va a salir”, dijo. “Hay que denunciar, no hay de otra”, sentenció.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Annarella Grimal

Annarella O'Mahony (o Grimal). Aprendiz de ciudadana, con un título de Máster otorgado por la Universidad de Limerick (Irlanda). Ya tuvo hijos, adoptó una mascota, plantó un árbol, y publicó un libro.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba