Presos cubanos pueden ganar más de 10 mil pesos, asegura segundo jefe de las cárceles

"Nosotros tenemos hoy reclusos que por esa actividad que realizan, fundamentalmente los que están vinculados a la construcción, que pueden recibir un salario que sobrepasa los 10,000 pesos", afirmó el Primer Coronel Osmany Leyva Ávila.

Presos en centro Jóvenes de Occidente con uniformes recién estrenados
Captura de vídeo programa Hacemos Cuba de la Televisión Cubana Foto © Presos en centro Jóvenes de Occidente con uniformes recién estrenados

El segundo jefe de la división de establecimientos penitenciarios del Ministerio del Interior, Primer Coronel Osmany Leyva Ávila, aseguró este lunes que las personas privadas de libertad en Cuba pueden ganar hasta 10,000 pesos cubanos realizando distintos trabajos.

Leyva contó en el programa televisivo Hacemos Cuba, conducido por el vocero del régimen Humberto López, que "el trabajo es el programa líder" del sistema penitenciario nacional, que se divide en dos formas. En una de ella, la persona recibe un salario fijo, como plantilla de la institución penal en la que se encuentre, mientras que en la otra cobra de acuerdo a la labor que realice. 

"Hay actividades que son productivas que se pueden vincular a la actividad que realizan, como la construcción, los chapistas, es por la producción que produzcan. Nosotros tenemos hoy reclusos que por esa actividad que realizan, fundamentalmente los que están vinculados a la construcción, que pueden recibir un salario que sobrepasa los 10,000 pesos. Más de 10,000 pesos", explicó el militar. 

Este fue la segunda edición de Hacemos Cuba dedicada a hablar sobre "los derechos y garantías de las personas privadas de libertad" en la isla, con una marcada intención propagandística, en un contexto donde proliferan cada vez más las denuncias de tratos crueles, inhumanos y degradantes contra la población penitenciaria.  

"Hoy conoceremos acerca de otros espacios, de otros proyectos, que buscan que estas personas, una vez cumplidas sus sanciones, se reinserten en la sociedad de la forma más armónica posible. Además, estos programas, en no pocas ocasiones, lo cual es muy interesante, suman a las familias de los reclusos y reclusas", anunció López al inicio.

Días atrás, la organización jurídica independiente Cubalex denunció el uso de una técnica de tortura conocida como “la bicicleta” en distintas cárceles de Cuba, que consiste “en esposar a los reclusos y lanzarlos escaleras abajo”. 

Los presos políticos Félix Navarro, Lázaro Díaz, José Rolando Casares, Maykel Castillo, Danilo Maldonado, José Díaz Silva y Yunisbel Valido ofrecieron testimonio acerca del empleo de esta tortura en las prisiones del Combinado del Este y Valle Grande (La Habana), Agüica (Matanzas), Guajamal (Villa Clara) y Kilómetro 5½ (Pinar del Río). 

También el profesor Pedro Albert Sánchez, privado de libertad desde noviembre de 2021 por motivos políticos, contó que dos prisioneros fueron víctimas de golpizas y malos tratos en la prisión de Valle Grande donde él se encuentra. Según Albert, ambos fueron golpeados por las autoridades penitenciarias el 8 de mayo, Día de las Madres, en la galera número 15. Uno de ellos había participado en las protestas contra el gobierno del 11 de julio pasado. 

Paralelamente, el régimen cubano lleva adelante una fuerte campaña comunicativa para intentar contrarrestar tales testimonios, que han llegado a organismos internacionales, e intentar presentar sus centros penitenciarios como sitios respetuosos de los derechos humanos.

La semana pasada, Humberto López recorrió las instalaciones del Combinado del Este, en La Habana, y asistió a un juego de pelota entre reclusos y a visitas familiares. En las imágenes difundidas entonces por la prensa estatal los reclusos aparecen con uniformes nuevos, limpios, bien alimentados y complacidos con el tratamiento que reciben. 

Ahora, Osmany Leyva habla con entusiasmo acerca del acceso al trabajo en las cárceles. Asegura que allí se rigen "por las tarifas que tiene previstas el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social" y que el salario mínimo es el mismo que el de la sociedad: unos 2,000 pesos cubanos. 

El funcionario asegura que "no es obligatoria la incorporación de los recursos a los diferentes programas", pero que si no lo hacen entonces no pueden acceder a ciertos beneficios. "El sistema también da cosas que son adicionales, y precisamente a esas son a las que nos referimos. Si usted no se incorpora a las actividades que tenemos previstas usted no puede por ejemplo recibir los dos meses que damos adicional de rebaja de sanción", advierte. 

"La estimulación que nosotros le damos con pabellón, con visita, con permiso de salida al hogar, si usted no está incorporado a los programas educativos, no la tiene, pero ninguno puede perder los dos meses de rebaja de sanción que naturalmente damos por no estar incorporado a los programas", explica. 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba