Ex preso político cubano: “La gente ha perdido la fe en tumbar” al régimen

“No tengo nada, ni seguro de vida ni chequera. Algunas veces me he quedado sin comer”, comenta el cubano


Este artículo es de hace 2 años

Tomás “El Tigre” Ramos Rodríguez es un activista cubano, quien ya en la tercera edad y después de haber sido encarcelado en múltiples ocasiones, asegura que “la gente ha perdido la fe en tumbar” el régimen comunista. 

Ramos fue arrestado por primer vez a principio de la década de los 60 del pasado siglo, por abastecer y servir de mensajero al grupo guerrillero de Cheito León, anclado en el Escambray. Las autoridades pensaban aplicarle "la pena de muerte inmediata", pero por su corta edad -en aquel entonces- lo condenaron a 9 años de prisión en La Cabaña, tras la desactivación de la antigua cárcel en Isla de Pinos. 

“Todos los días había fusilamiento en La Cabaña”, relató "El Tigre" en una entrevista concedida a Cubanet. “Oíamos a los hombres que iban a morir en el paredón gritando: 'Viva Cristo Rey' y 'abajo el comunismo' (...) Morían como hombres gritando sin miedo ninguno”. 

En su primer semana en La Cabaña, el opositor llenó cinco pomos de agua, para luego lanzarlos a la guarnición. “Me sacaron a golpes para la celda de castigo y ahí me quitaron la ropa (...) Estuve en la celda de castigo 45 días”. 

Durante su estadía en prisión, conoció y entabló amistad con Roberto Martín Pérez Rodríguez, antiguo Sargento de la Policía Nacional en tiempos del general Fulgencio Batista, y con Pedro Luis Boitel, poeta y disidente fallecido en la huelga de hambre del 25 de mayo de 1972. 

En los años 80 abandona Cuba como parte del éxodo masivo, desde el puerto del Mariel, pero regresa a la Isla en una lancha rápida con el objetivo de reavivar una célula opositora. Sin embargo, en esta ocasión fue detenido por las autoridades en Varadero, Matanzas. 

“Yo logre desembarcar, fui juzgado y sancionado a tres años por entrada ilegal al país. Ellos no me pudieron comprobar nada. A parte, yo traía armas y las tire al mar”, explica. 

El activista no regresa, nuevamente, a Cuba hasta finales de los 90, con el objetivo de llevar a cabo un atentado contra Fidel Castro, Raúl y Juan Almeida Bosque. Esta operación fracasa, después que uno de sus compañeros se entregara y lo delata. Ramos fue apresado por tercer vez en su casa, ubicada en la capitalina barriada de Parra y puesto en libertad casi 10 años después, en 2008. 

Hoy en día, "El Tigre" se gana la vida como puede.

“No tengo nada, ni seguro de vida ni chequera. Algunas veces me he quedado sin comer”, comenta el cubano, a quien también le han negado la entrada a Estados Unidos por considerarlo un terrorista

“En definitiva mi causa no es terrorismo mi causa dice 'rebelión y otros actos contra la Seguridad del Estado'(...) Si aquel que lucha por la libertad del país, de su patria y en contra del comunismo es terrorista, entonces soy tremendo terrorista”, comentó Ramos.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.