Pan de flauta suave Foto © Invasor / Alejandro García

Prensa oficialista cuestiona la mala calidad del pan en Cuba

Este artículo es de hace 2 años

El pan de flauta suave o flautín, conocido popularmente en Cuba como 'pan desmaya'o', le hace cada vez más honores a su nombre. Se le comenzó a llamar así por su débil consistencia, que hace que se doble al agarrarse, como si se desmayara.

Esta modalidad de pan ganó popularidad y fue acogido rápidamente por muchas familias cubanas porque, comparado con el 'pan de la libreta', es una opción socorrida para aquellos que no gustan de la masa dura del conocido pan de diez pesos, a pesar de que muchas familias no puedan mantener el ritmo diario de este pan de cuatro pesos, vendido la mayoría de las veces a cinco porque se anuncia hecho de una mantequilla inexistente.

Pan de la libreta / Twitter @exiliocuba

Todo cubano conoce que el pan que se comercializa por la red de distribución de productos normados tiene un precio de cinco centavos en moneda nacional, y solo se puede comprar uno por persona. También se sabe que ese pan se encuentra en mal estado la mayoría de las veces, ácido y sin el peso establecido.

Las personas que elaboran el pan, violan las normas técnicas de calidad del mismo porque, al igual que en muchísimos otros establecimientos estatales, comercializan las materias primas en el mercado negro. Eso sin contar que las maquinarias con las que trabajan muchas de estas panaderías tienen más de 20 años.

Ante esta 'propuesta' no es de extrañar la acogida que ha tenido el pan desmaya'o, aunque, como suele suceder en Cuba, es una esperanza que se esfuma: "ya a veces no hay", "la calidad varía con el turno de trabajo", "se desbarata y no se puede aprovechar", "se le cae la corteza", son los principales malestares de la población al respecto.

El pan en Cuba es un alimento sagrado, no se concibe un desayuno sin un trozo de pan, pero la realidad es que muchas familias están perdiendo ya ese 'privilegio'. El de la bodega es incomible y no alcanza, el desmaya'o o el duro de diez pesos bajan la calidad a la velocidad de un rayo y el resto de las ofertas (Sylvain, Pain de Paris y Panaderías particulares) son imposibles de mantener para quien vive de un salario estatal o una jubilación.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.