Más de 10.000 familias, el Coppelia y varias panaderías de Ciego de Ávila se abastecen con pipas de agua desde hace meses

Las lluvias paliaron la escasez, pero la provincia posee poca capacidad de bombeo debido a que no se realizaron obras constructivas necesarias cuando había respaldo financiero.

Invasor
Escasez de agua en Ciego de Ávila Foto © Invasor

Este artículo es de hace 3 años

Aunque en Ciego de Ávila no deja de llover hace ocho meses, hay sitios donde el servicio de agua demora hasta tres y cuatro días, e incluso centros estatales como la heladería Coppelia y varias panaderías reciben el servicio por pipas.

Solo gracias a las lluvias que han beneficiado a la provincia desde el paso de Irma, es que el ciclo de abasto del líquido, que llegó incluso a demorar 10, 15, 20 y hasta más días, logró reducirse, aunque sin llegar a la frecuencia que realmente demanda la población.

Según el periódico Invasor, la causa de la escasez es la baja capacidad de bombeo, la cual se debe en gran parte a no haber aprovechado el respaldo financiero de que se disponía años atrás, para acometer varias obras pendientes.

Por ello, nunca se llevó a cabo la restauración de tramos defectuosos de tuberías maestras, ni tampoco la terminación del enlace de la conductora que va de Ruspoli a las comunidades de Santo Tomás y Nueve de Abril, ni la instalación de la desalinizadora de Júcaro ni de la potabilizadora de Florencia.

Héctor Rosabales Pérez, director de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, informó que actualmente se están montando nuevas bombas para elevar el volumen de entrega en las fuentes del norte y del sur del municipio cabecera.

“Con estas acciones de incremento del caudal, el sistema de acueducto en la ciudad deberá volver a la ‘normalidad’ de antes del prolongado período de sequía. Normalidad entre comillas, pues en Ciego de Ávila desde siempre, por la obsolescencia de las redes y el crecimiento urbano, ha habido sitios a los cuales el agua no les llega”, aclaró.

También en el resto de la provincia se volvió a los ciclos de suministro que existían antes de la sequía, en los que incluso hay familias que no reciben agua.

Los territorios cuya situación es más grave son Florencia, que no posee acueducto, o la comunidad de El Yarual, en Bolivia, que solo cuenta con una larga y defectuosa conductora de 14 kilómetros, que requiere una importante reparación.

La situación de algunos de estos pueblos ha sido criticada en otras ocasiones. Específicamente en Florencia, el año pasado sus vecinos denunciaron que se abastecen con pipas cada siete u ocho días, aunque ha habido tiempos en que han llegado a hacerlo cada veinte.

Pero esta crisis no se da solamente en Ciego de Ávila. En la comunidad de Cintura, en el municipio matancero de Los Arabos, sus pobladores viven hace más de un año sin recibir el líquido, y deben caminar más de un kilómetro y medio cargando cubos de agua desde otro pueblo vecino.

 

 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba