Votación a mano alzada en la Asamblea Nacional del Poder Popular Foto © Cubadebate

La consulta popular de la reforma constitucional: ¿sinónimo de democracia?

Esta noticia es de hace 1 año

Si atendemos a que el poder constituyente le pertenece al pueblo; si no olvidamos que es el pueblo, soberano, quien debe mandar sobre el poder constituido, díganse instituciones como el Estado y el Gobierno, entenderemos que el anteproyecto de reforma constitucional que espera a ser sometido a consulta popular entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre en Cuba, no se hizo todo lo democráticamente que pudo hacerse.

Expertos en Derecho afirman que elaborar un anteproyecto mediante una comisión o grupo de trabajo, tal como ha pasado en la Isla, es restrictivo entre otras razones porque el Parlamento ha estado conformando una norma por la que él mismo tendrá que regirse.

El texto, cuya conformación estuvo a cargo de quien será hasta 2021 el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, ha despertado opiniones a favor y en contra. Sin embargo, el otrora presidente cubano ha aseverado que el documento que "será sometido a referendo popular saldrá triunfante indudablemente con una enorme cantidad de votos".

A tenor con la arquitecta Lourdes, de 46 años, "la Constitución tiene que ser cambiada hace mucho tiempo porque el país se ha transformado enormemente desde 1976 y hay muchas realidades que no han sido contempladas en anteriores reformas. Aspiramos a una democracia más profunda. De nada servirán leyes modernas si no se implementan mecanismos efectivos para ponerlas en práctica".

No obstante, de acuerdo con el hoy presidente Miguel Díaz-Canel, el proyecto aprobado unánimemente por los 605 diputados del Parlamento "contribuirá a fortalecer la unidad de los cubanos en torno a la Revolución". El mandatario ha dicho además que se trata de un proceso sustentado "en la más genuina democracia".

A pesar de que no introduce cambios en "el carácter socialista del sistema político y social", la propuesta de reforma parcial suprime el objetivo de avanzar "hacia una sociedad comunista", que aparece en la actual constitución cubana.

En palabras de Vladimir, propietario de un restaurante en La Habana, "da lo mismo si dice socialismo o comunismo porque cualquiera de los dos limita el enriquecimiento y nos deja claro que trabajamos más para los demás que para nosotros mismos. Si el enriquecimiento es lícito, no hay por qué eliminar o quitarle bienes a quien los posea.

"La creatividad no debe ser restringida. Si la reforma constitucional es una revolución dentro de la 'Revolución', debiera haber prontas mejorías para los cubanos. No tenemos que ser pobres toda la vida", añade.

Si la reforma constitucional es una revolución dentro de la 'Revolución', debiera haber prontas mejorías para los cubanos. No tenemos que ser pobres toda la vida

En medio de una liberalización "controlada y ordenada" de la economía cubana, marcada fundamentalmente por una mayor apertura a la inversión extranjera y el trabajo por cuenta propia, el anteproyecto reconoce el papel del mercado y de nuevas formas de propiedad, entre ellas, la privada.

Pero la reafirmación del apoyo al cuentapropismo se da justo después de aprobar un conjunto de medidas que, no pocos alegan, "le pone trabas a su desarrollo". En opinión del taxista cienfueguero Esteban, "si aceptas la propiedad privada y a la vez haces cuanto puedes para entorpecerla, lo que estás es riéndote de uno.

"Lo mismo ocurre si eliminas la referencia al comunismo, pero mantienes al Partido Comunista como fuerza dirigente de la sociedad y el Estado", destaca el también licenciado en Inglés.

Visto que no se permitirá la concentración de propiedades y se limitará la acumulación de riquezas con impuestos cuantitativos, que dependerá de los ingresos individuales, se mantiene, por ejemplo, que una persona en Cuba no puede tener más de una casa o más de una licencia privada.

Sin dudas, resalta el informático Yasel, debiera permitirse la existencia de pequeñas empresas. "Así muchos jóvenes no estarían obligados a emigrar en busca de una vida mejor. Quienes se han ido de Cuba pocas veces lo han hecho por cuestiones políticas, sino por razones económicas".

Quienes se han ido de Cuba pocas veces lo han hecho por cuestiones políticas, sino por razones económicas

Asimismo, la propuesta de transformación de la Carta Magna explicita que el aparato estatal seguirá siendo "el sujeto principal de la economía nacional". Su evolución real dependerá, en gran medida, de que se lleguen a obtener por concepto de inversión extranjera unos 2.500 millones de dólares anuales.

Por otra parte, afirma Sergio en un debate digital, "no podemos seguir siendo los entes pasivos que hemos sido durante todos estos años. Tenemos que, como parte de este proceso, aportar ideas, soluciones, propuestas, y no esperar, como siempre hemos hecho, a aceptar que todo lo que viene 'de arriba' está bien".

El joven músico Esteban indica que "ojalá la consulta no consista una vez más en decir lo que se quiere oír en una asamblea y seguir aprobando todo por unanimidad. El Parlamento debiera ser más pequeño y funcionar permanentemente".

Desde la óptica de Nelson, abogado de Mayabeque, si bien la consulta popular supone iguales posibilidades de participación para todos los ciudadanos, seguirá dejando a las máximas autoridades del país el poder de decidir, ejecutar y controlar.

"Se plantea que no se quiere un jefe absoluto para que se repartan las responsabilidades, pero ¿no es demasiado tener un jefe de Estado, un primer ministro, un presidente del Parlamento y un Primer Secretario del Partido? Creo que son demasiados caciques para una sola aldea. Habrá que ver si también se reparten la culpa cuando algo salga mal", se pregunta Arturo, dependiente gastronómico.

¿No es demasiado tener un jefe de Estado, un primer ministro, un presidente del Parlamento y un Primer Secretario del Partido? Creo que son demasiados caciques para una sola aldea

La reforma constitucional responde esencialmente al proceso de reestructuración en Cuba, iniciado en 2011 con la aparición de los llamados Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Una vez aprobada en el Parlamento la nueva versión que integre los resultados de la consulta popular, "podemos refrendarla o no. Hay mucho en juego. Habrá que ver hasta qué punto se escucha y tiene en cuenta lo que decimos porque hasta ahora no hemos propuesto nada", considera Marta, profesora de Historia.

El anteproyecto constitucional, cuya versión impresa comenzará a venderse en los estanquillos cubanos este martes, incluye un preámbulo y 224 artículos, divididos en 11 títulos, 24 capítulos y 16 secciones.

Esta noticia es de hace 1 año

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985