Estudiantes cubanos Foto © ACN

Estrategias en Cuba para prevenir el consumo de drogas en las escuelas

Este artículo es de hace 1 año

Con el objetivo de prevenir el consumo de drogas en las escuelas, desde hace dos años en la provincia de Las Tunas se pone en práctica lo que han llamado "Ejercicio Estratégico", un programa sobre el fortalecimiento de las medidas preventivas, educativas y de control para evitar el consumo de drogas, psicofármacos y otras sustancias de ese tipo.

Según declaraciones de asesores de Salud Escolar de la Dirección Provincial de Educación al Periódico 26, "en los centros escolares tuneros se realizará durante dos semanas una labor multisectorial, con el objetivo de inculcar el rechazo al consumo de drogas en cualquiera de sus manifestaciones".

Esta experiencia se aplica fundamentalmente en alumnos de las enseñanzas Secundaria, Técnica y Profesional y el Preuniversitario, al ser los niveles más propensos a incurrir en el consumo de opioides. 

Los conocimientos no solo se dirigen a los alumnos, sino también a la familia y la comunidad.

El trabajo consiste en talleres metodológicos, charlas educativas, conferencias con alumnos y padres, la presentación de testimonios y la realización de barrios-debate para brindar herramientas para el diagnóstico de los factores de riesgo, así como los daños físicos, psicológicos y sociales que dichas sustancias provocan.

Según el citado medio, "un asunto al que se dedica especial atención es al control de la familia sobre el menor. Los lugares y amistades frecuentados por los más jóvenes y las actividades que practican en el tiempo libre, son cuestiones que no deben ser ajenas a los responsables del hogar, para evitar malas conductas". 

Cuba es un país que no se escapa del uso de las drogas, una situación que está aquejando a muchos países a nivel mundial. Este año, el Gobierno cubano ha registrado un alza significativa en los intentos de entrada de drogas al país.  En 2017 se decomisaron más de 5.5 toneladas de narcóticos principalmente en el mar, tres veces más que la reportada en 2016.

Una de las drogas que más se ha traficado en los barrios cubanos es la nombrada Ambrosio, que provoca alucinaciones en los consumidores, además de taquicardias, trastornos respiratorios, deshidratación o cambios en la conducta de las personas.

 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.