Empresa Bacardí Foto © Bacardí/Twitter

Bacardí exige su derecho a demandar a Cuba por las propiedades que les confiscaron en 1960

Este artículo es de hace 1 año

La reconocida empresa cubana de bebidas alcohólicas Bacardí -establecida en Bermudas en 1965- está exigiendo su derecho a buscar justicia por la confiscación de sus propiedades en Cuba por el gobierno de Fidel Castro hace casi 60 años.

En declaraciones al medio The Royal Gazette, la empresa dijo: "Bacardí, como muchos otros, es una empresa que perdió todas sus propiedades cubanas en confiscación ilegal sin compensación".

"Respaldamos el derecho y la capacidad de los afectados para buscar justicia y evitar un mayor tráfico de propiedades robadas", añadió.

Estas declaraciones de Bacardí llegan a raíz de que la administración de Donald Trump permitiera que este mes entrara en vigencia una sección del Título III de la Ley Helms-Burton, que codificó todas las sanciones contra Cuba y es considerada la columna vertebral de las seis décadas de embargo económico de Washington a La Habana.

El Título III de la Ley permite la protección de los derechos de propiedad en Cuba, creando la oportunidad de demandar a aquellos que "trafican" con las propiedades confiscadas a raíz del triunfo de la Revolución.

Por su parte, el Departamento de Estado planea permitir que el Título III de la ley entre en vigencia con una "excepción parcial" para proteger a empresas estadounidenses y a algunos aliados estadounidenses.

No obstante, hace dos días el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que se mantendrá suspendido durante un mes más el título III de la ley Helms-Burton porque está en los "intereses nacionales" de Estados Unidos y acelerará una "transición a la democracia" en Cuba.

Bacardí - fundada en Santiago de Cuba en 1862- salió de la Isla hacia Bermudas en 1965, después de que el gobierno comunista confiscara sus propiedades en octubre de 1960.

De acuerdo con el citado medio, "si bien el aflojamiento de la suspensión de esta semana limita los juicios en virtud del Título III a una lista de alrededor de 200 empresas y agencias gubernamentales cubanas que ya están sujetas a sanciones especiales de los Estados Unidos porque están vinculados a los ministerios de inteligencia y militares cubanos, hay indicios de que una acción más firme podría estar en el camino".

La administración de Trump dijo que su última suspensión del Título III expiraría después de 30 días, mientras que la mayoría de las suspensiones anteriores han durado seis meses.

Por su parte, Mahesh Madhavan, CEO de Bacardí, dijo a The Royal Gazette que esperaba que la sede global de Bacardí permaneciera en las Bermudas durante los próximos "500 años" y que "Bermuda es nuestro hogar ahora".

Esta nueva medida del gobierno estadounidense llega como una especia de represalia, ya que Cuba ha brindado su apoyo incondicional a Nicolás Maduro en medio de la crisis humanitaria que vive Venezuela.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985