Nadie escapa a la merma. | Foto © Aroldis Chapman/Istagram.
Nadie escapa a la merma. | Foto © Aroldis Chapman/Istagram.

SOS: Las millas de Aroldis Chapman


Publicado el Jueves, 18 Abril, 2019 - 17:23 (GMT-5)


En 2015, Statcast tomó por asalto cada estadio de la Major League Baseball. Todo sería medible a partir de ese momento, incluso lo inimaginable. Esto es, lo mismo el ángulo de salida de las conexiones que la prontitud del fildeador a la hora de partirle a los batazos. Para orgullo de Cuba, la novedosa herramienta debió introducir el llamado Filtro Chapman a la hora de aportar los datos referidos a la velocidad de los pitcheos.

¿Por qué? Pues porque el zurdo era un fenómeno. En el año del estreno de Statcast, Chapman lanzó los 50 envíos más veloces del béisbol con fluctuaciones entre 103.9 y 102.5 millas por hora. Más tarde, en 2016 rubricó los 30 disparos más rápidos (105.1 a 103.8 mph). Y en 2017 fue autor del Top 23 con rectas que marcaron desde 104.3 hasta 102.6.

Sin embargo, en 2018 quedó eliminado el filtro. Un novato de los Cardenales, Jordan Hicks, desplazó del trono al holguinero luego de adueñarse de siete de los diez lanzamientos más duros, contando un par de sinkers a 105.1 y 105.0. En el medio centenar de cañonazos de mayor impacto de la temporada, apenas nueve fueron acompañados por el nombre del cubano.

No ad for you

La situación ha tomado un cariz más llamativo en este curso. Hicks conserva la supremacía con siete envíos inalcanzables para el resto, y para colmo Chapman ni siquiera es su principal competidor, pues ese rol le corresponde hoy al colombiano Tayron Guerrero, de los Marlins.

¿Ha llegado la hora del definitivo relevo como rey del lanzallamas? ¿Entró la recta del taponero de los Yanquis en el inevitable conteo regresivo? Los números dicen que su recta se ha ralentizado progresivamente: hace tres campañas cerró con una media de 100.9 mph; en cambio, las 65 bolas rápidas que ha tirado en 2019 promedian 96.9. ¡Exactamente cuatro millas por debajo!

A medida que avance el calendario, seguramente su poderoso brazo carburará mejor, incrementando el dígito. No obstante, resulta obvio que el Padre Tiempo (Chapman ya rebasa los 31 abriles) está haciendo su trabajo de desgaste.

Hasta aquí, nada sorprende. El destino de todos los grandes brazos de la historia es el mismo, sin exclusiones –oh, Nolan Ryan- en la regla. El problema, lo verdaderamente preocupante, es que sin una recta capaz de frisar en lo salvaje, el zurdo oriental puede empezar a ser un relevista más. Sus restantes recursos monticulares no descuellan por el mordiente o la movilidad, así que necesita poder seguir “soplando” la pelota con esa fuerza más que obligara a Statcast a crear una categoría aparte para él.

Por desgracia, esa fuerza va en picada.


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Suscríbete a las notificaciones de CiberCuba:


Cargando ...

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.