Un genio defensivo. Foto © Ozzie Smith/Twitter.

Los dorsales más grandes del deporte (Número 1)

Este artículo es de hace 1 año

Piense por un momento en Michael Jordan. Recuérdelo en sus días de esplendor. ¿Lo hizo? Apuesto a que entre las imágenes que primero rondaron su cabeza estuvieron la cabeza rapada, el uniforme rojo, la lengua fuera de la boca... ¡y el 23 en medio de la espalda!

Pero no se avergüence de haber sido predecible. Lo que ocurre es que hay ciertos deportes (digamos, baloncesto, béisbol, fútbol soccer, fútbol americano, hockey sobre hielo) donde el atleta pasa a ser un número. Tanto así, que hay un momento en que el guarismo en su dorsal lo identifica tanto o más que el apellido.

Esta dilatada serie de entregas pretende ir en busca de esos números que acaban desplazando al vocativo del atleta. Revisarlos paso a paso, del 1 al 00 –que vendría siendo la centena-, y en cada uno elegir al deportista que, a mi juicio, mejor los ha llevado.

Lo reitero: se trata de una selección muy personal mediada por preferencias y amores que cultivé con transmisiones televisivas, en las gradas del estadio o a través de lecturas, documentales y aun películas biográficas. Valga poner el parche desde ahora: para hacerme menos dolorosa la exclusión de ciertos ídolos, en muchos casos emplearé el recurso de las Menciones Honoríficas.

Contemos, pues.

1

OZZIE SMITH

En la legión de grandes fildeadores que han pasado por la MLB (desde Brooks Robinson y Willie Mays hasta Andrelton Simmons y Kevin Kiermaier), seguramente ninguno alcanzó más gloria y fama con el guante. Nadie tiene un mayor WAR defensivo, y nadie que no se haya llamado Germán Mesa le puede discutir en buena ley el apodo de Mago. El de los Cardenales inspiró poco temor con el madero (28 jonrones en 19 temporadas frisan la vergüenza), pero su condición de artista le valió la visa para acceder al templo de Cooperstown en su primera presentación en las boletas. La jugada que firmó contra Atlanta en su año de novato –aquella del mal bounce y la atrapada a mano limpia- es quizás la mejor que jamás se haya visto en un diamante.

Hall de la Fama. 15 veces All Star. 13 Guantes de Oro. Campeón de la Serie Mundial de 1982. Mejor WAR Defensivo de todos los tiempos (44.2). 2460 hits en 19 campañas con San Diego y San Luis.

Mención

LEV YASHIN

De adolescente, leí tanto sobre la Araña Negra que llegó a parecerme familiar. Acrobático, distinto en el vestir, revolucionario en la manera de jugar, verdugo de más de 150 tiros de penal, el hijo del cerrajero moscovita no comparte su espacio en los altares con ningún otro portero de la historia: ni siquiera le hace sombra Gianluigi Buffon, a quien tanto he querido. No hay anécdota más precisa para ilustrar el amor de la gente por sus ídolos que la del hombre que se subió al vagón en que viajaba el equipo soviético campeón del fútbol en los Juegos Olímpicos de Melbourne. “¿Dónde está Yashin?”, preguntó, y a seguidas se arrodilló ante él extendiéndole una botella de alcohol casero y una bolsa de semillas de girasol. “No tenemos otra cosa que darle –dijo el campesino. ¡Gracias en nombre de todo nuestro pueblo!”.

Mejor guardameta del Siglo XX según la FIFA y la IFFHS. Incluido en 2002 en el Equipo Ideal de las Copas del Mundo. Campeón olímpico en 1956 y de la Eurocopa de 1960. Único golero que ha ganado el Balón de Oro (1963).

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.