Punto wifi en Guanabo Foto © CiberCuba

Cubanos piden ‘a gritos’ que el servicio de internet se extienda a sus hogares

Este artículo es de hace 1 año

La noticia de que la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) ha rebajado la tarifa del servicio Nauta Hogar desde este primero de agosto solo ha dado más espacio a los reclamos de quienes siguen pidiendo a gritos que el internet se extienda a todos los hogares de la isla.

Para nadie es un secreto que la opción más cómoda para el acceso a internet es la que se tiene desde la casa. Sin embargo, el 60% de los cubanos que navegan en la red de redes lo hace desde sus centros de trabajo o estudio.

De acuerdo con lo que expresa Raúl, vecino de Habana del Este, “¿cuánto más hay que esperar para que los capitalinos accedamos al Nauta Hogar? Lo que hace falta es que nos instalen primero el servicio y que luego rebajen sus tarifas. Etecsa no acaba de darse cuenta de que así no se resuelve nada, de que desoyendo nuestros pedidos solo empeora el descontento y la opinión que la gente tiene de una empresa que solo quiere exprimirnos la vida.

“Están dando la opción de pagar a 0.50 CUC la hora, o sea, que se navegaría el doble por el mismo precio, pero eso sería después de consumir 30 horas. Si no usas esas 30 al precio que ellos fijan, te quedas sin navegar ni una. O sea, mientras quede tiempo de esas 30 horas, la nueva tarifa no aplica. El gobierno sigue poniéndole condiciones a la forma en que nos conectamos.

“La verdadera razón por el que hay tantas personas pidiéndolo y pocas lo tienen, nunca se dice. Yo creo que es algo más que seleccionado, que te ponen en una lista, te analizan de arriba abajo y te dan el Nauta Hogar prepago solo si te creen una persona confiable. Han hecho muchos cambios, incluso la aprobación de pequeñas redes privadas, pero no se atreven a masificar el acceso constante a internet”, apunta.

En palabras del informático Adrián, de 34 años, “hablan de rebaja y de llevar el servicio a todo el país, pero en La Habana está súper lenta su implementación. Conozco al menos a una veintena de personas con teléfono, módem y computadora interesada en tener internet en su casa, pero no ven la hora en que eso suceda.

“En el país no deberíamos emplear más la tecnología ADSL, sino usar la fibra óptica, que es mucho más moderna y eficiente. Sin dudas, si existiera una empresa que le hiciera la competencia a Etecsa ya ésta hubiera desaparecido.

“Ahora ponen la hora al igual que en las zonas wifi. Esto constituye otra cucharada de la medicina que ya conocemos. Etecsa nos tiene acostumbrados a ir con medias tintas. Rebaja precios, hace ofertas, pero sin dejar que los servicios sean lo suficientemente asequibles. Queda claro que disminuir demasiado las tarifas haría que la demanda fuera insostenible”, explica el residente en Marianao.

Por otro lado, el cuentapropista pinareño José, quien desde hace casi dos años tiene contratado el servicio del Nauta Hogar, asegura que “deberían permitir que todo el que tenga cuenta pueda acceder a internet. En mi casa para utilizar el Nauta Hogar todos tienen que conectarse obligatoriamente a través de mi cuenta, que es la titular.

“Además, sería más beneficioso que tuviéramos una tarifa plana y que pudiéramos disfrutar de todo un mes con conectividad. En la mayoría de los países la conexión a internet es más barata. A pesar de que aparentemente mejoran los servicios, continuamos siendo uno de los países donde se cobra todo más caro.

“Con los precios que han puesto, por ejemplo, para conectarte las 744 horas que tiene un mes de 31 días, habría que pagar 372 CUC. Es un absurdo. Por eso Etecsa sigue viviendo del cuento y nosotros limitados a conectarnos solo una horita diaria”, indica el agente de Telecomunicaciones.

Datos oficiales plantean que hoy alrededor de 70 mil 400 personas acceden a internet desde sus casas a través del Nauta Hogar, servicio iniciado en 2017, en un país de unos 3,8 millones de viviendas y cuyas autoridades se han propuesto que para 2020 al menos el 50 por ciento de ellas estén conectadas a internet.

En opinión de la peluquera Irina, de 41 años, “es hora hace rato de darle prioridad a los hogares y no darse tanta lija para ponernos internet. Llevamos meses esperando a que se decidan a darnos la conexión y todavía no pasa nada.

“No veo la hora de tener internet en mi casa y de hablar con mi hijo, que vive en España, cada vez que me dé la gana. Soy de Habana del Este y cuando pregunto en la oficina de Etecsa que tengo más cerca me dicen que no saben nada nuevo, que hay que esperar a que nos avisen. Ya no sé con quién hablar del tema.

“Tengo conocidos de Centro Habana que están en la misma situación, esperando la dichosa llamada. Yo creo que hace rato que pudiera haber más clientes con internet. Da hasta risa que sea algo tan complicado, que se maneje casi que en secreto”, destaca la trabajadora particular.

A tenor con lo que considera Luis Enrique, un joven administrador de redes, “en realidad lo que han hecho no es una rebaja porque de todas maneras hay que pagar 15 CUC mensuales para tener 30 horas y cuando éstas se acaben ir y comprar tarjetas de recarga.

“Veremos un verdadero beneficio cuando esas 30 horas de conexión nos cuesten menos, cuando podamos tener un paquete de datos móviles vigente por más de un mes (aunque la conexión siga sin ser estable) o cuando cueste menos sentarse en un parque para acceder a la wifi (algo que es prácticamente gratis en la mayor parte del mundo). Ahora mismo hay mucha gente que ni queriendo podría tener el Nauta Hogar si se lo dieran porque no tienen cómo pagarlo ya que casi todo el salario se les iría en eso.

“Hay diferentes zonas de Playa donde siempre te dicen que hay que tirar un cableado y hacer no sé cuántos trámites más. Nos tienen dormidos con la misma historia desde hace meses y sigue sin haber ni un solo cliente usando el servicio. No acaban de darnos algo que valga la pena. Cada vez que Etecsa inventa una nueva oferta es para ofrecernos migajas, para que nos conformemos con poco”, refiere.

Jorge Garci comenta en Cubadebate que la nueva rebaja es “decepcionante e insuficiente. Esperaba más. Creo que no es significativo para el cubano de a pie. Hay que recordarles a los máximos dirigentes de Etecsa y el Ministerio de Finanzas y Precios que el costo del servicio más básico es de 15 CUC. La gente puede pagar gracias a las remesas, pero está muy distante del poder adquisitivo del pueblo. Y no hablemos de la velocidad”.

Desde la óptica de Yasel, quien reside en el municipio de Cerro, “el Nauta Hogar no es ni remotamente un servicio masivo porque la mayoría de la población no sabe ni en qué consiste. En mi barrio hay muchas personas esperando a que el Nauta Hogar sea un servicio real, no algo que la prensa pinta muy bonito y que no acaba de llegarnos.

“Mi familia es de San Miguel del Padrón y ni teniendo cableado telefónico nuevo se lo han puesto. En la oficina comercial de Etecsa dicen que el servicio está detenido, pero lo que en realidad están haciendo es escogiendo a los candidatos. Creo que el Nauta Hogar es una opción exclusiva, hecha para uso pocos seleccionados”, concluye.

Según resalta Ismael, de 29 años, “es incomprensible que el vecino de al lado de mi casa tenga nauta Hogar y a mí me lo nieguen. Recogen nombres y datos de los usuarios y al final se lo dan a quiénes ellos quieren. Internet no es un lujo ni un entretenimiento, sino un servicio público necesario, al que todos tenemos el mismo derecho de acceder”.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985