Imagen referencial de una farmacia en Cuba Foto © CiberCuba

Escasez de condones en las farmacias de Santiago de Cuba

Actualmente hay una notable escasez de condones en las farmacias de Santigo de Cuba. CiberCuba entrevistó a varios ciudadanos que en las últimas semanas se dificulta mucho encontrarlos.

Tal es el caso de Rolando, quien decidió emigrar a Surinam o Guyana (cualquiera de los dos lugares podría ser, según dice). Antes de irse decidió llevarse condones a su viaje, pero se topó con que otra vez no había preservativos en la ciudad.

Llamó a una, dos, tres, cuatro… farmacias. En todas siempre la misma respuesta: “No hay, está en falta hace tiempo”.

Una amiga farmacéutica le aseguró que hacía al menos tres meses no llegaban a su unidad, y ella, habituada ya a estas ausencias recurrentes, cuando llegan compra varias cajas que guarda en su casa, no para revender sino para uso personal y poder darles a sus amigos. Fue así como Rolando resolvió, gracias a esa amistad.

Graciela no tenía apuro de conseguirlos, le quedaba en casa una reserva. Se dio a la tarea de buscarlos con más calma. Ella, vieja estratega en esto de encontrar productos perdidos luego de años de entrenamiento intensivo y con una paciencia casi milenaria, llamó a las farmacias de los poblados.

“En Siboney habían, y eso fue coger un camión e ir para allá. Al final si le sumas el precio del transporte, te sale mucho más caro el preservativo pero siempre menos que contraer una enfermedad de transmisión sexual o tener un embarazo no deseado. Pero siempre me pasa lo mismo, a pesar de años de educación sexual, aún las personas que trabajan en una farmacia me miran como un bicho raro cuando compro preservativos y más cuando les pido una o dos cajas. No sé cuándo ese tipo de mirada se acabarán”, asevera.  

Similar alternativa aplicó Yurisan en sus vacaciones en Santiago de Cuba. Cansado ya de no encontrar preservativos en La Habana, aquí en la Capital del Caribe se “pertrechó” de varias cajas de condones las que cargó para la capital de todos los cubanos.

“En mi caso me miraron con mala cara la primera vez porque quise comprar varias cajas. Le expliqué a la trabajadora el por qué, pero igual me dijo que por orientaciones de la administración no se podían vender más de una caja por persona como una manera de evitar el acaparamiento y más ahora que no había mucho. Al final coloqué a mis amigos y cada uno compró una, y listo”, asegura.

“El problema, me enteré luego, es que hay una práctica común en tiempo de escasez de condones y es que las casas de alquiler los adquieran, por cuanto vericueto exista, para luego ofrecerlo a sus clientes a precios más altos”, sentencia.

En la provincia de Santiago de Cuba, reconocida a nivel de país como uno de los territorios donde más se transmiten enfermedades de transmisión sexual como el VIH, es bastante seria la inconsistencia en el abastecimiento de preservativos en la red de farmacias, lo que supone una agravante en esta problemática de salud pues expone a los grupos vulnerables a prácticas sexuales no protegidas.

Desde el año 2014, en mayor o menor medida, se hace recurrente la ausencia esporádica de los preservativos en las farmacias, lo que obliga a comprarlos a personas que los importen, sin saber el origen y calidad de los mismos y a precios que superan siempre el dólar los paquetes con tres unidades.

“Con suerte, tengo amigos que trabajan en los programas de prevención de las ITS y ellos me resuelven, porque comprarlos a 1.15 CUC en las farmacias internacionales o pagar mucho más a estudiantes extranjeros que los traen, no me parecen alternativas”, comenta Noel, estudiante universitario.

Según comentó, conoce una persona que los trae de marca Durex, de muy buen latex, hasta con colores y sabores, pero los paquetes llegan a costar hasta 3 CUC, “si tienen colores y sabores, puede costar más, hasta 5 CUC”.

Y mientras el tema de los condones se resuelve, o se estabiliza antes de volver a desaparecer otra vez como se está haciendo bastante habitual ya por estos lares, muchos resuelven como pueden, aunque la solución está, lamentablemente para no pocos, en las prácticas de sexo desprotegido, con las consecuencias que puede acarrear.  

Archivado en:

José Roberto Loo Vázquez

Periodista de graduación, y fotógrafo de pasión, dos historias que se entremezclan y atrevidamente me hacen llamarme fotoreportero. Si sumamos mi amor, por la ciudad de Santiago de Cuba, no es difícil entender mi preferencia: fotoreportero que gusta resaltar su urbe natal, la “tierra caliente”.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985