Cubanos a punto de coger un taxi privado en Villa Clara Foto © Vanguardia/ Carlos Rodríguez Torres

Entran en vigor nuevas regulaciones relacionadas con el transporte privado

Tras el fracaso del último experimento con el transporte privado que las autoridades cubanas implantaron en La Habana en 2018, este domingo 5 de enero entraron en vigor nuevas disposiciones relacionadas con las Licencias de Operación de Transporte (LOT) en todo el país.

Cada provincia cuenta con 60 días hábiles para poner en práctica los cambios en la actividad, según explicó al periódico Vanguardia Sergio Benítez Betancourt, director de la Oficina Provincial de la Unidad Estatal de Tráfico de Villa Clara, territorio que al cierre de octubre tenía 878 titulares de este tipo de licencia.

La principal modificación es que se recogen en una sola licencia, denominada Regular, las antiguas modalidades de servicios libres y de ruta. Por otra parte, se mantiene la variante de alto confort o clásico, vinculada a la empresa Taxis Cuba.

“La nueva modalidad Regular es un servicio de transporte de pasajeros que se realiza en cualquier itinerario en el territorio autorizado, o sea, según la extensión de las licencias (municipales, provinciales y nacionales). Se cobrará el servicio según los precios aprobados por el Consejo de la Administración. Con esta licencia también se puede realizar el servicio puerta a puerta a solicitud del usuario, quien determina el recorrido a realizar”, precisó Benítez.

“Además, se extiende al resto del país la obligatoriedad de una cuenta bancaria fiscal y el uso de tarjetas magnéticas para la adquisición de combustible por los porteadores privados. Estas regulaciones establecen un consumo mínimo y máximo mensual en dependencia del tipo de vehículo, la capacidad del medio y la actividad a realizar”, añadió.

En cuanto a los precios del combustible, el funcionario detalló que se estableció para el diésel regular y la gasolina de motor B-83, un valor de 8 CUP el litro. En el caso de la gasolina regular B-90, el litro será a 10 pesos y si es de la especial B-94, a 15 pesos.

“Las licencias con alcance nacional serán aprobadas por el grupo multidisciplinario municipal. Es decir, no tienen que aprobarse en La Habana. En los casos de tratarse de un camión, ómnibus o camioneta, deben disponer de ventanillas o sistema de climatización en el área utilizada para el acomodo de los pasajeros”, agregó.

También, los asientos deben estar fijados al piso, correctamente tapizados, deben tener la misma ubicación que los del conductor y con una distancia entre los respaldos del asiento no inferior a 70 cm, medidos en la posición vertical. Una iluminación suficiente y un sistema de avisos que comunique el salón con la cabina del chofer son otros de los requisitos que debe cumplir este tipo de medios a partir de ahora”, concluyó.

En abril pasado, las autoridades del sector tuvieron que admitir que el experimento puesto en práctica a finales de 2018 en La Habana había fracasado, y que por esa razón, no era posible generalizarlo al resto del país.

Según declaraciones del ministro del Transporte, Eduardo Rodríguez, la idea de separar las licencias en las modalidades libre y de ruta, generó insatisfacción tanto en la población como en los transportistas privados.

Marta Oramas, viceministra primera del sector, reconoció entonces que no hubo una masividad de transportistas que se acogieron al experimento, y que tampoco se logró el propósito de controlar mejor el combustible.

“El consumo obligatorio del mismo mediante la tarjeta magnética a precios minoristas, provoca un incremento en el costo de los transportistas, que se traslada al precio de pasaje, afectando a la población”, sentenció.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985