Mercado de Cuatro Caminos | Foto © CiberCuba
Mercado de Cuatro Caminos | Foto © CiberCuba

Este sábado reabrió completamente el Mercado de Cuatro Caminos, en La Habana


Publicado el Domingo, 12 Enero, 2020 - 11:24 (GMT-4)


Tras un cierre parcial de cinco días por “labores de mantenimiento, solución de averías, reabastecimiento e inventario”, el Mercado Único de Cuatro Caminos en La Habana quedó abierto completamente este sábado.

Según lo confirmado a CiberCuba por Gustavo Hernández, un vecino de la edificación, la zona dedicada a la comercialización de alimentos -que era el único departamento del inmueble que aún permanecía cerrado al público- ya está en funcionamiento.

Una escueta nota compartida por Cimex en Facebook indica que desde el pasado lunes se habían estado realizando labores de “mantenimiento integral” con el objetivo de subsanar las averías en el área de venta de alimentos.

No ad for you

La entidad asegura que las acciones se concentraron en el mantenimiento a las áreas de congelación y refrigeración, el pulido de pisos, la reparación de la puerta de entrada por la calle Arroyo y arreglos eléctricos que no afectaron la venta en el resto de las áreas.

Con menos de dos meses de reinaugurada, la instalación tiene una historia tan corta como interrumpida. Por un lado, tuvo que cerrarse el mismo día que abrió al público, el pasado sábado 16 de noviembre, tras la conocida Batalla de Cuatro Caminos, un hecho que amén de provocar cuantiosas pérdidas económicas, enseñó la peor cara de una población llena de carencias.

En una ciudad víctima del desabastecimiento, la apertura del Mercado de Cuatro Caminos estuvo tristemente marcada por los tumultos de personas que se golpeaban unas a otras y rompían todo lo que encontraban a su paso.

No obstante, una vez pasada la tormenta, retomada una supuesta calma y contrario a lo que se pensaría de una construcción recién abierta después de años de remodelación, el seis de enero último volvió a cerrarse el establecimiento.

De acuerdo con la vendedora de flores Yanelis Rodríguez, cuyo puesto está a escasos metros del lugar, “no sé para qué lo hicieron tan bonito y moderno, si ahora lo tienen como una pecera vacía”.

Asimismo, Maritza, de 49 años, explica que “cualquiera hubiera pensado que en enero no habría las mismas colas que en noviembre y diciembre porque la gente se queda pelada después de fin de año, pero nunca que lo que no habría sería qué comprar.

“Al menos la parte del aseo, la de los útiles del hogar y la de los productos agrícolas, están pobremente surtidas. Después de una semana de inventario, la de la comida es la que parece un poco más abastecida, pero eso vuela rapidísimo. Mantener esto lleno de mercancía todo el año es imposible”, expresa la capitalina, quien reside igualmente cerca del mercado. 

A tenor con las palabras publicadas por Raúl Rojas en Cubadebate, la culpa real de los sucesos la tuvieron los directivos de la corporación Cimex y la capital, que “armaron tremendo show publicitario en un momento de escasez extrema”.

Otro usuario de ese sitio web afirma que “lo que ocurrió en Cuatro Caminos fue un desastre. “El mercado tuvo que cerrar otra vez por la ineficiencia, el desabastecimiento y mil fallas más, que solo le dan la razón a Facundo y sus críticas”, añade al referirse al personaje que el actor Andy Vázquez encarna en el programa humorístico Vivir del Cuento, a quien sancionaron por bromear sobre el tema.

Pero lo que podemos encontrar en Cuatro Caminos hoy, más allá de las vidrieras, es tal vez un tercio de lo que existía en el momento de su relanzamiento por el medio milenio de La Habana. Casi una semana de reaprovisionamiento apenas cambiaron esa realidad.

Se amontonan los estantes vacíos y los que tienen infinitas cantidades de un mismo producto en ellos. Sigue habiendo demasiados policías, demasiadas cámaras y también demasiada tensión.   

“Lo que pasó en Cuatro Caminos me avergüenza. Sin embargo, no fue más que una atracción de feria, una carnada que nos tiraron para que nos creyéramos que no había tanta necesidad como creíamos. Es todo un engaño”, apunta una mujer mientras camina rumbo a la ferretería, en la segunda planta del edificio.

Sin dudas, el Mercado de Cuatro Caminos fue presentado como una joya y actualmente, a poco más de cincuenta días de accidentado funcionamiento, no pasa de ser otra tienda habanera donde, a ratos, se repiten los tumultos, y el resto del tiempo impera la escasez.

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.