Ciudad Deportiva Foto © CiberCuba

Cooperante cubano denuncia que a tres años de terminada su misión en Venezuela todavía le deben dinero

Un cooperante de las llamadas "misiones internacionalistas" que el gobierno cubano envía a otros países denunció que a 3 años del fin de su contrato de colaboración todavía no se le ha pagado la totalidad de sus honorarios. 

En una carta publicada en la sección "Acuse de Recibo" del diario Juventud Rebelde, Yunior Jiménez López, residente de Sancti Spíritus, afirmó que cumplió misión de colaboración deportiva como entrenador de baloncesto en Venezuela desde 2015 hasta 2017.

Explica que han pasado 3 años de su regreso a Cuba, sin embargo, la Dirección Provincial de Deportes aún le debe 800 CUC y asegura que en igual situación se encuentran otros 12 colaboradores. 

Además, la cuenta original que arrojaba una deuda de 800 CUC fue sometida a un nuevo cálculo por parte del gobierno que ahora da 350 CUC; por lo que pretenden pagarle 450 CUC menos.

A pesar de las gestiones que ha realizado ante numerosas instancias, solo le han dicho que tiene que seguir esperando, expresó Jiménez López.

Las quejas de los cooperantes cubanos en misiones médicas y deportivas han salido a la luz de forma paulatina con denuncias que van desde excesivas horas de trabajo, acoso sexual e incumplimiento en los pagos.

Eso, sin contar que el trabajador no dispone de la totalidad de su salario sino hasta que regresa a su país, pues el gobierno retiene parte del dinero en cuentas bancarias nacionales, generando deudas y atrasos como señala en su reclamo Jiménez López. 

Recientemente, la ONU denunció que muchos médicos y profesionales del deporte en Cuba que brindan servicios profesionales en otros países son sometidos a un nuevo tipo de esclavitud moderna.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, en una entrevista con la agencia AP en octubre de 2019, afirmó que más de 400 000 profesionales de la salud cubanos, de forma voluntaria, han viajado a otros países para prestar servicios de salud, especialmente a familias de bajos ingresos y a menudo en lugares remotos.

Sin embargo, la situación económica de Cuba obliga a muchos profesionales a embarcarse en estas misiones y a aceptar acuerdos leoninos a cambio de una mejoría en sus condiciones de vida. 

Los pagos recibidos en las arcas oficiales por esta modalidad de tráfico de mano de obra cubana son cuantiosos, pues el Estado se queda con el 75 y hasta el 90 % de los sueldos mensuales de sus cooperantes, informó la ONU.

En una misiva enviada el pasado año a las autoridades cubanas, ese organismo internacional criticó estos acuerdos así como el congelamiento del salario mensual de los trabajadores en una cuenta bancaria a la que el colaborador solo podrá acceder cuando regrese a la Isla.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985