Evo Moralez Foto © Wikimedia

Fiscalía de Bolivia abre proceso judicial contra Evo Morales y sus funcionarios por fraude electoral

El Ministerio Público de Bolivia abrió un proceso penal contra el expresidente Evo Morales y algunos de sus colaboradores por fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre.

En declaraciones a los medios, el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, precisó que la Fiscalía de La Paz abrió un nuevo caso contra  Morales, contra el exvicepresidente, Álvaro García Linera, y contra los exministros, Juan Ramón Quintana, Héctor Arce y Carlos Romero.

El exgobernante y candidato presidencial, Carlos Mesa, solicitó la semana pasada que la fiscalía amplíe las investigaciones por delitos electorales a Morales, su exvicepresidente Álvaro García y sus exministros Juan Ramón Quintana (Presidencia), Héctor Arce (Justicia) y Carlos Romero (Gobierno).

Mesa considera que "quedó inconclusa" la investigación contra seis miembros del antiguo Tribunal Supremo Electoral (TSE), cinco de los cuales están en la cárcel y uno con detención domiciliaria, porque "no tomó en consideración a los autores intelectuales del hecho".

Los delitos denunciados por Mesa son uso de documento falsificado y alteración y obstaculización de procesos electorales, además de ocultación de resultados.

El juicio busca que "nunca más un presidente del Estado, abusando de su poder, se burle del voto del pueblo", explicó el abogado de Mesa.

"Es un hecho de justicia, pues, resultaba inadmisible que solamente estuvieran enjuiciados penalmente los seis vocales electorales cuando éstos no han actuado en este fraude en beneficio propio. Lo han hecho en beneficio del expresidente Morales y de su cúpula de gobierno", añadió.

La justicia investiga también a Morales por los delitos de sedición y terrorismo.

Después de otras denuncias similares, Morales renunció a la Presidencia el 10 de noviembre, denunciando ser víctima de un golpe de Estado para derrocarlo en medio de presiones de mandos policiales y militares.

El Gobierno interino de Bolivia promulgó en noviembre una ley que anuló los comicios de 2019 y que fijó las bases de un nuevo proceso electoral, previsto para el próximo 3 de mayo. Evo Morales es el jefe de campaña de su partido de cara a los nuevos comicios.

Édgar Montaño, del Movimiento al Socialismo (MAS), dijo que "se van a inventar un montón de procesos" en contra del expresidente porque "les da pavor" que "esté presente" en el Parlamento boliviano.

Morales, que renunció al cargo en noviembre pasado por las acusaciones de fraude y tras perder el apoyo de las fuerzas militares, está en espera de que el actual TSE defina la validez o no de su postulación al Senado en las elecciones de mayo.

Aunque este miércoles el diario El Deber, citando fuentes del partido de Morales dijo que lo habían inhabilitado como candidato al Senado por Cochabamba, luego el TSE precisó que la inhabilitación no está decretada.

Los adversarios de Morales quieren hacer prevalecer una norma constitucional que exige un mínimo de dos años de residencia en el país inmediatamente anterior al acto electoral, que impediría a Morales aspirar a un escaño.

El MAS inscribió ante el TSE a Morales como candidato a primer senador por el departamento de Cochabamba a finales de enero, pero sectores de la oposición indicaron que el expresidente no reside en Bolivia desde noviembre de 2019, cuando abandonó el país para asilarse, primero en México, y posteriormente en Argentina.

Mientras tanto, Evo Morales regresó el domingo a Argentina tras una visita a Cuba por supuestos motivos médicos. El expresidente boliviano se encontraba en la Isla desde el pasado 9 de febrero.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985