Bernard "Bernie" Sanders, candidato a la nominación demócrata en Estados Unidos | Foto © Wikipedia

Con Bernie, jugando al tardocastrismo, llegó el escándalo


Publicado el Miércoles, 26 Febrero, 2020 - 05:59 (GMT-4)


Bernard "Bernie" Sanders (Brooklyn, 1941) ha agitado las Primarias del Partido Demócrata y la carrera hacia las elecciones presidenciales de noviembre próximo en Estados Unidos con el viejo truco de mentar la soga (Fidel Castro Ruz) en casa del ahorcado (exilio cubano).

Su elogio a la Campaña de Alfabetización (1961) promovida por la revolución castrista y su matiz de que en Cuba no todo está mal han bastado para que propios, extraños, y con particular énfasis el exilio cubano, hayan saltado a la yugular de Bernie con la vieja acusación de comunista y otros epítetos que son balas electorales.

A raíz del triunfo de Donald Trump, la decepción con el fiasco de Obama por el miedo de Raúl Castro y la fatiga crónica de oposición y exilio cubanos ante la capacidad de la casta verde oliva para sujetar todo el poder, financiado parte de los servicios y el consumo internos con remesas monetarias y recargas telefónicas desde el extranjero, han provocado una polarización de la emigración cubana, dividida entre quienes apoyan ciegamente al actual inquilino de la Casa Blanca y los que rechazan su acción política.

No ad for you

Ambos flancos comparten un consenso parcial en apoyo a las medidas del gobierno norteamericano contra la cúpula tardocastrista y sus familiares, pero discrepan en cuanto a las sanciones que afectan directamente a los cubanos de a pie de ambas orillas, como la suspensión de vuelos directos a provincias del interior de la isla y la vuelta -con matices- al estatus bilateral que impuso George W. Bush.

Quizá ha llegado la hora de que los cubanos opuestos a la casta verde oliva y enguayaberada -especialmente los que ejercen responsabilidades políticas dentro y fuera de la isla- asuman que la solución de los problemas de Cuba pasa por su capacidad de movilizar a una mayoría de cubanos frente a la dictadura sexagenaria y evitar la dependencia de gobiernos y personalidades extranjeros que -obviamente- responden a los intereses de sus países, bloques geopolíticos y a sus prioridades electorales.

El propio Trump ha evitado devolver a Cuba a la lista de países promotores del terrorismo, mantiene la cooperación bilateral en los ámbitos militar, medioambiental, de lucha contra el narcotráfico y la trata de personas, y la Enmnienda Agrícola.

Cuba y los cubanos no deben seguir dependiendo de una agenda externa, especialmente de Estados Unidos, porque esa vinculación facilita el recurso de La Habana de acusar de agentes del imperialismo yanqui a todo el que discrepa de su monólogo totalitario y excluyente que solo ha servido para empobrecer a la nación, generar exilio e inxilio abundantes y seguir buscando un vaso de leche y visa para un sueño.

La cercada y atropellada oposición anticastrista está sobrada de reconocimiento y simpatía internacionales, pero sigue careciendo de amplia base social entre los también cercados y sufridos cubanos, que siguen viviendo entre la imploración y el desencanto.

Una vez se aplaque la tormenta castrista de Bernie Sanders, que aún no tiene segura la nominación demócrata, y salga el sol el 4 de noviembre de 2020 en la Unión Americana, la mayoría de los cubanos seguirán machacados por el dinosaurio que habita el Palacio de la Revolución, que alfabetizó al 23% de la población, la misma que -mayoritariamente- apoyó los fusilamientos de cubanos con una palabra llana: ¡Paredón!

Necesitamos tu ayuda:

Como ha sucedido en todas las esferas de la vida económica, los ingresos derivados de publicidad en Internet se han reducido considerablemente por la crisis del coronavirus. En CiberCuba estamos solicitando tu ayuda para mantener una cobertura noticiosa independiente sobre el acontecer cubano en momentos en que la información inmediata, transparente y abarcadora es una necesidad de primer orden para orientarnos y tomar las decisiones más acertadas para el bienestar y protección de nuestras familias y seres queridos. Por eso, cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para la continuidad y el futuro de nuestro diario. Gracias.

Enviar ayuda

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.