Colas descomunales en La Habana para comprar comida

Las colas descomunales no se ven solo en La Habana. Esta situación se extiende por todo el territorio nacional. Se han agudizado con la crisis del coronavirus, pero es un problema con el que se convive en Cuba desde hace 60 años.

Colas en La Habana Foto © CiberCuba

Este artículo es de hace 1 año

Las colas continúan en La Habana a pesar de las medidas de aislamiento impuestas para frenar la epidemia de coronavirus. Se extienden aglomeraciones de personas por todos los municipios de la capital.

Una de las características de estas colas es que todo el mundo lleva su nasobuco, pues es una medida de uso obligatorio en Cuba. Otra característica es la presencia policial que según aseguran los ciudadanos “no implica que no haya molote”.

La escasez de comida en Cuba es la principal razón de estas colas a lo largo y ancho de toda la isla. Además, el modo de distribución de los alimentos y la concentración de los productos en determinados puntos de la ciudad hace que las filas de personas sean aún mayores.

Las personas que más colas hacen en Cuba son los mayores de 60 años, a pesar de que son la población más vulnerable frente al nuevo coronavirus.

Estas colas que hoy mostramos se producen en La Habana, región que concentra la mayor cantidad de casos positivos por coronavirus en Cuba.

Aunque la ciudad se ha detenido y las calles se pueden ver vacías, no ocurre así en los puntos de ventas de víveres. Comprar comida en Cuba ya era difícil antes de que llegara esta crisis. Las colas para comprar un paquete de muslos de pollo pueden llegar a tardar largas horas.

La carne de cerdo ha desaparecido del mercado, se cree que esto está vinculado a la medida adoptada por el Estado de topar su precio, lo que origina que el producto comience a circular en el mercado negro y a un coste aún mayor.

No se encuentran en Cuba productos de primera necesidad en esta crisis sanitaria como los de aseo y los alimentos, especialmente los cárnicos.

Quienes viven en La Habana están obligados a salir de sus casas a conseguir los alimentos exponiéndose a estas aglomeraciones, en la que no pocas veces la tensión llega a ser tal que las cosas suben de tono.

Calor, hambre, sol, ruido, indisciplina social, represión, presencia policial, carencias, colas, virus, hay una bomba de tiempo a punto de estallar en La Habana.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Gretchen Sánchez

Branded Content Writer en CiberCuba. Doctora en Ciencias por la Universidad de Alicante y Licenciada en Estudios Socioculturales.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba