Guillermo Jiménez, Jimenito (1936-2020) Foto © CiberCuba

Fallece el excomandante Guillermo Jiménez, figura legendaria del Directorio Revolucionario "13 de Marzo"

El abogado e historiador Guillermo Jiménez Soler, figura legendaria del movimiento estudiantil revolucionario de Cuba y excomandante del Ejército Rebelde, falleció este sábado en La Habana, a los 83 años, a consecuencia de trastornos cardiopulmonares.

Jimenito, como se le conocía entre sus amigos y allegados, falleció alrededor de las 10:30 de la mañana de este sábado en su casa de la barriada de Marianao, adonde lo habían trasladado después de permanecer ingresado en cuidados intensivos en el Hospital Militar "Carlos J. Finlay", en La Habana, según dijeron fuentes familiares a CiberCuba.

Con la muerte de Jiménez desaparece la última gran figura del Directorio Revolucionario "13 de Marzo" (DR) y uno de los dirigentes fundamentales del movimiento insurreccional que lideraron José Antonio Echeverría y Fructuoso Rodríguez.

Jiménez tuvo una participación clave en el histórico juicio sobre la delación de Marcos Rodríguez, Marquitos, en 1964, lo que sentenció su suerte dentro del proceso revolucionario. Fue acaso el más prominente de los hijos devorados por Saturno tras la trama judicial que concluyó con la sentencia de Rodríguez a pena de muerte.

"Jimenito fue la personalidad histórica más perseguida, más ninguneada y más injustamente relegada de todo el Directorio Revolucionario", dijo Osvaldo Fructuoso Rodríguez, hijo del mártir de Humboldt 7 y amigo entrañable de Jiménez. "Fue como un padre sustituto para mí, la persona que estuvo al tanto de mi desempeño escolar y de mi futuro desde la infancia".

Nacido en La Habana el 22 de agosto de 1936, en el seno de una familia de clase media, estudió en el Colegio de los Escolapios de Guanabacoa y en la Escuela de Periodismo "Manuel Márquez Sterling", y se graduó de Derecho e Historia por la Universidad de La Habana.

En sus años universitarios se integró a la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista como miembro de la FEU y fue fundador del Directorio Revolucionario, en 1955.

Si Jiménez no participó en el asalto al Palacio Presidencial del 13 de marzo de 1957 fue porque se encontraba operado a causa de un balazo recibido en una manifestación estudiantil contra Batista. Después del ataque frustrado, fue miembro del ejecutivo nacional y delegado en Cuba del DR hasta finales de ese año, cuando se involucra en la creación y organización del Frente del Escambray, en la zona montañosa del centro de Las Villas.

Al triunfo de la revolución de 1959, Jiménez ostentaba grados de Comandante del Ejército Rebelde y pasó a desempeñar altas responsabilidades en las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior (MININT). Fue director del periódico Combate, órgano del DR hasta su desaparición en 1961, y tuvo a su cargo la jefatura de información de la Dirección General de Inteligencia del MININT, organismo en el que atendió las áreas de Centroamérica y Argelia.

Pero su defenestración vendría luego del juicio contra Marquitos, delator convicto de los mártires de Humboldt 7. Es poco conocido que Jiménez desobedeció las instrucciones estrictas de Fidel Castro durante su testimonio en la vista pública del juicio, un desacuerdo que le ocasionó ser llevado a juicio ante el Estado Mayor del MININT por desobediencia y traición.

"Su posición de principios durante el juicio de Marquitos lo elevó ética e intelectualmente por encima de sus compañeros de generación, porque desobedeció la orden directa de Fidel Castro, y hubo incluso una petición de fusilamiento por el agravio", recordó Osvaldo Fructuoso, quien mantuvo una estrecha relación con Jiménez hasta su muerte.

Un dato obviado por la historia es que en el momento de su destitución, Jiménez presidía una comisión secreta que por órdenes del propio Fidel Castro investigaba las posibles ramificaciones y células del KGB que actuaron en Cuba antes de 1959, así como sus posibles remanentes dentro del MININT.

Jiménez fue destinado a administrar una fábrica de betún de la Empresa de Jabonería y Perfumería durante más de 10 años. Luego laboró en la dirección del Banco Nacional de Cuba y figuró como colaborador de temas políticos y económicos en el diario Granma Internacional.

Pero el mayor aporte en estos años fue su entrega, con esmerado afán, a la investigación histórica.

Jiménez se dedicó a un proyecto monumental sobre el acontecer económico de la Cuba republicana, concebido como una suerte de enciclopedia económica en cuatro volúmenes. Logró publicar Las empresas en Cuba-1958, editado por Ediciones Universal de Miami en 2000; y Los propietarios de Cuba-1958, que apareció en 2006 y resultó Premio de la Crítica en Cuba en 2007, con notables elogios en los medios oficialistas.

Dejó inconclusos los compendios dedicados a La burguesía en Cuba y El capitalismo en Cuba.

Hombre culto y sensible, gran conversador y conocedor profundo de la historia de Cuba, Jiménez es recordado como una persona fiel a los ideales que forjaron el DR y mantuvo abiertas discrepancias con decisiones de la jerarquía política del régimen cubano.

"Cuando pienso en seres humanos extraordinarios en una historia que, como la cubana, cuenta con muchos seres extraordinarios, pienso en Jimenito", escribió el historiador Julio César Guanche. "La gente digna carga para siempre con sus muertos. Jiménez fue leal a su historia y también tuvo vida, afortunadamente, para hacer mucho y para hacer bien".

Osvaldo Fructuoso, exiliado en Miami desde 1991, lo recuerda como el hombre que reunía a su curiosidad infinita y paciencia de investigador, su especial sensibilidad humana y compromiso con la justicia.

Jimenito se encargó personalmente de las gestiones de Osvaldo Fructuoso para recuperar las pertenencias familiares de su madre, Marta Jiménez, y de su padre, Fructuoso Rodríguez, incautadas por órdenes de Raúl Castro tras el fallecimiento de Marta, en marzo de 2016.

En la dedicatoria de su libro Los propietarios en Cuba-1958 a Osvaldo Fructuoso, Jimenito escribió: "Al hijo que me llegó por dos de mis más cercanos afectos, Fructuoso y Marta, y quien creció junto a mis propios hijos como uno más".

A Jimenito lo sobreviven su esposa, Juana García Gómez, en Cuba; y tres hijos de un matrimonio anterior, residentes en el exterior: María Eugenia, Mariana y Guillermo Jiménez Escalona.

Cumpliendo su última voluntad, sus restos serán cremados.

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Archivado en:

Wilfredo Cancio Isla

Periodista de CiberCuba. Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de La Laguna (España). Redactor y directivo editorial en El Nuevo Herald, Telemundo, AFP, Diario Las Américas, AmericaTeVe, Cafe Fuerte y Radio TV Martí.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985