Mitch McConnell y Barack Obama en 2014 (Imagen referencial) Foto © Public Domain Pictures

Líder republicano del Senado arremete contra Obama: “Debería haber mantenido la boca cerrada”

El líder republicano del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, arremetió el pasado lunes contra el expresidente Barack Obama y dijo que “debería haber mantenido la boca cerrada”, en vez de criticar la respuesta de Donald Trump a la pandemia de coronavirus.

“Creo que es un poco sin clase, francamente, criticar a una administración que viene después de ti”, afirmó McConnell a la nuera de Trump, Lara Trump, durante una transmisión en directo de un acto de la campaña presidencial.

“Tuviste tu oportunidad, estuviste allí durante ocho años. Creo que la tradición que estableció Bush, de no criticar al presidente que viene después de ti, es una buena tradición”, añadió, dirigiéndose directamente contra el exmandatario demócrata.

De esa forma McConnell salió en defensa del jefe de la Casa Blanca, luego de que el pasado viernes 8 de mayo Obama calificara de “un desastre absolutamente caótico” la gestión de la pandemia de coronavirus por parte de la administración Trump.

“Ha sido un desastre caótico total cuando la mentalidad de ‘qué hay para mí en esto’ y de ‘al diablo con todos los demás’ se ha instalado en nuestro gobierno”, aseguró el expresidente en una llamada telefónica privada a miles de exfuncionarios de su administración.

Pese al ataque de McConnell, Obama no ha sido particularmente crítico con Trump durante estos cuatro años. Lo ha hecho en ocasiones puntuales, como en 2017, cuando el líder republicano suspendió las solicitudes de inscripción al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), implantado por Obama en 2012 para beneficiar a los inmigrantes que llegaron ilegalmente al país siendo niños, los llamados dreamers.

Trump, por su parte, ha sido pródigo en mostrarse públicamente crítico hacia su predecesor en el gobierno.

El pasado domingo, en su cuenta de Twitter, publicó un conciso mensaje que levantó una gran polémica. ¡Obamagate!, tuiteó el mandatario.

El término inglés gate es un sufijo que desde la década del 70 del siglo pasado se emplea para hacer referencia a un escándalo en la política. Por ello, la expresión fue interpretada por muchos como una insinuación de que Obama podría estar envuelto en algún tipo de conspiración u otro asunto turbio.

Al día siguiente, al ser interrogado al respecto, Trump se limitó a asegurar que “ha estado sucediendo incluso antes de que me eligieran, y es una desgracia que haya sucedido”, sin dar más detalles.

Acerca de la respuesta de Estados Unidos a la pandemia de coronavirus, Obama dijo en la conversación telefónica que las acciones de la administración actual sirven para recordar la importancia de un liderazgo gubernamental fuerte para afrontar una crisis global.

“Contra lo que estamos luchando es contra estas tendencias a largo plazo en las que ser egoísta, ser tribal, estar dividido y ver a los demás como enemigos, eso se ha convertido en un impulso más fuerte en la vida estadounidense”, afirmó.

“Es parte de la razón por la cual la respuesta a esta crisis global ha sido tan anémica e irregular, y habría sido mala, incluso con los mejores gobiernos”, precisó.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985