Casas de los difuntos "Tata" y Fernando Sánchez Mustelier, en Mayarí Foto © CiberCuba

Vecinos de Mayarí siguen conmocionados y reciben advertencia de no hablar con CiberCuba

Vecinos del barrio Ampliación de Calixto García, en Mayarí, siguen conmocionados por las muertes de los hermanos Eldris y Fernando Sánchez Mustelier, pero han sido advertidos de que "no hablen con periodistas de CiberCuba", reveló una vecina.

"Vinieron (este martes) médicos a visitar las casas de Tata y Fernando y unos compañeros vestidos de civil dijeron a personas del barrio que no habláramos con CiberCuba ni con periodistas independientes", aseguró la señora.

Las casas contiguas de los hermanos difuntos están ubicadas en la calle Emilio Núñez, 82, de Mayarí; inicialmente era un solo inmueble, pero ellos procedieron a dividirlo en dos viviendas, explican sus vecinos.

Los hijos de la difunta Eldris Tata Sánchez Mustelier han mejorado su estado de salud, pero una comisión médica llegada desde La Habana recomendó no darles de alta hasta que no se tengan los resultados de unos análisis realizados a su padre y enviados al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), dijo a CiberCuba una fuente del hospital Vladimir Ilich Lenin, de Holguín.

Eduardo Eddy Mejías, padre de ambos adolescentes y viudo de Tata, continúa en estado grave en ese hospital, donde fallecieron su mujer Eldris y su cuñado Fernando Sánchez Mustelier, a causa de rabia humana, según un comunicado de la Dirección Provincial de Salud Pública en Holguín, tras haber revelado CiberCuba el caso que mantiene conmocionado a Mayarí.

"Quizá no manejamos el caso con la debida agilidad, en parte porque estamos enfrascados en el combate de la COVID-19, y la gente de Mayarí está inquieta y tiende a desconfiar de nosotros", reconoció la fuente, que mantiene un seguimiento permanente del extraño caso atribuido a un "brote de rabia humana".

La rabia es una enfermedad grave, infecciosa de origen vírico que ataca a los mamíferos y se transmite a través de la saliva. Suele causar la muerte, pues ataca al sistema nervioso central causando encefalitis aguda en los pacientes. Se contagia a través de la mordedura de un animal infectado o de heridas durante una pelea con un animal enfermo.

Tata y Fernando estuvieron cuidando un gato callejero que los agredió, según el testimonio de un vecino, que asegura el felino murió poco después, pero "las autopsias de ambos dieron negativo a la rabia y la COVID-19", aseguran habitantes del barrio mayaricero Ampliación de Calixto García.

"Hoy mismo (martes) una comisión de compañeros nuestros visitó las viviendas de las personas fallecidas en busca de indicios que nos permitan confirmar el diagnóstico inicial", concluyó la fuente hospitalaria.

Comisión médica en casa de los fallecidos / Foto: CiberCuba

Vecinos del barrio Ampliación de Calixto García, en Mayarí, no se fían de las autoridades sanitarias porque "un médico del Lenin (principal hospital holguinero) nos dijo que las autopsias de Tata y Fernando dieron negativo a la rabia y la COVID-19".

"Muchos (vecinos) creemos que aún no saben qué es esa extraña enfermedad que mató a Tata y Fernando en pocos días y estamos preocupados", concluyeron.
 

Archivado en:

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985