Un helicóptero Ka-28-44 cuando todavía estaba en servicio activo en Cuba Foto © Facebook Fanáticos de la Aviación Militar Cubana

Informe asegura que Cuba vendió viejos helicópteros antisubmarino a Corea del Norte

Un artículo publicado por la página especializada en temas militares de Corea del Norte NKNews asegura que Cuba habría vendido a comienzos del siglo XXI su flota de helicópteros antisubmarinos a Corea del Norte.

Según diversas fuentes citadas en el análisis, la venta se realizó en medio de un gran bloqueo internacional, al cual se sumó incluso la Federación Rusa.

Según esta información procedente de fuentes norteamericanas, las aeronaves cubanas que llegaron a territorio norcoreano eran seis helicópteros antisubmarinos: al menos dos Kamov Ka-28 de origen soviético y cuatro Mi-14 del mismo origen.

Los helicópteros habían sido entregados por la desaparecida Unión Soviética a las Fuerzas Armadas cubanas en la década de 1980. Años más tarde, a partir de los años 90, el régimen norcoreano liderado por Kim Jong-il perdió el favor de sus aliados rusos y fue entonces cuando Cuba decidió venderle este material para reforzar su capacidad de guerra antisubmarina.

Pocas naciones (y ninguna con una situación económica comparable a la de la República Popular Democrática de Corea) han logrado producir sus propios armamentos estratégicos, y suelen depender de las entregas de armas convencionales desde el extranjero para satisfacer sus necesidades defensivas.

La Fuerza Aérea y Antiaérea del Ejército Popular de Corea (KPAAF) todavía no opera con aviones propios.

Cuando en los años 90 sus proveedores principales, la URSS y la República Popular China, se cayeron repentinamente como opciones de adquisición, Corea del Norte lanzó un programa secreto de adquisición de piezas de repuesto y aeronaves completas de fuentes menos convencionales.

Uno de los proveedores que se mantuvo dispuesto a tratar con el paria internacional fue la Cuba de Fidel Castro. Enfrentaba a un aislamiento similar y necesitada de dinero (eran los años del llamado Periodo Especial), Cuba no tuvo reparos en ceder algunos de sus activos a la KPAAF (Fuerza Aérea y Antiaérea Popular Coreana) .

Poco le importaron las sanciones internacionales. El incidente del motor encontrado en el buque Chong Chon Gang interceptado en Panamá en el 2013 posiblemente se trató de un envío de armas que salió mal entre varios que sí llegaron a su destino previsto, asegura NK News.

De hecho, las entregas de aviones y helicópteros cubanos se remontan a principios de la década de 2000, en un acuerdo cuyos detalles recién ahora han salido a la luz.

Aparentemente, tras ser reparados en Rusia, cuatro helicópteros Mi-14 y al menos dos Ka-28 (la variante de exportación del Ka-27) llegaron a Piongyang entre 2002 y 2004 a un ritmo de dos por año. Además, todos los armamentos asociados que recibía Cuba de la Unión Soviética se desviaban a Corea del Norte, según declaró el cubano Luis Domínguez a NK News.

A cambio, los norcoreanos acordaron suministrar a Cuba tecnología submarina, que habían desarrollado desde los años 50 y con los cuales esperaban contener los avances de su vecino del sur en los años 80.

Una amenaza mucho más potente surgió en la década de 1990, cuando Corea del Sur comenzó la producción de nueve submarinos de la clase Chang Bogo: una versión mejorada y producida con licencia de la clase alemana Tipo 209/1200.

En este momento, los días de adquisiciones a gran escala para el Ejército Popular de Corea (KPA) ya habían terminado. El país quedó con capacidades militares insuficientes para contrarrestar los submarinos de Corea del Sur.

Los Mi-14 y Ka-28 que adquirió a Cuba Corea del Norte, eran, por supuesto, de segunda mano, y bastante viejos para los estándares modernos. Cuba compró cuatro Mi-14PL a la Unión Soviética en 1983, y cuatro Ka-28 en 1988, dos de los cuales finalmente se estrellaron.

En el servicio cubano, estos helicópteros estaban inicialmente estacionados en la base naval del  Mariel, al oeste de La Habana. También fueron frecuentemente desplegados en Cienfuegos, la base de operaciones de la flota submarina de Cuba.

Cuando la caída de la Unión Soviética causó estragos en la economía de prácticamente todas sus naciones aliadas, y el único proveedor de armamentos y repuestos de los cubanos (a menudo recibidos de forma gratuita, a cambio de exportaciones de azúcar o apoyo a revolucionarios y fuerzas comunistas de todo el mundo como en Angola) desapareció, la Fuerza Revolucionaria y Aérea Cubana Revolucionaria (DAAFAR) se enfrentó a una difícil elección.

Podría intentar mantener operativa su enorme flota de aeronaves, a un costo potencialmente insuperable y con éxito incierto, o simplemente vender las aeronaves más antiguas mientras almacenaba una gran parte de su flota más moderna para utilizarla como repuestos.

Mientras que Corea del Norte, confrontada con la misma opción, optó sin reservas por la primera, Cuba optó por la dos, retirando cada vez más aviones y helicópteros a medida que disminuían sus recursos.

Dado que la amenaza inminente de guerra e invasión de Cuba se había vuelto improbable, operar equipos sofisticados como los helicópteros antisubmarino no parecía una tarea prioritaria, por lo que muchos de estos equipos fueron "jubilados".

Corea del Norte continúa operando aviones diseñados en la década de 1940, así que esos helicópteros Mi-14 y Ka-28 en realidad representan algunos de sus aviones más nuevos actualmente en servicio.

Imágenes satelitales revelan que los dos Ka-28 no son, de hecho, los únicos helicópteros Kamov de diseño característicamente coaxial en  servicio dentro de la aviación coreana.

Al menos tres más se mantienen junto a los Ka-28 cubanos almacenados en una instalación de la costa este al norte de Wonsan, donde al parecer también están los cuatro Mi-14PL.

Es posible que se trate de helicópteros Ka-32 civiles adquiridos de una manera más convencional para servir como fuente de repuestos, ya que estos helicópteros tienen muy poco en común con el resto de la flota.

Dado que las únicas naves de Corea del Norte aptas para llevar helicópteros del Norte ahora se han convertido en corbetas regulares, es probable que esta modesta flota de helicópteros antisubmarinos se mantenga almacenada en esta base para proteger el estratégico Golfo de Wonsan, asegura NK News.

Es dudosa su eficacia en este papel con activos de apoyo muy limitados y especialmente en el entorno aéreo extremadamente hostil de un nuevo conflicto en la península. El hecho de que los Ka-28 parecen ser solo esporádicamente activos (por lo general, ni siquiera lucen sus palas de rotor) no ayuda.

En resumen, para los analistas, el experimento antisubmarino de Corea del Norte, para el que Cuba proporcionó el armamento de origen ruso, parece haber fracasado.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985