Rolando Acosta Peñafuerte, veterinario cubano en Madrid Foto © Cortesía del entrevistado

La vuelta al mundo en 80 cubanos: Rolando Acosta Peñafuerte, veterinario

Rolando Acosta Peñafuerte (Matanzas, 1966) es un veterinario cubano que cambió los cuidados del cerdo de su tierra natal por vacas y ovejas, en Castilla y León, y ahora vive y trabaja en Madrid, donde regenta una clínica para animales de compañía, que ha ido convirtiendo en un centro integral de atención a mascotas, con servicios en los que combina precios atractivos con calidad asistencial.

Además de buen veterinario, Acosta Peñafuerte es un hombre generoso; alguien lo contactó desde Cuba para un tema de cuidados de animales abandonado y tardó cinco minutos en organizar y pagar de su bolsillo lo indispensable para que sus paisanos pudieran sostener el improvisado refugio en tiempos de coronavirus y crisis económica.

La vocación veterinaria le viene de niño, cuando veía morir algunos animales de su papá en el batey donde se crió, en la zona de Los Arabos, el último pueblo de la provincia de Matanzas, yendo por la Carretera Central, esa serpiente que recorre Cuba desde que Gerardo Machado la inaugurase, tras cuatro años de trabajo a pico y pala y bajo el sol Caribe.

¿Cuándo y cómo saliste de Cuba?

Salí de Cuba el 20 de Febrero de 2001, por un convenio de colaboración entre universidades. Yo era profesor en la Universidad de Matanzas y estaba haciendo el doctorado y viaje a la Universidad de León, España, para una estancia de 6 meses.

¿Desde cuándo vives en España y cómo ha sido tu vida aquí?

Vivo en España desde el 21 de febrero del año 2001, mi vida aquí en España, los primeros 6 meses, estuve en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de León, fue dura al principio, me aleje de mis seres queridos, mi familia, mis amigos, pero intente adaptarme a todas las cosas nuevas y diferentes, el clima frío, otra cultura y costumbres, superando todos las adversidades y he podido conseguir salir adelante.

¿Por qué estudiaste Veterinaria? 

Estudie veterinaria porque yo naci y me crie en una zona rural, un batey de campo, donde mis padres tenían animales como gallinas, cerdos, perros, gatos y caballos, que mi padre usaba como medio de transporte para ir al trabajo y a mi me gustaba montar también, de ahí mi amor por los animales, a veces se les enfermaban y morían, yo sentía impotencia de no poder ayudarles y salvarles la vida, por eso decidí estudiar veterinaria.

Después de cursar el noveno grado estudié Técnico Medio Veterinario en el Politécnico Victoria de Santa Clara, cuando termine trabaje como técnico veterinario en la Empresa Pecuaria General Gusev, en el municipio de Los Arabos, con ganado vacuno, unos 6 meses; hasta que me llamaron para pasar el servicio militar, a los 2 años me acogí a la Orden 18, nos dieron un curso de preparación para entrar a la universidad y pude acceder a estudiar Medicina veterinaria.

Matriculé en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Agraria de la Habana (UNAH), donde me vinculé a la investigación en el Centro Nacional de Sanidad Animal (CENSA), participando en proyectos de investigación y presentaba ponencia en los fórums estudiantiles, fui presidente de la FEU de mi grupo durante una año, practicaba deporte y era del equipo de Levantamiento de pesas de la universidad, participaba en competiciones a diferentes niveles.

Me gustaba mucho la carrera de Medicina Veterinaria, estudiaba mucho, por eso termine el primero en el escalafón y el más integral de la provincia de Matanzas, en 1992 y me seleccionaron para ser profesor universitario en la Universidad de Matanzas, donde fui a terminar el quinto año de la carrera, en la Unidad Docente de Veterinaria, Genética de Matanzas, durante 9 años.

Luego realicé varios cursos de postgrado, alguno en la misma Universidad de Matanzas, el Instituto de Investigaciones Porcinas, en la UNAH, en el Instituto de Ciencia Animal (ICA). Después comencé a impartir clases a estudiantes de Medicina Veterinaria procedentes de la UNAH y que residían en la provincia de Matanzas, en el quinto año de la carrera en la Asignatura de Sanidad y Producción de Cerdos.

Participaba en proyectos de investigación de ámbito nacionales, juntamente con otros centros de investigación como el ICA, el ICIDCA y la Universidad de Matanzas, donde vinculaba a los estudiantes a la investigación, participado en varios eventos científicos nacionales y internacionales, donde he obtenido premios con la categoría de relevante.

Asesoraba como tutor de trabajos de curso y de Diploma, formé parte de tribunales de Examen Estatal de fin de carrera. Pude superar los exámenes para ascender de la categoría docente inicial de profesor instructor a la siguiente de profesor asistente. Fui seleccionado profesor joven más destacado de la facultad en 1994.

Comencé hacer la tesis doctoral en el Instituto de Ciencia Animal de la provincia de la Habana, donde realice cursos, experimentos con animales, presente resultados en eventos científicos y obtuve premios. Supere exámenes de mínimo de inglés y filosofía para el grado científico de doctor en ciencias veterinarias.

Después fue cuando me enviaron por un convenio de colaboración entre universidades a la Universidad de León, España, a la Facultad de Veterinaria, donde pude hacer un Entrenamiento en Técnicas de Laboratorio de diagnóstico PCR de enfermedades diarreicas infecciosas de los cerdos y pude hacer 3 publicaciones de experimentos en una revista científica española que se llamaba ANAPORC, en el año 2001 y 2002.

Teniendo en cuenta tu preparación integral y tu experiencia laboral, ¿a qué atribuyes la escasez alimentaria en Cuba, incluida la carne de cerdo?; animal que has estudiado con detalle.

La escasez alimentaria en Cuba se debe a  que para producir alimentos en cantidades suficientes, se necesitan recursos que por las características del clima cálido de nuestro país, no se pueden cultivar comos los cereales (trigo, avena, cebada, soja, etc) para elaborar alimentos concentrados o piensos con los cuales se puede alimentar a los animales y aprovechar al máximo su potencial para producir carne, leche y sus derivados, huevos, etcétera.

Al no disponer de piensos concentrados ya que depende de las posibilidades de su importación del exterior,  hay que alimentar a los animales con una dieta de menor aporte nutritivo y con rendimientos productivos inferiores.

¿Cómo ha sido tu vida en España, en qué has trabajado?

Una vez que decidí quedarme a residir en España y hasta que me homologaran mi título de Médico Veterinario, comencé trabajando de camarero o cantinero en un restaurante, trabajaba once horas diarias, de pie y hasta los fines de semana, con un día libre entre semana, en cuanto pude me cambie a una cafetería, con mejores condiciones de salario y horarios. Posteriormente continúe mejorando más, me cambie a un bingo, donde eran mejores el salario y más propinas, trabajaba cuatro días y descansaba dos.

Mientras que esperaba a que me homologaran mi título de Médico Veterinario, pasé un curso de preparación para entrevistas de trabajo, fui a mi primera entrevista para un trabajo de veterinario, habían varios candidatos y me seleccionaron para cubrir una baja por maternidad en una compañera en una cooperativa de ovejas para producción de leche.

Allí realizaba ecografías a las ovejas para diagnosticar gestación, pruebas de calidad de la leche y detección de mastitis, consulta y tratamientos de enfermas. Identificación con bolo ruminal a ovejas y cabras y toma de muestras de sangre y vacunaciones para programa sanitario de control de enfermedades en la Agrupación de Defensa Sanitaria (ADS), allí estuve un año, hasta que se incorporó la veterinaria titular de la plaza.

Después fui a una entrevista de trabajo para veterinario de ganado vacuno y me seleccionaron, prestaba servicio veterinario de clínica, reproducción y cirugía a explotaciones de ganado vacuno de leche y carne de las provincias de León y Valladolid, durante 7 años. Hacia consultas y tratamientos de vacas y terneros enfermos, cuando no podían parir les ayudaba en el parto, a veces necesitaban y les hacia la cirugía de cesárea, operaciones de desplazamiento de cuajar, las inseminaciones de las vacas, etcétera.

El doctor Acosta Peñafuerte en una explotación ganadera / Foto: Cortesía del entrevistado

Presté servicio veterinario Veterinario de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS) de toma de muestras de sangre del ganado para analíticas en el programa sanitario de control y erradicación de enfermedades en ganado vacuno, caprino y ovino.

Anualmente, participaba en campañas oficiales de vacunación antirrábica de perros y hacía sustituciones como Veterinario Oficial Inspector de Sanidad y sustitución como Veterinario Oficial en la Unidades Veterinaria por la Junta de Castilla y León. Sección de Sanidad Animal y Ganadería.

En 2012, cuando comenzó la crisis económica y el gobierno suprimió las ayudas económicas o subvenciones a las ADS, me despidieron y quede desempleado.

O sea que, en España, salvo para comerlo, ¿no has tocado un cerdo como veterinario?

Durante mi estancia en España, en la provincia donde vivía León, predominaba las explotaciones de ganado vacuno, y clínica de pequeños animales, por eso no me fue posible continuar poniendo en practica mi experiencia en ganado porcino.

Ya tienes tu propia clínica, ¿cómo ha sido esa experiencia, qué tipo de animales atiendes y cuáles servicios ofreces?

Decidí trabajar por cuenta propia, como Autónomo y me puse a buscar opciones y encontré esta clínica veterinaria que estaban buscando veterinario para alquilarla, una clínica ya montada con equipamiento básico y una pequeña cartera de cliente, en San Sebastián de los Reyes, norte de Madrid, donde me desempeño desde junio de 2012 hasta la actualidad, prestando servicios veterinarios a animales de compañía, como perros y gatos.

Realizo cirugías de extirpación de tumores, infección de útero o piometras, operaciones de cesáreas, lipomas, amputaciones de extremidad, extirpación del globo ocular; todas con resultados satisfactorios, los propios clientes manifiestan su satisfacción por la buena atención y la profesionalidad y los buenos resultados en la mejora y el mantenimiento del buen estado de salud de sus mascotas, y he conseguido incrementar significativamente la cantidad de clientes iniciales.

También hago, periódicamente, campañas de limpieza bucal, ya que el 80% de los perros y gatos mayores de 3 años tienen problemas dentales, mucho sarro, que contiene bacterias que pueden penetrar en el organismo y provocar enfermedades en los órganos internos, en el corazón como endocarditis, infección en los riñones, en el hígado, etcétera, que pueden poner en peligro la vida del animal, genera mal aliento, se puede complicar con gingivitis, periodontitis, dolor, dejan de comer, se caen los dientes no puede comer pienso, por suerte tiene fácil prevención y solución, la limpieza bucal.

Ofrecemos la posibilidad de hacerlo sin anestesia general, en animales de avanzada edad y con enfermedades crónicas cardiovasculares y renales.

Y realizo programas de vacunación en cachorros y adultos para prevenir enfermedades mortales, como el parvovirus, hepatitis y moquillo canino, etcétera, programas de desparasitación interna y externa, para prevenir enfermedades y trasmisión de enfermedades al ser humano como es el quiste hidatídico, larva migrans, etc.

¿Cuántos clientes tiene la clínica; cuántos corresponden a tu etapa como veterinario en Alcobendas?

Cuando comencé en  la Clínica Veterinaria donde me desempeño como veterinario autónomo tenia una cartera de clientes bastante pobre, solo 150 clientes, yo con un buen trato hacia los clientes y intentando promover la prevención de enfermedades, mediante campañas de vacunacion, castraciones, detectando a tiempo enfermedades paras poder tener mas posibilidades de curación, etcétera, he visto que los clientes satisfechos me recomiendan a sus allegados y me van llegando nuevos clientes recomendados por otros que están muy satisfechos y actualmente ya tengo 650 clientes,he conseguido ganar 500 nuevos clientes.

Tengo disponible para los clientes la posibilidad de contratar una Iguala básica anual, donde pagan una cuota mensual, como una forma de ahorro, evitar gastos excesivos e imprevistos y una mejor protección de la salud de sus mascotas, que incluye algunos servicios gratis y descuentos en otros.

¿Cuál es el precio de esa Iguala básica anual? ¿Se puede fraccionar el pago? ¿Tienes descuento para los clientes que paguen el coste del servicio de una sola vez?

La Iguala Básica Anual, tiene un precio de 11€/mes, pero tiene descuento del 100 %, o sea, al suscriptor de la iguala le salen gratis los siguientes servicios: Vacuna anual antirrábica, las consultas en horario regular de clínica, desparasitaciones internas trimestrales y también se benefician en descuentos proporcionales en el resto de servicios, incluidas las cirugías y hospitalización.

En la clínica usamos la medicina preventiva de enfermedades mediante la aplicación todas las vacunas, antiparasitarios internos y externos que necesite, como implica mas visitas a nuestra clínica, tenemos mayores y mejores cuidados sanitarios para su mascota, estando mucho más controlada y vigilada, detectando precozmente cualquier enfermedad, para así tratarlas a tiempo con mayor probabilidad de éxito en tratamientos.

Por lo que  nuestras mascotas mejoran su calidad y su esperanza de vida, llegando a disfrutar de una vida hasta un 25% más larga, según estudios recientes.

Frecuentemente, vemos en los medios de comunicación el tema de abandono de animales; ¿cuál es tu percepción de este fenómeno en España?

Rolando Acosta Peñafuerte con la mascota de un cliente / Foto: Cortesía del entrevistado

España está entre los países con mayores índices de abandono de mascotas, según un estudio reciente, las protectoras recogen un animal cada cinco minutos, según la Fundación Affinity, la cifra de abandonos de perros y gatos es más de 138 mil animales al año, 104 mil 834 perros y 33 mil 473 gatos.

Sería importante que los humanos comprendamos que un animal abandonado corre peligro y puede poner en peligro la salud de otros animales y de personas; por ello me he involucrado en campañas de vacunación antirrábica organizadas por la Comunidad de Madrid, el Colegio de Veterinarios y por las propias clínicas, donde inmunizamos una gran cantidad de perros contra la rabia, que está considerada como zoonosis, osea, que se puede trasmitir de los animales a los hombres.

Colaboro con las protectoras de animales en campañas de castración de mascotas, para evitar enfermedades, la reproducción indiscriminada, la superpoblación, el comercio con animales y el abandono de mascotas.

Archivado en:

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985