Episodio racista en Estados Unidos acaba con una bofetada

Las imágenes se viralizaron luego de que la víctima de acoso racista le diera una bofetada a su agresora, cuando esta intentó cogerla por un brazo

Imágenes de la discusión entre ambas mujeres Foto © Collage Captura de Facebook/Greg Conn

Este artículo es de hace 1 año

La reacción de Karina Rodríguez, una joven nacida en EE.UU. pero de ascendencia hispana, que fue víctima de un ataque racista ocurrido en una estación de servicio en Phoenix, Arizona, se viralizó luego de que le diera una bofetada a su agresora cuando esta intentó cogerla por un brazo.

El testigo que difundió las imágenes en sus redes sociales, Greg Conn, explicó que una mujer irrumpió en el interior del establecimiento y exigió ayuda inmediata porque la bomba de gasolina de su vehículo no funcionaba.

A continuación, la mujer comenzó a increpar a una joven que estaba comprando en la tienda de Superpumper, y le dijo que volviera a México. Al empleado de la tienda le dijo que no atendiera a la pareja, e incluso llegó a decir que ella era la “manager” del establecimiento.

Cuando la discusión subió de tono, la mujer mayor intentó coger a la otra por el brazo y en ese momento recibió una bofetada.

En las imágenes se puede escuchar a Conn diciendo: "Te lo mereces, en mi opinión. Defensa propia de su parte”.

"El racismo está vivo y bien vivo, esto acaba de suceder en la gasolinera de Phoenix, Greenway y 7 th st. Por favor compartan, hagamos que su racismo sea conocido", escribió el joven en Facebook al compartir las imágenes, el pasado 6 de junio. 

En otra publicación, Greg Conn alabó la actitud del dependiente, que no perdió la calma e incluso acompañó a la mujer hasta su vehículo.

Con posterioridad, Bob Harrian, esposo de la agresora, se disculpó en declaraciones ante los medios en nombre de su mujer -llamada Tamara- y precisó que ella padece una enfermedad mental no diagnosticada.

La reacción se debería, según el hombre, a que su mujer no quiere a recibir tratamiento desde hace más de un año. "Se dijeron cosas horribles y muchas de esas cosas vinieron de mi esposa. Vinieron de una enfermedad", dijo Harrian.

Los representantes de la tienda Superpumper, por su parte, indicaron en un comunicado que Tamara no es y nunca ha sido gerente, empleada o propietaria del establecimiento. Además, confirmaron que se le ha prohibido a la mujer la entrada a cualquiera de sus tiendas.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.