El neuropsicólogo Raudel Soria y el policía Georvis Ley Cuenca. Foto © Collage Facebook / Raudel Soria

Recibe tratamiento psicológico el policía que sobrevivió al ataque en la Estación de Calabazar

Uno de los policías que fue herido en Calabazar, La Habana, ha recibido tratamiento psicológico en el Hospital "Enrique Cabrera" de La Habana, adonde fue enviado después del ataque con arma blanca por el que perdió la vida uno de sus compañeros.

En redes sociales, el psicólogo clínico especialista en Neuropsicología, Raudel Soria Rodríguez, dio a conocer la mejora del paciente luego de lo ocurrido en la unidad policial de la referida localidad habanera en el municipio de Boyeros.

Se trata del primer suboficial de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) Georvis Ley Cuenca, un joven de 30 años, oriundo de Sagua de Tánamo y chofer de un auto patrullero, según la información divulgada por el Ministerio del Interior (MININT) a raíz de los acontecimientos.

En un principio, el oficial fue “reportado grave con peligro para la vida”. Ley Cuenca fue atacado en la estación por Yusniel Tirado Aldama, de 27 años, y descrito por el MININT como un ciudadano "sin vínculo laboral, exrecluso por un delito de atentado" y con "antecedentes por robo con fuerza, lesiones, tenencia de drogas, daño a la propiedad y receptación".

Las acciones de Tirado con arma blanca provocaron la muerte de un policía y heridas a otros dos, además, el agresor escapó con una pistola que sustrajo a los oficiales. Sin embargo, fue detenido apenas cinco horas después de los hechos y se le ocupó el arma de fuego robada.

Durante el incidente, también resultó lesionado el primer suboficial Ariel Rojas Tomás, de 48 años, oficial carpeta de la estación.

De acuerdo con informaciones anteriores a la versión del MININT, los sucesos resultaron del arresto a tres jóvenes en la calle, entre ellos Tirado, a quien se le impuso una elevada multa por no portar mascarilla o nasobuco.

Horas después, Tirado regresó a la estación y degolló a un Primer Teniente que fungía como oficial de guardia, lo despojó de su arma de fuego e hirió a otros dos policías. De inmediato se dio a la fuga de la unidad, ubicada en la calle 106, entre 285 y 287 (en el reparto Calabazar, municipio Boyeros), tras lo cual se desplegó un intenso operativo policial en la zona para lograr su captura.

Algunos testimonios revelaron que el prófugo fue capturado en la casa de su pareja en el Cacahual, en el poblado de Santiago de las Vegas, también en el municipio de Boyeros. El oficial que falleció por la agresión había cumplido 16 años de servicio en la PNR.

El relato oficial calificó a Tirado como un joven “de pésima conducta social y antecedentes penales” que “realizó esta agresión de manera individual”. Una fuente consultada de manera independiente sostuvo que Tirado se encontraba con un amigo en el parque de Calabazar en horas de la madrugada del viernes, y actuó de ese modo bajo los efectos de drogas.

Un abogado vinculado a bufetes independientes en Cuba explicó que, en caso de probarse un delito de asesinato, para el que deben concurrir la circunstancia de premeditación y/o venganza, el Código Penal vigente establece penas desde 15 años de prisión hasta cadena perpetua.

Desde 2003, Cuba no ha aplicado la pena de muerte, que mantiene vigente en su legislación. Ese año, bajo el mandato del fallecido dictador Fidel Castro, se aplicó la pena capital a tres jóvenes cubanos que intentaron secuestrar una embarcación para huir a Miami, una condena que aupó las críticas a la dictadura a nivel internacional.

A través de su cuenta de Twitter, el gobernante cubano Miguel Díaz-canel aseguró que "no habrá impunidad" para el presunto responsable del asesinato y los hechos violentos, y dijo sentirse indignado por los mismos

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985