Policía herido en la estación de Calabazar está estable, según familiares

Sigue en terapia intensiva, pero según una de sus primas ha tomado líquido, no tiene fiebre y responde bien a los medicamentos.

Georvis Ley Cuenca, el policía herido en la estación de Calabazar Foto © Facebook

Este artículo es de hace 1 año

El primer suboficial de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) Georvis Ley Cuenca, se encuentra estable, según reportaron varios de sus familiares en la red social Facebook.

Ley Cuenca, de 30 años, oriundo de Sagua de Tánamo y chofer de un auto patrullero, según información divulgada por el Ministerio del Interior cubano, fue ingresado en el Hospital "Enrique Cabrera" de La Habana, "reportado grave con peligro para la vida", luego de que un presunto delincuente entrara a la estación de la PNR ubicada en la calle 106, entre 285 y 287 (en el reparto Calabazar, municipio Boyeros), y agrediera con un arma blanca a varios policías.

En una nota oficial sobre los hechos, el MININT confirmó el viernes la muerte de un policía y aseguró que otros dos oficiales habían sido heridos luego que "un individuo de pésima conducta social y antecedentes penales los agredió con arma blanca y sustrajo un arma de fuego asignada a uno de los oficiales".

La institución identificó al agresor como Yusniel Tirado Aldama, de 27 años de edad y residente en el propio municipio habanero, "sin vínculo laboral, exrecluso por un delito de Atentado" y con "antecedentes por Robo con fuerza, Lesiones, Tenencia de Drogas, Daño a la propiedad y Receptación". Tirado Aldama fue detenido cinco horas después de los hechos y se le ocupó la pistola robada.

En el incidente también resultó lesionado el primer suboficial Ariel Rojas Tomás, de 48 años, oficial carpeta de la estación.

Según Maria Rosa Cuenca, prima del policía ingresado, éste "está estable, según los médicos, para nosotros mejor, pues ya ha tomado jugo, pero no puede comer en varios días, no ha le ha dado fiebre y está asimilando bien los medicamentos. Gracias a Dios esperamos pronto lo saquen de terapia".

Otra de sus primas hermanas, que comenta en el grupo de familiares, aseguró este lunes que "gracias a Dios está recuperándose satisfactoriamente aunque aún se encuentra en terapia intensiva".

Los lamentables hechos se desencadenaron luego que tres jóvenes fueron detenidos en la vía pública el pasado jueves por no llevar nasobucos y conducidos a la estación de policía de Calabazar, en el sur de La Habana, Allí se le habría impuesto una multa de 3 000 pesos al presunto asesino, luego de verificarse sus antecedentes penales.

Según varios testimonios obtenidos por CiberCuba, horas después Tirado Aldama regresó a la estación y degolló a un Primer Teniente que fungía como oficial de guardia, lo despojó de su arma de fuego e hirió a los otros dos policías.

Según Zaqueo Báez, coordinador de UNPACU en La Habana y vecino de Calabazar, donde ocurrieron los hechos, el presunto asesino habría actuado bajo el efecto de las drogas.

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel aseguró en Twitter que "no habrá impunidad" con el responsable del asesinato y dijo estar indignado por lo ocurrido.

"Ministerio del Interior informa sobre incidente en Boyeros y fallecimiento de un oficial de la Policía. Indignación por asesinato del Primer Teniente Yoannis Rodríguez y heridas a 2 policías a manos de delincuente. No habrá impunidad", escribió a través de su cuenta oficial de Twitter.

En caso de probarse un delito de asesinato, para el que deben concurrir la circunstancia de premeditación y/o venganza, el Código Penal vigente establece penas desde 15 años de prisión hasta cadena perpetua.

Para homicidio, probándose en el juicio oral que no hubo premeditación, la pena podría estar entre siete y quince años de prisión; aunque para ambos supuestos, pesará el informe forense por las versiones de que el supuesto homicida del policía actuó bajo el efecto de drogas.

Cuba mantiene en su legislación la pena de muerte, pero no la aplica desde 2003, cuando tres jóvenes cubanos que intentaron secuestrar una embarcación para huir a Miami, fueron condenados a la pena capital, desatando numerosas protestas.
 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba