Cola para adquirir aceite en Gibara. Foto © Captura de video

Larga cola para el aceite en Gibara

Imágenes de una extensa cola para comprar aceite en la ciudad de Gibara, en la provincia de Holguín, demuestran una vez más que las aglomeraciones públicas continúan siendo un problema en medio de la escasez imperante en todo el país y la crisis sanitaria por el coronavirus.

Las autoridades no han dado solución. El régimen ha llamado constantemente a la disciplina y a respetar las normas dispuestas en tiempos de pandemia, como las pautas de distanciamiento social. Sin embargo, tales medidas para evitar la propagación de la enfermedad se hacen difíciles de cumplir si los cubanos se ven obligados a acudir en masa a los establecimientos en busca de cualquier alimento o producto básico.

Según declaraciones de una fuente a CiberCuba, la cola en la ciudad holguinera ya empezaba a concentrarse desde antes de que llegara el aceite al local a cuya entrada se amontonaba la fila. Además, el amontonamiento se produjo a poca distancia de la sede del gobierno municipal y sin presencia de policías.

Hace aproximadamente un mes fue que Gibara, con 71 mil habitantes en total, concluyó el periodo de cuarentena establecido en dos de sus Consejos Populares desde el 10 de abril, tras detectarse focos de contagio en esa localidad y en la de Banes.

El levantamiento se hizo efectivo a partir del domingo 17 de mayo. En un comienzo la cuarentena había sido impuesta hasta 14 días, pero el lapso se extendió hasta 36 jornadas, pues en el transcurso de los primeros se diagnosticaron nuevos casos y, en consecuencia, se reforzaron las medidas de control sanitario.

Con la conclusión de la cuarentena, en la ciudad se eliminaron las restricciones de movimiento, pero se conservó el rigor de las acciones higiénico –sanitarias y se exigió el uso del nasobuco, el lavado constante de las manos y los filtros para la entrada a los hogares.

Un cubano en esa urbe denunció, no obstante, la escasez de comida que vivía la ciudad en medio de la crisis, refiriéndose a "la poca alimentación que hemos tenido los gibareños después de que nos declararon en cuarentena".

Tanto Gibara como Banes, habían sido sometidas a control militar. Por ese entonces, una vecina contó a CiberCuba que, desde hacía varios días, se conocía de personas enfermas, incluso ingresadas, pero que las autoridades y algunos médicos aseguraban que estaban contagiados de dengue y no de coronavirus.

Las colas son prácticamente otra enfermedad, ya endémica, que se extiende por todo el archipiélago. Muchas veces los cubanos tienen que hacer fila desde horas de la noche o la madrugada para poder alcanzar, por ejemplo, un paquete de pollo tan pronto abra el mercado que lo ofrezca.

En La Habana estas escaramuzas se han hecho habituales. “Las personas están marcando desde las 10 de la noche de ayer. Todo lo que se puede oír desde el otro lado de la calle son gritos, malas palabras y bullicio”, expuso una cubana en redes sociales al describir una cola en la capital antes de que un establecimiento allí permitiera la entrada de la gente.

Otro habanero relató que estuvo desde las 2 de la madrugada esperando para entrar a un establecimiento, donde se encontró las estanterías en cero y finalmente, tuvo que volver a su casa con las manos vacías y el resultante sentimiento de frustración.

“Estuve desde las 2 de la mañana haciendo cola para entrar al supermercado de Vento y Camagüey, donde pude ingresar como a las 11.30 a.m. y todo estaba restringido”, lamentó en una publicación vía Facebook.

“Todo estaba restringido. Te daban cuatro paquetes de detergente, un pomo de aceite, dos paquetes de sal, dos tubos de picadillo y otros dos paquetes de perritos. Todos los estantes estaban vacíos como pueden ver en las fotos. En Cuba hay tremenda crisis de comida”, denunció.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985