Cría de clarias en Villa Clara. Foto © Vanguardia

Villa Clara o Villa Claria: Aumenta la cría de esta especie en el territorio

La provincia de Villa Clara planea aumentar por medio de la cría intensiva la producción de clarias en ese territorio, con el fin de sustituir importaciones de pescado para las dietas médicas y distribuir su carne en establecimientos dedicados a esa actividad.

Nada nuevo en el redil, pues la voluntad de recoger varias toneladas de claria para hacer frente a la crisis y remplazar la importación del jurel que se destina a las dietas médicas, ya había sido adelantada en un reportaje anterior de la televisión cubana, aunque entonces no se ahondó en el asunto.

Sin embargo, por estos días la prensa oficialista local retoma el asunto y dice que la Estación de Alevines Minerva, administrada por la Unidad Empresarial de Base de Camajuaní, tiene la idea de producir un volumen de 1200 toneladas de clarias para cumplir con el objetivo de la administración.

René Peña Carrazana, director general de la Empresa Pesquera de Villa Clara (Pescavilla), expuso que los trabajos realizados allí forman parte de un programa de desarrollo integral que se extenderá hasta el 2030, de acuerdo con el periódico Vanguardia.

“El presupuesto para continuar la inversión está aprobado e incluye el crecimiento en otras 14 hectáreas de un área aledaña”, declaró Peña Carrazana, quien añadió que hasta la fecha han sido recuperados cinco estanques; mientras que, hacia fines de año, se prevé contar con otros ocho y concluir seis más en 2021.

Otras obras contempladas son la instalación de una planta para procesar las clarias que deben entregarse a la red de pescaderías, sin necesidad de trasladarlas hasta la industria en Santa Clara, lo que representa un ahorro sustancial del combustible.

Cuando concluyan los trabajos, esta unidad deberá convertirse en la que más clarias produzca en el país, expone el citado medio, destacando la posible vanguardia del territorio en la cosecha de un ejemplar que, por su capacidad para vivir largo tiempo fuera del agua y devorar todo lo que encuentra a su “paso”, es considerada una de las 100 especies más dañinas del mundo.

No obstante, se conoce que un país como Cuba, pese a que entre sus características geográficas se encuentra la de estar rodeada de mar, la población raramente tiene acceso a productos marítimos como el pescado, los cuales, si se encuentran, aparecen a precios exorbitantes.

Por demás, la crisis sanitaria internacional del nuevo coronavirus ha venido a agravar la ausencia crónica de alimentos en establecimientos comerciales. Muchas carnes prácticamente han desaparecido de los mercados.

De hecho, en la misma Villa Clara algunos criadores de cerdo incluso han decidido incursionar en el cultivo de la claria, debido a la escasez de recursos para sostener el cuidado del mamífero cuya carne es una de las más codiciadas por los cubanos.

Las dietas médicas, por otro lado, son una estrategia de racionamiento que ideó el régimen para un sector de la población, de modo que puedan adquirir determinados alimentos que, por lo general, no se comercializan a todos los consumidores por medio de la libreta de abastecimiento.

Hiperlipoproteinemias Primarias, Retrovirosis Crónica y Porfirio Eritropoyética congénita son los tres diagnósticos que autorizan a las personas recibir pescado en las bodegas estatales cubanas, luego que un médico los diagnostica y se realiza un proceso burocrático, según el Dietario Médico Nacional del Ministerio de Salud Pública.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985