Yaima Caballero y su hija Paloma Foto © Instagram / Yaima Caballero

Madre de la niña Paloma sigue esperando justicia

Yaima Caballero, madre de la pequeña Paloma, sigue esperando justicia por la repentina muerte de su hija luego de recibir una vacuna en un hospital cubano.

A nueve meses del fallecimiento de la niña de un año, además de recordarla con emotivas imágenes de los efímeros momentos que pudieron vivir en familia, Yaima añadió el hashtag #JusticiaParaPaloma, para dejar claro que su lucha no ha cesado.

La niña Paloma Domínguez Caballero murió el 9 de octubre de 2019 después de presentar complicaciones tras la aplicación de una vacuna triple vírica en el policlínico "Betancourt Neninger", en Alamar.

La noticia hubiera pasado inadvertida de no ser por sus padres, que denunciaron lo sucedido en las redes y obligaron al Ministerio de Salud Pública cubano a reconocer públicamente el hecho.

Aunque la nota oficial asegura que la muerte de la niña no estaba relacionada con la aplicación de la vacuna, reconoció que al menos otros cinco niños fueron hospitalizados por reacciones adversas a la vacuna en ese mismo policlínico de Alamar.

"La reacción adversa es solo una parte del evento. El evento va más allá, es todo lo que sucede asociado al momento en que usted vacunó. Está circunscrito a un policlínico, a un vacunatorio específico, que no es del lote, sino de las dosis que se aplicaron allí. Es una cuestión puntual que se está investigando para determinar la real causa", comentó el director nacional de Epidemiología, Francisco Durán García.

Paloma murió a los dos días de recibir la vacuna PRS (que toma sus siglas de paperas, rubéola y sarampión). Sus padres iniciaron una campaña en redes exigiendo justicia. Poco después salieron de Cuba hacia México, y aseguraron que habían estado recibiendo amenazas de la Seguridad del Estado.

"Me preguntaron que si yo sabía que hacer falsas acusaciones sobre que mataron a mi hija era un crimen, y que todo crimen se paga con la cárcel", contó Yaima en aquel entonces.

"Estoy segura que iban a querer callarme la boca, y además, antes de irme, varios vecinos me habían informado que mi casa estaba siendo vigilada, porque vivo en un barrio pequeño, y los extraños se notan a leguas", añadió.

En noviembre, el Ministerio de Salud Pública informó que las reacciones severas que presentaron los menores y que le costó la vida a Paloma, fueron producto de la contaminación con una bacteria del tipo Estafilococo.

Además, se acotó que la contaminación se produjo por "violaciones de las normas establecidas en la vacunación, provocados por negligencias durante el proceso de conservación, preparación, manipulación y exposición del bulbo utilizado", y se quitó cualquier responsabilidad al Estado o al Ministerio de Salud.

A la enfermera involucrada directamente en este hecho, se le aplicó la medida de separación definitiva del Sistema Nacional de Salud, la inhabilitación del ejercicio de la profesión y se encuentra en proceso de instrucción penal.

Asimismo, se le aplicaron medidas administrativas "a otros cuadros y funcionarios con responsabilidad en el control de las deficiencias identificadas".

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985