“Misterioso proyectil” caído en Los Pajaritos y orificio en la tierra en Tres Palmas Foto © Cortesía para CiberCuba / Facebook Andy Luis González

Mitos y verdades de los “misteriosos proyectiles” en las explosiones de Holguín

Cuando parecía que la calma había llegado, con el retorno de los evacuados tras terminar las explosiones en la Unidad Militar de la Púa, los rumores empezaron a crecer en el poblado de Velasco, en Holguín, luego del hallazgo de supuestos restos de proyectiles de gran alcance en los asentamientos de Tres Palmas y Los Pajaritos.

El pasado lunes, a primeras horas de la mañana, dos grandes columnas de humo en forma de hongo, acompañadas por sendas detonaciones, formaron parte del paisaje campestre de esta zona del Oriente cubano, otrora conocida como el “Granero de Cuba”, un lugar que visitó en dos ocasiones el dictador Fidel Castro en los años 60 del pasado siglo.

Durante ese día y hasta la madrugada del martes se sucedieron más explosiones, provenientes de la Unidad Militar de la Marina de Guerra, enclavada en el caserío de La Púa, a unas 10 millas al norte de Velasco, lo cual provocó la evacuación de cientos de residentes de poblados rurales en las cercanías del enclave.

Esta Unidad Militar, donde prestan el Servicio Militar Voluntario (Obligatorio) decenas de jóvenes soldados, está rodeada de varios silos dentro de las montañas, conocidos en el argot militar como GAFNO, los cuales en su mayoría almacenan todo tipo de armamento, desde fusiles AKM y municiones, hasta maquinaria pesada de guerra.

De ahí la preocupación de quienes veían, a los lejos, el panorama sobre La Púa: fuertes detonaciones, columnas de humo, bomberos y ambulancias hacia la zona… No quedaban dudas, algo siniestro había sucedido en la Unidad Militar y los hasta ahora espectadores demandaban respuestas.

Y la contestación oficial se limitó al traslado obligatorio de los pobladores hacia Velasco, quienes en la tarde-noche del propio lunes fueron llevados a Holguín, la cabecera provincial, presumiblemente hacia la EIDE Pedro Díaz Coello, con pésimas condiciones de alojamiento y escasos alimentos, según testimonios de los evacuados.

El Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) comunicó, en un escueto mensaje 12 horas después de la primera detonación, que las explosiones se debían a la “clasificación de municiones envejecidas”, “no se lamentaba la pérdida de vidas humanas” y prometían una investigación, hasta ahora sin resultados aparentes.

“Artefactos” cursando los cielos

Pero lo que no menciona la Nota informativa del MINFAR son los hallazgos de misteriosos “artefactos” en al menos dos asentamientos, uno cercano a la Unidad Militar de La Púa, Los Pajaritos; otro en Tres Palmas, a unas 15 millas al oeste de donde ocurrieron las explosiones.

“Luego de la explosión del mediodía, estábamos frente a mi casa y sentimos que algo había pasado silbando. Dos horas más tarde nos enteramos que algo había caído en Tres Palmas”, cuenta el joven Andy Luis González, residente en Velasco, el primero en publicar en sus redes sociales sobre el supuesto proyectil.

Andy Luis no se quedó con el silbido en sus oídos. Presto a “encontrar algo”, salió de casa hasta un lugar conocido como Loma de Cué, en Tres Palmas, y en las cercanías de un riachuelo un orificio en la tierra indicaba que algo extraño había entrado allí. Pero otros ya se le habían adelantado. Fue el primero en publicarlo, pero no en verlo.

“Allí me encontré a un campesino, que vive cerca y quien escuchó, como yo, el silbido y salió a ver qué había sucedido, cuando encontró el hoyo en la tierra”, relata Andy Luis. Pero no había, visiblemente, militares, me confirmó. “Solo estaban dos personas vestidas de civil y cuando les pregunté me dijeron que eran de Salud Pública”, afirma.

Como no vio oposición a la hora de acercarse, Andy Luis hizo lo que todo curioso: buscó una rama, “más alta que yo y la metí en el hueco y no toqué nada”, asegura con asombro. “Lo que esté ahí dentro está a casi 10 metros”, calculó el joven, quien luego de hacer las fotos las publicó en su cuenta de Facebook. Y el misterio comenzó.

En otro sitio, más cercano a la Unidad Militar de La Púa, Los Pajaritos, habrían encontrado un “extraño artefacto” frente a la escuela rural del asentamiento y de inmediato tomaron fotos y las enviaron al exterior, en particular a Rosali Moro, una cubana residente en Texas, Estados Unidos.

“Eso cayó frente a la escuela en Los Pajaritos. La foto me la acaba de enviar una prima, pero no me dijo más nada, solo que lo encontraron hoy mismo frente a la escuela”, aseguró Moro, y no dio más detalles, pues su familiar solo “le había dicho eso y nada más”.

A diferencia de lo encontrado por Andy Luis –tras un silbido en el aire, un orificio en la tierra–, lo supuestamente hallado en Los Pajaritos se asemeja a un proyectil, quemado en casi su totalidad, pero que según expertos podría ser lo que la vista humana quiera ver: lo mismo ese proyectil chamuscado o simplemente una rama casi incinerada.

Lo cierto es que, a falta de una explicación oficial convincente por parte de las autoridades, ambos acontecimientos se prestan para crear rumores, los que a su vez generan un estado de incertidumbre y preocupación entre quienes se creen posibles víctimas de una “lluvia de proyectiles”, como comentan en las redes.

Opiniones expertas también cuentan

Los especialistas consultados coinciden en que un proyectil de largo alcance debe ser, en principio, lanzado desde un cañón y tras su caída provocaría una destrucción, no ocurrida donde cayeron los artefactos de marras, por lo cual, la versión de que se disparó un proyectil producto de la explosión en la Unidad Militar estaría descartada.

Lo que podría haber sucedido es que, como consecuencia de las fuertes explosiones en los silos –se reportaron al menos siete, dos de ellas muy fuertes en la mañana y al mediodía–, estos artefactos salieran volando debido a los estallidos. Por tanto, lo que realmente cayó en Los Pajaritos y Tres Palmas fueron restos de munición.

Sea cual sea la teoría confirmada, los rumores en Velasco se acrecientan y lo que en un inicio parecía un “chisme” del momento, ahora es casi un hecho verificado por más de un poblador y repetido como una verdad casi absoluta: varios proyectiles salieron volando el día de la explosión y cayeron quién sabe dónde.

Pero esa verdad solo está reservada, de momento, en la mente de los militares sobrevivientes de las explosiones y de las autoridades a todos los niveles, que la guardan como secreto de Estado. Quizás nunca se sepa qué fue lo encontrado frente a la escuela de Los Pajaritos o qué provocó el orificio en la tierra en Tres Palmas.

Y por aquello de que “la mentira tiene patas cortas y la verdad siempre la alcanza”, CiberCuba prepara un reportaje con el testimonio de un soldado sobreviviente de las explosiones, ofrecido a través de un amigo en Estados Unidos, donde quedarán expuestos detalles del incidente, entre ellos, por supuesto, los “misteriosos proyectiles”.

* H. A. Martinez es periodista, editor y productor cubano, radicado en Estados Unidos desde 2013.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985