Antigua terminal exportadora de mieles Foto © Pedro M. González Reinoso

Mentiras de Granma sobre Caibarién

El diario Granma insiste en publicar reseñas positivistas de pueblos deteriorados y derruidos parcialmente, en los últimos 30 años, cuando perdieron el desarrollo social alcanzado, como ocurre en Caibarién, donde el órgano oficial del hegemónico Partido Comunista de Cuba parece que vive en el pueblo y no ve el derrumbe generalizado de viviendas, industrias, negocios y casas ilustres.

El discurso oficial en los medios de prensa comunistas va por otros derroteros, con afirmaciones como estas: “La aprobación por el Consejo de Ministros del Plan de Reordenamiento Urbano ha marcado un hito en el desarrollo de la Villa Blanca”, desliza, en un lead triunfal, como todas las noticias granmenses, Freddy Pérez Cabrera, reportero de la estación radial CMHS, en un artículo intitulado, Caibarién: «a la medida» del desarrollo perspectivo.

Terminal de ferrocarril / Foto: Pedro M. González Reinoso

Agrega la nota, doblemente entrecomillada, que “La concreción del Plan de Ordenamiento Urbano de Caibarién incluye la reanimación del entorno costero”, y signa esa frase con una foto aérea del malecón, que jamás fue concluido.

Los habitantes -y quienes conocen del horror vivido durante el paso de los huracánes Kate (1985) por esa franja costera, y el Irma (2017)-, darán razón de que la reconstrucción social, ordenada por el Comandante en Jefe, se extendiera desde 1985 por más de veinte años, como si la fuerza encargada del rescate marítimo emulara con los egipcios constructores de pirámides.

Barrio "Orilla" / Foto: Pedro M. González Reinoso

“Hacer de Caibarién un lugar mejor, donde el hábitat y los servicios que allí se prestan, así como el patrimonio histórico, cultural y arquitectónico que atesora, constituyan orgullo para sus moradores, resulta el principal objetivo del Plan General de Ordenamiento Urbano de ese territorio", reza el artículo citado.

Un lector de Granma ha respondido a esa ufana aspiración, en versos:

[…] “¡Villa de nácar, de cielo y espuma! ¡Garza de oro dormida en el mar! ¡Aún tu fragancia mis noches perfuma! ¡Aún por mis sueños te miro pasar! … Ojalá se le pueda volver a cantar como lo hizo el poeta Arturo Doreste". (Nino, 9 de agosto de 2020 / 09:57:33)

Pero el entusiasta Granma mantiene su motivación: Por su “fuerte vinculación con el desarrollo turístico” del cayerío adyacente, donde “se asienta uno de los principales polos de la industria del ocio de la nación, la Villa Blanca, como también se le conoce, tiene potencial para convertirse en uno de los municipios de mayor desarrollo local y de más impacto en la vida de la provincia y el país".

Enunciar lo anterior requiere de alta dosis de cinismo o contención, porque la ignorancia aquí no cabría siendo un periodista que vive en Villa Clara, o estaremos asistiendo a otro acto de guataquería escrita con el anunciado plan del presidente Díaz-Canel para privilegiar a los municipios, como centro de la administración pública cubana. De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.

La Asamblea del Poder Popular de Caibarién también ha puesto su granito de arena en el discurso oficial añejo, asegurando que las ganancias netas obtenidas, da al complejo militar-empresarial Grupo para la Administración Empresarial (GAE, S.A.), propietario absoluto de la cayería norte, opciones “para el desarrollo económico del territorio”, o, pensemos, “del país”.

Freddy Pérez Cabrera “desconoce” la incidencia del deterioro infraestructural acontecido ante sus narices, cuyo clímax “organizativo” para la inversión, se alcanzó con el derrumbe –y varias muertes evitables— del antiguo Hotel Comercio, en 2017, cuyo proceso jurídico, en pos de inculpar a irresponsables, jamás tuvo lugar.

Parte de la fachada del hotel Comercio / Foto: Pedro M. González Reinoso

Obviar que el cierre de Cayo Santa María y adyacentes, al menos hasta diciembre, destroza el bolsillo de los caibarenienses que allí laboraban y su impacto sobre pequeños y medianos negocios privados de Caibarién, constituye otra muestra de crónica cínica -género abundante en el periodismo oficial- que también omite el detalle de que la reapertura del negocio turístico no implicará la vuelta de todos los vecinos a sus antiguos puestos de trabajo. 

El empleador Gaviota, S.A. reserva plazas a "escogidos y confiables" trabajadores de Villa Clara, poniendo en entredicho la anunciada apuesta oficial por el municipio.

Villa "Zaida del Río" / Foto: CUBAIRES Bussines & Travels

La villa "Zaida del Río", lujosa mansión en Cayo Santa María y varios hoteles erigidos en contubernio de gestión y administración con la firma española Meliá, conforman uno de los cotos de descanso privado de Raúl Castro, Diaz-Canel y cuanto mandatario nacional o extranjero -Nicolás Maduro entre otros- arriben a Cuba para reponerse de las fatigas que -como sus anfitriones cubanos- soportan en aras del pueblo trabajador y trabajado.

Quizá sea esa la clave de la preservación de Cayo Santa María, en cuyas aguas pescó durante años el finado Fidel Castro; mientras que otros puntos del mapa turístico, como Cayo Coco y Varadero, ya fueron abiertos para pudientes nacionales y turistas extranjeros, pese a los rebrotes "indisciplinados" de COVID-19 en Cuba.

La evidente destrucción de Caibarién, en la que también hay irresponsabilidad e insensibilidad de sus dirigentes municipales, deja en ridículo al periodista al servicio del poder y a toda esa parafernalia de burócratas inútiles que integran el pelotón destructor: Instituto de Planificación Física (IPF), ministerios de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), del Turismo (Mintur), y los Institutos de la Vivienda y de Recursos Hidráulicos (INRH), entre otros organismos, empeñados en ocultar el deterioro de la Villa Blanca y sus vecinos.

Pero como nunca faltan comediantes para las tragedias cubanas, Osvaldo Fariñas Viera, director de Planificación Física en Villa Clara, lanzó esta perla: La aprobación por el Consejo de Ministros –el pasado mes de marzo– del referido plan, ha significado un impulso adicional para el desarrollo de Caibarién, como resultado es fruto de varios años de labor por muchísimas instituciones.

Circunvalación de Caibarién / Foto: Pedro M. González Reinoso

Un Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático (Tarea Vida) incluye la reanimación del entorno costero de Caibarién, para mitigar los impactos del incremento del nivel del mar, el embate de las olas y otros fenómenos naturales causantes de la erosión y un “Proyecto internacional de resiliencia costera", financiado por la Unión Europea y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en el Consejo Popular de Punta Brava, forman parte de las maravillas que el oficialismo sitúa a la vuelta del malecón caibareniense.

Por si no sobrara burocracia comunista, a la ofensiva sobre Caibarién, se suma un “Grupo de Manejo Integrado Costero del Centro de Estudios Ambientales", que gestionará "los focos contaminantes que aún afectan al territorio”, es una de las líneas estratégicas y de mayor prioridad en ese programa, siempre según la entusiasta nota de Granma.

Vertido de aguas a la bahía de Buena Vista / Foto: Pedro M. González Reinoso

Basta una ojeada al mar, ríos, balnearios, calles y avenidas infectas de Caibarién para rezar porque el contenido del párrafo anterior, se materialice con agilidad y eficacia; aunque tardarán en persuadir a los lectores replicantes de Granma: 

“¡Qué bueno que van a empezar a realizar trabajos en mi pueblo, pues fui hace unos meses y lo que me encontré fue un pueblo en ruinas!” (Alfredo, 9 de agosto de 2020 / 09:59:04)

Otra edificación derrumbada y vertedero / Foto: Pedro M. González Reinoso

La escribanía decadente no tiene parangón: "Las acciones, en este caso, se han dirigido a evaluar los impactos asociados al manejo inadecuado de los residuales líquidos sobre el municipio y el estado de los ecosistemas priorizados, incorporando a los programas, planes, proyectos y acciones encaminadas a informar, promover y actuar en respuesta a la problemática ambiental identificada".

Al respecto, el ingeniero Javier Gómez, subdirector de Planificación Física en Villa Clara, explica que, “a pesar de mostrar avances en la gestión ambiental de las empresas, aún hay mucho por realizar en este tema, atendiendo a la complejidad de una ciudad que no posee alcantarillado para evacuar los residuales", tras 61 años de gobierno socialista.

Pero estamos ante otra mentira, una más de Granma, esta vez no por omisión, sino por censura. Varias calles y avenidas de Caibarién fueron modernamente diseñadas en su trazado inicial con funcionales alcantarillas. Que la desidia gubernamental y la indisciplina ciudadana obstruyeran el funcionamiento adecuado, no quiere decir que no existan.

Acera de acceso a una farmacia / Foto: Pedro M. González Reinoso

“La construcción de dos plantas para el tratamiento de desechos líquidos, una en fase más avanzada en la empresa pesquera, y otra en proyect  en la tenería "Patricio Lumumba", contribuirán a resolver, en parte, esa compleja situación”, reza Granma, experto en situaciones complejas, que es el eufemismo oficial para designar desastres.

Antiguo almacén de la tenería / Foto: Pedro M. González Reinoso

El deterioro visible del reparto Van Troi (años 70), que ya alcanza centenares de edificios añadidos y millares de habitantes, provoca un desborde de aguas residuales camino al mar, contaminando la poluta Bahía de Buenavista, que recibe aportes industriales desde tiempos inmemoriales.

Si aún quedaran dudas de la falta de previsión gubernamental en Caibarién, solo hay que echar un vistazo a su deteriorada infraestructura sanitaria, que no previó el crecimiento demográfico que provocó el desarrollo del polo turístico en su cayería norte. Faltan un hospital de referencia y varios policlínicos.

Entrada al hospital de Caibarién / Foto: Pedro M. González Reinoso

Pero sigamos con otra joya de Pérez Cabrera en Granma : “Otro tema que ocupa a los expertos y directivos del municipio, de cara al reordenamiento urbano de Caibarién, es el del agua, en el cual se ha avanzado un poco más, precisa el ingeniero; quien informa de la construcción de una planta desalinizadora, así como de otras acciones encaminadas a mejorar el sistema eléctrico y a incrementar la producción de energía renovable".

¿Con tan escandalosas carencias actuales, más la tragedia de una inminente regresión de la pandemia, alguien sensato crea que no habrá una desaceleración notable e imparable en todos los programas que el PCC anuncia para Caibarién, en esa nota como si ya fueran victorias?

Antigua tienda de chinos y estación de ferrocarril a "Narcisa" / Foto: Pedro M. González Reinoso

Respecto a la vivienda y atendiendo al deterioro del fondo habitacional de Caibarién, la tarea llevará “un tiempo determinado”, aunque reconocen que se avanzó en la construcción de más de mil casas para los trabajadores de la cayería Norte, muchos de los cuales ya viven en confortables moradas construidas, en su mayoría, en el reparto Van Troi II.

El optimismo granmense obvia, otra omisión interesada, que cerca del 35% de las viviendas de Caibarién están afectadas por derrumbes totales o parciales, que amargan la vida de unas cuatro mil familias, según datos oficiales. La desmemoria de Pérez Cabrera hiere a los afectados, como este replicante.

“Para quienes conocen La Villa Blanca, hablar del fondo habitacional es cosa seria, no creo que con las construcciones que se ha realizado en el consejo popular Van Troi II se pueda hablar de un avance de este tema en el municipio, si tenemos en cuenta que pocas de esas viviendas están dirigidas a resolver los problemas habitacionales que presenta el municipio de años, tanto viviendas como centros estatales están en peligro de derrumbe, abundando por estos parajes los llamados apuntalamientos, recrudecido en estos tiempos por el azote del huracán Irma”. (Osman, 8 de agosto de 2020 / 10:22:20)

Tampoco se dice nada del fantasmagórico Plan de Entrega de Viviendas a Albergados, como los ocupantes del ex IPUEC "María Escobar Laredo", en el poblado de Dolores, a quienes una reciente auditoría administrativa privó de los subsidios alimenticios que ya duraban tres años, y determinó “entregarles un fogoncito a cada familia para que resolvieran el asunto”.

Asimismo, “de cara al desarrollo del polo turístico enclavado en ese territorio, se ha trabajado en la mejora de los viales, las comunicaciones, las instituciones pesqueras y en la agricultura, fundamentalmente en Dolores y Texico, dos enclaves que deberán abastecer de importantes productos a la población local y a los hoteles de la cayería, muchos de los cuales hoy se importan".

La cantata futurista, de inminente decepción, garantizará el desarrollo perspectivo de las principales industrias del municipio, con énfasis en la tenería, las empresas pesquera y agrícola y el incremento en la actividad de los servicios, "a fin de asegurar el desarrollo del polo turístico y la elevación de la calidad de vida de los moradores”, abundó uno de los burócratas citados en Granma.

De izda. a drcha y de arriba a abajo: Aduanas, Fábrica de hielo, Colonia Española e Iglesia / Foto: Pedro M. González Reinoso

Ni una palabra en cambio sobre el cierre del puerto y la Consignataria Mambisa, los almacenes del comercio y los teneros, los centenarios Centrales azucareros, la Terminal exportadora de mieles finales, la pesca de esponjas, la ex Fábrica de Bicicletas fundada por Che Guevara, en 1964, y devenida en Conformadora de Carpinterías Metálicas para el turismo, la fábrica de hielo, los combinados alimenticios: de Galletas, Vinos y Fideos; la Torcedora de Tabacos, los Molinos para Cereales.

“El rumbo estratégico para el desarrollo de Caibarién está trazado”, afirma el Director de Planificación Física en Villa Clara, quien añade que “su concreción dependerá de la manera en que sea manejado el plan por sus autoridades, el modo en que la población se involucre y, desde luego, de las condiciones objetivas del país".

El burócrata debió optó por poner la yagua antes que cayera la gotera, y eso que aún no había leído los comentarios que provocó la mentirosa nota de Fredy Pérez Cabrera en Granma:

Merendero en la playa y casa natal de Manolín Álvarez, creador radio en Cuba / Foto: Foto: Pedro M. González Reinoso

“Caibarién es una hermosa ciudad y no un pueblo como piensan muchos. Yo soy habanero, he pasado unas cuantas veces por allí y cada vez he alertado a sus pobladores del rico patrimonio que tienen y que se está destruyendo. Es una lástima que no se haya aprovechado el gran [aporte] que el polo turístico de Cayo Santa María podía representar para la ciudad teniendo otros […] como son los deportes náuticos, en los que Caibarién es potencia nacional. Espero que la próxima vez que pase por allá vea el cambio que los caibarienenses se merecen, a pesar de que estamos en tiempos de contracción turística ¡FUERZA PARA CAIBARIÉN!. (Memoria Cubana, 9 de agosto de 2020 / 13:08:13)

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Pedro M. González Reinoso

(Caibarién, 1959). Promotor cultural independiente. Periodista y escritor, actor y transformista que se mete en la piel de Roxy Rojo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985