Queridos Bravos, los Dodgers les agradecen el cuarto inning

Es el béisbol: los Dodgers ganaron con la noble contribución de los Bravos.

Foto © @Los Angeles Dodgers

Tal vez ahorita haya un montón de feministas encontrándole las cuatro patas al gato de este comentario, pero tengo que decir que la pelota es (casi tan) complicada como las mujeres, hasta el punto de que una sola jugada puede dar pie a varias lecturas de signo contrario. Para muestra, el botón del pasaje decisivo en el último juego de Dodgers y Bravos.

Pongámoslo en contexto: bateaba Atlanta con el juego empatado a 2, y tanto Albies como Swanson recibieron boletos. Entonces Riley sopló línea de hit al centro y Albies anotó. 3x2, cero out, dos hombres en las bases. Encima, el relevista Blake enterró un envío y los corredores avanzaron. Parecía que se acababa el mundo para los californianos, y parecía (también) que la posibilidad del doble play ya no existía. Repito: parecía...

La verdad es que todo era una ilusión que le voy a resumir en tres momentos.

Momento 1: Después del wild, Markakis arrastró por tercera y Swanson –en un arranque irracional de amateurismo- se mandó para el plato. EL ERROR DE SWANSON ACABÓ SIENDO CASTIGADO CON EL OUT.

Momento 2: Cuando Swanson salió para home, el inmediato tiro de Turner no le dejó otra opción que meterse en el run down. El receptor le devolvió la bola a Turner, y entonces este ignoró aquella máxima de acercar al corredor a la base más retrasada y salió a la desesperada tras Swanson -un hombre definitivamente más veloz que él-, se lanzó en diving y apenas alcanzó a rozarlo con la punta del guante para facturar el out. EL ERROR DE TURNER NO ACABÓ SIENDO CASTIGADO, PERO AÚN ESTARÍAMOS HABLANDO DE TAMAÑA TEMERIDAD SI ESA CARRERA LLEGA A ENTRAR IMPUNEMENTE.

Momento 3: En el instante justo que Turner se lanzó a la piscina en busca de Swanson, Riley estaba a unos 60 pies de la antesala. Sin embargo, decidió intentar llegar a la almohadilla, sin contar con que Turner –ahora sí- actuaría a la altura de su categoría para enfriarlo con un tiro tan apresurado como certero. EL ERROR DE RILEY ACABÓ SIENDO CASTIGADO CON EL OUT.

Después de esto, la decoración del inning fue totalmente distinta (hombre en primera y dos outs), y los Bravos solo pudieron exprimir una taza de leche al episodio más prometedor de su partido. Al final –porque la pelota tiene esa condición inexorable-, sus errores en el corrido de las bases acabaron costándoles el juego.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba