Derrumbe parcial en Merced No. 320 Foto © Cubanet / Captura de video

Familias en riesgo ante amenaza de derrumbe de edificio en La Habana Vieja

Un edificio en ruinas en la calle Merced, entre Picota y Curazao, en La Habana Vieja, podría resultar un peligro mortal para los habitantes de la casa contigua y el resto del vecindario, denunciaron residentes del lugar.

La familia de Enrique Miranda ha denunciado en reiteradas ocasiones a las autoridades de la Dirección de Vivienda que, por el estado en que se encuentra, el inmueble colindante a su casa constituye un riesgo para ellos y todos los vecinos, según reporta el medio Cubanet.

Aunque la casa familiar, ubicada en la calle Jesús María No. 321 entre Picota y Curazao, está en óptimas condiciones, una parte del edificio de Merced No. 320, que apunta directamente a su patio interior, está en peligro de derrumbe.

El edificio, que ha sido declarado inhabitable por los arquitectos de la comunidad, ya protagonizó una desgracia en 2009, cuando el techo de una de las viviendas se desplomó sobre la cabeza de una anciana y la mató.

En el video pueden observarse partes del edificio -lo suficientemente grandes para lesionar mortalmente a cualquiera- esparcidos en el patio interior de la casa de la familia de Miranda.

Fue precisamente en 2009 cuando comenzaron a denunciar el peligro que el edificio representa para la comunidad. Según Mireya Miranda, la hija de Enrique, no han “recibido un buen trato de las autoridades”.

“Tenemos todos los documentos probatorios, desde el Partido, la Asamblea Provincial, Nacional, el Poder Popular, Arquitecto de la Comunidad, Vivienda, Albergue, y en todas las instituciones nos dicen que ellos no pueden hacer nada por nosotros, nos remiten a otra institución, es un círculo vicioso”, señaló.

El reportaje muestra varios deslizamientos de tierra y derrumbes parciales en el inmueble, y cuando parece que se trata de un lugar abandonado, se descubre que, en realidad, continua habitable.

Lázaro Galego Hernández, residente de Merced No. 320, afirma que lleva viviendo 28 años en las mismas condiciones y que las autoridades solo le han dado “muela, muela y muela” sobre el problema. Galego asegura tener todos los documentos de sus reclamaciones.

Según la información compartida en Cubanet, las autoridades han demorado más de una década para demoler el tercer piso del edificio. Mientras que, para el resto de los pisos, el estado asegura no tener una solución, dado que no tiene capacidad para albergar a sus residentes en otro lugar.

Estos tendrían que escoger entre una posible muerte y la calle.

La negligencia de las autoridades ha sido una de las causas de las muertes ciudadanas en derrumbes de viviendas. Quizás el hecho más trágico fue el fallecimiento de tres niñas en enero pasado, tras la caída del balcón de una casa en el barrio de Jesús María, cuya estructura debía demolerse desde años antes y nunca ocurrió.

La irresponsabilidad, la burocracia y la falta de interés de las autoridades por la ciudadanía es la verdadera fuerza asesina en estos casos, más que las grietas en las paredes de carga, el hundimiento de los pisos, las filtraciones o la pérdida del hormigón que sostiene la estructura de un edificio.

Archivado en:

Abel Fernández

Abel Fernández, graduado de Letras por la Universidad de La Habana, escritor y curador independiente

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985