Raúl Torres Sarmiento, asesinado el fin de semana en Santiago de Cuba. Foto © UNPACU

La Policía no logra detener a miembros de la Banda del Plateado tras asesinato de joven en Santiago de Cuba

La Policía Nacional Revolucionaria (PNR) aún no ha logrado detener a todos los jóvenes de la Banda del Plateado, que participaron en el asesinato a puñaladas de Raúl Torres Sarmiento, el pasado fin de semana en el Reparto Vista Hermosa, de Santiago de Cuba, en las inmediaciones de un lugar conocido como El Copa, según ha explicado a CiberCuba José Daniel Ferrer, líder del movimiento Unión Patriótica de Cuba (Unpacu).

Varios días después del suceso, no se habla de otra cosa en Santiago. "La muerte de este joven fue bastante fuerte. Todavía se comenta en la ciudad", añadió Ferrer a este diario.

En el crimen habrían participado entre siete y diez jóvenes de diferentes edades, residentes en distintos barrios y repartos de Santiago en los que es muy alta la violencia juvenil.

Este grupo habría participado en el asesinato de Torres Sarmiento, pero a día de hoy no todos han sido arrestados por la PNR. 

Al parecer, una discusión por problemas de faldas provocó la pelea, que terminó con una víctima mortal a manos de lo que en los ambientes marginales de Santiago de Cuba se conoce como la Banda del Plateado.

"Tuvieron problemas por una mujer, por una joven y los agresores la emprendieron a puñaladas con él", dice Ferrer, en referencia a la víctima, Raúl Torres Sarmiento, de 23 años.

Hay versiones para todos los gustos. Los hay que dicen que el joven recibió 10 puñaladas. Otros hablan de 20 e incluso, de 30. "Coinciden en que recibió varias heridas provocadas por el ataque de varios jóvenes con armas blancas", aclara el líder de Unpacu.

Todo apunta a que Torres Sarmiento no fue la única víctima del fin de semana en Santiago. "Se dice que ese día hirieron a dos (jóvenes) más". De estas víctimas no se conocen detalles de su estado ni la confirmación de que en realidad resultaron lesionados en la reyerta del fin de semana.

Bandas como la del Plateado campan a sus anchas en los barrios marginales de la capital santiaguera, en "ambientes donde los jóvenes imponen la fuerza, la violencia, en fiestas y otros escenarios", concluyó.

No es la primera vez que se comete un crimen en Cuba y la Policía tarda en detener a los autores, pese a que están perfectamente identificados. Ocurrió con el caso de la niña violada por una manada en el Cotorro (Habana). La PNR tardó un mes en encerrar a los seis hombres que participaron en la violación grupal de la menor de edad.

También están tardando en la detención de los asesinos de José Luis Argudín, en Cabañas. El crimen fue cometido en agosto pasado y aunque a finales de octubre el pueblo se conmocionó con dos detenciones supuestamente relacionadas con el asesinato, finalmente el caso sigue abierto.

Hay muchas familias a la espera de que la Policía cubana investigue muertes en extrañas circunstancias. Es el caso de Elsy Torres Zulueta, que lleva un año sin saber de su hijo, Leodán Matamoros Torres, enfermo de VIH y que permanece en paradero desconocido.

El joven se subió a una balsa para salir de Cuba junto a un vecino que regresó al pueblo diciendo que lo había dejado tirado en un cayo cercano a Cuba. Nunca más se ha vuelto a saber de él. Su madre cree que fue asesinado.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985