Joe Biden y Donald Trump. Foto © Wikimedia Commons

Biden no quiere que se investigue a Trump para evitar más divisiones en el país

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ha conversado con sus asesores para impedir una investigación contra la administración Trump que pudiera generar más divisiones en el país, contrario a los intereses de algunos demócratas que piden abrir las indagaciones.

Biden pudiera estar presionado por sus copartidarios para desarrollar investigaciones sobre el presidente Donald Trump, sus políticas y miembros de su administración. Sin embargo, prefiere que estas no se lleven a cabo y así no avivar diferencias en medio de su política, que apunta más bien a la cohesión de los estadounidenses, según su campaña.

Fuentes cercanas al exvicepresidente comentaron a NBC que Biden dice desconfiar de las investigaciones fiscales federales de Trump. Un asesor del líder demócrata de 77 años, aseguró que la intención de este es "solo quiere seguir adelante".

No obstante, la decisión de Biden no afectaría las investigaciones de los funcionarios estatales, incluido el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance Jr., quien ha luchado para obtener las declaraciones de impuestos de Trump.

Biden aspira a que su Departamento de Justicia funcione de forma independiente de la Casa Blanca, dijeron sus asistentes, y no les dirá a las autoridades federales a quién o qué investigar o no. “Su opinión general es que tenemos que hacer avanzar al país”, dijo un asesor.

Otro asistente afirmó que, a grandes rasgos, las prioridades de Biden serán la economía, el coronavirus, el cambio climático y las relaciones raciales, sin mirar atrás a la administración Trump. “Puede establecer un tono sobre lo que cree que se debe hacer”, expuso.

Los demócratas han criticado duramente la influencia directa de Trump en las investigaciones del Departamento de Justicia, incluidos sus pedidos de que Biden y el expresidente Barack Obama sean procesados ​​por acusaciones de delitos no especificados.

Sobre Trump se esperan una serie de investigaciones que lo involucrarían, tales como la política de separación de niños de su administración hasta sus impuestos, posibles conflictos de intereses y posibles violaciones de la ley de financiamiento de campañas.

Algunos demócratas sostienen que Biden debería priorizar las preocupaciones de sus partidarios, no las de sus detractores. Biden reconoce que su candidato a fiscal general "será una de las decisiones más importantes que tomará", de acuerdo con un asesor.

También Obama debió enfrentar un dilema cuando asumió el cargo en 2009. Los demócratas entonces exigían el enjuiciamiento de los funcionarios de la administración Bush que estaban involucrados en políticas que permitían un mayor interrogatorio, o tortura, de sospechosos de terrorismo.

Por su lado, la administración Trump continúa sin reconocer oficialmente la victoria de Biden en los comicios del 3 de noviembre e insiste en un supuesto fraude electoral masivo. El martes, Trump despidió a Chris Krebs, director de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad (CISA, por sus siglas en inglés), la cual había asegurado que las elecciones presidenciales de 2020 fueron “las más seguras de la historia de Estados Unidos”.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985