Carlos Varela sale en defensa del Movimiento San Isidro: "¿Cuándo serán escuchados los nietos de Guillermo Tell?"

Soy humano, no me pidas entonces que mire hacia otro lado. No seré cómplice del silencio del coro. Veo con mucha tristeza y vergüenza a donde hemos llegado. ¿Qué nos ha pasado?

Carlos Varela Foto © Facebook/Carlos Varela

El cantautor cubano Carlos Varela salió en defensa este jueves de los huelguistas de San Isidro en un contundente texto en el sacó los colores al gobierno cubano y lanzó interrogantes, reflexiones y conclusiones de fuerte implicación en las actuales circunstancias.

Varela dijo no conocer personalmente a ninguno de los huelguistas, pero partió de admitir que cualquier persona que esté dispuesto a morir por una causa merece ser escuchado con respeto.

Por ese motivo, negándose a ser "cómplice del silencio del coro", se pregunta: "¿Con qué derecho alguien puede decidir quién es artista y quién no? ¿Quién es cubano y quién no?"; "¿Será que tendremos que borrar de una vez la palabra DIALOGO del diccionario de cubanismos?".

Tras otras preguntas similares y reflexiones de fuerte calado, una de sus conclusiones es que lo visto en los últimos días no es la Cuba que él soñó.

Autor de canciones sobre las que "viajan muchas heridas invisibles" -como él mismo apunta- el autor de Guillermo Tell rebasó en su extensa publicación la actual circunstancia que atraviesan los huelguistas de San Isidro para revisar con mirada crítica males que han caracterizado a la sociedad cubana de las últimas décadas.

Ahí están para demostrarlo frases tan contundentes como: "Ser crítico en la sociedad en la que uno vive tiene que ser un derecho intocable" o "que un pueblo haga silencio no significa que no piense" o definir a los actos de repudio de "vergüenza nacional".

El Varela que este miércoles levantó la voz por San Isidro es el mismo que hace poco más de un año observó con absoluta incredulidad -e indisimulado disgusto- que algunos versos especialmente significativos de su canción "Habáname" fueran censurados durante la gala por los 500 años de La Habana. 

Tras explicar entonces en declaraciones a CiberCuba que no habían contado con él para aquella mutilación a su obra, el cantautor concluía que "definitivamente hay muchas cosas que hay que cambiar en Cuba". Poco tiempo después de aquel episodio, le cancelaron una gira de conciertos para presentar su disco El Grito Mudo.

En lo que respecta a San Isidro no es la primera vez que Varela sale en defensa de un integrante del Movimiento, en marzo de este año se unió a los artistas que se solidarizaron con Luis Manuel Otero Alcántara durante el arresto al que fue sometido el activista en ese mes. Detención motivada por la protesta ante otra censura: la de un beso gay durante la emisión de un filme en la televisión cubana.

Varela, un auténtico sobreviviente a la censura y el escrutinio nacional, publicó en Facebook un texto -firmado el 9 de marzo- que acompañó de los significativos hashtags #ElGritoMudo #libertadparaLuisManuel #lalibertadcomienzaunlunes #GuillermoTelltuhijocreció.

Muchos meses después, Carlos Varela ha vuelto a levantar la voz en favor del arte, del derecho a disentir y de la libertad de expresión. La pregunta está hecha: "¿Cuándo serán escuchados los nietos de Guillermo Tell?".

A continuación transcribimos, íntegramente, la publicación de Carlos Varela sobre los huelguistas de San Isidro

Si no escribo estas palabras estaría negándome a mí mismo y a mi historia. No conozco personalmente a ninguno de los muchachos de San Isidro, pero eso no es lo que importa hoy. Cualquier ser humano que esté dispuesto a morir por una causa, sea cual sea, merece ser escuchado con respeto.

Soy humano, no me pidas entonces que mire hacia otro lado. No seré cómplice del silencio del coro. Veo con mucha tristeza y vergüenza a donde hemos llegado. ¿Qué nos ha pasado?

Sobre las líneas de mis canciones viajan muchas heridas invisibles. Hace varias décadas atrás, cuando esos muchachos de San Isidro eran solo unos niños o no habían nacido, mis canciones y yo ya estábamos pasando por algo parecido. También quisieron apagarme, borrarme, marginarme, censurarme y, como a una gran parte de mi generación que no aguantó la presión, invitarme a irme de Cuba. Lo increíble es que muchos de los que desde el mismo poder me acusaron y persiguieron, finalmente terminaron largándose de aquí. ¿Y entonces? Yo jamás acusé a ninguno de mercenario por irse, por traicionar lo que ellos supuestamente defendían. Simplemente seguí siendo yo, “sentado en el contén del barrio”, haciendo mi obra.

No se puede ir por ahí pregonando que los cubanos somos los más valientes, “el hombre nuevo y solidario”, el ser humano modelo que sueña y desea un mundo mejor, si primero no soñamos y peleamos para tener un país mejor. Un país que verdaderamente nos incluya a todos, estén donde estén, piensen como piensen. Ya es hora de sentarse a dialogar y a escucharse, porque todos, vivamos donde vivamos, pensemos como pensemos, seguimos siendo parte de esta nación. Los de San Isidro también forman parte de este país. Tener diferencias ideológicas, generar cambios, pensar caminos distintos para construir la polifonía de voces de un país, es legítimo y sano. Eso no debería decidirlo, ni limitarlo, mucho menos regularlo un gobierno en nombre de una u otra ideología. ¿Con qué derecho alguien puede decidir quién es artista y quién no? ¿Quién es cubano y quién no?

Ser crítico en la sociedad en la que uno vive tiene que ser un derecho intocable. Si a todos los que tengan ideas críticas, opuestas y diferentes los amenazan, agreden, censuran, regulan y encierran, entonces terminaremos presos de conciencia muchos millones de habitantes.

Que un pueblo haga silencio no significa que no piense. No se puede seguir cortándole las alas a la libertad de expresión, a la libertad de pensamiento y a la libertad individual que es en el siglo XXI, un derecho fundamental de todo ser humano.

Esa no es la Cuba que yo soñé. Todo lo que está sucediendo puede llegar a ser contradictorio con el cartel y el eslogan de “Cuba Salva”.

Los actos de repudio entre cubanos, hombres y mujeres insultando, golpeando e injuriando nunca debieron ocurrir. Estos gestos infames seguirán siendo una vergüenza nacional. Los actos de repudio deben parar de una vez y por todas. Esa intolerancia hacia lo diferente, ese miedo al debate, a lo alternativo y opuesto la llevamos inoculada en la sangre y resulta una verdadera mancha a nuestra identidad. Miles de cubanos que participaron en los actos de repudio de los ochenta y noventa ahora viven lejos de esta isla. Algunos enmudecen de vergüenza, muchos hoy piensan diferente, pero saben que solo hay un culpable: el miedo. El miedo puede mover masas, basta con seguir atentamente la historia de la humanidad.

Lo que pase en Cuba y a los cubanos estén donde estén me lastima, me hiere y me duele. Como he dicho antes, no conozco a los muchachos de San Isidro, pero eso no es lo que importa hoy. Ellos son también jóvenes y rebeldes a su manera y si ahora están haciendo una huelga de hambre para defender su derecho a pensar diferente y a expresarlo libremente hay que escucharlos.

Ya es hora de sentarse a dialogar. ¿Es tan difícil eso? ¿Tan largos fueron los monólogos que olvidamos escuchar?

Ellos están defendiendo sus derechos que son también los de muchos que hoy se esconden detrás del silencio. Los mismos derechos por los que yo he luchado durante 35 años escribiendo canciones; el derecho a pensar y expresarse libremente.

¿Eso es acaso un delito? ¿Será que tendremos que borrar de una vez la palabra DIALOGO del diccionario de cubanismos? Si yo no escribo estas palabras estaría negando mi necesidad de defender y apostar por el diálogo como el mejor camino para luchar contra la violencia.

Rodeado de amenazas y conjeturas, nacieron buena parte de mis canciones, al calor de la censura y el silencio de los otros. ¿Cuándo serán escuchados los nietos de Guillermo Tell?

Ahora ellos tienen la palabra.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba