La Joven Cuba traiciona a la mayoría de los cubanos y tiende trampa a Biden

Querer la libertad de Cuba no implica alineamiento alguno con la política de Donald Trump; como pretenden hacer ver estos oportunistas que -en su pecado necio- llevan la penitencia de haber traicionado públicamente a un pueblo noble, instruido y empobrecido, a cambio de migajas y congraciarse con el izquierdismo globalista que anida en el Partido Demócrata y, peor aún, con los mancilladores de la patria.

Fundadores de La Joven Cuba con el presidente Díaz-Canel Foto © La Joven Cuba

El Consejo Editorial de La Joven Cuba (LJC), promovió una carta abierta al presidente norteamericano, apoyada por 302 firmantes, que es una afrenta a la Cuba que padece la agonía del tardocastrismo y, al mismo tiempo, pretende tender una trampa a Biden, que sigue cauto en la agenda bilateral.

Además de una felonía contra la mayoría de los cubanos hambreados y reprimidos, constituye un precioso inventario de lacayos, oportunistas y despistados, que contribuyen a presionar a Biden, ofreciéndole un argumento que, de inmediato, será avivado por el ala izquierda globalista del Partido Demócrata.

Básicamente, la pretensión de LJC y los más de trescientos firmantes es que Biden retorne al estatus Obama con Cuba, desconociendo las sonoras bofetadas que Raúl Castro Ruz y sus subordinados propinaron al entonces presidente, nada más acabar su histórico discurso en La Habana.

Toda publicación y persona tiene el derecho de promover aquello que estime conveniente, pero cuando se trata de la suerte de una nación con millones de ciudadanos empobrecidos, más de 120 presos políticos, y una constante represión contra opositores, activistas y periodistas independientes, cualquier acción debe ser meditada y evitar cualquier tentación de congraciarse con posibles benefactores parcializados y que siempre actuarán de espaldas al pueblo de Cuba.

Sorprende que alguien que se autoproclama Joven Cuba cometa la incoherencia de promover un documento absolutamentamente parcializado, que parece copiado al dictado de La Habana, hasta el extremo de no atreverse a pedir a Díaz-Canel que cese la represión contra el movimiento San Isidro y el 27N, por ejemplo.

Para La Joven Cuba, que con ese panfleto se ha envejecido irremediablemente, todos los pasos debe darlos incondicionalmente un presidente elegido democráticamente, pero no se atreve a pedir siquiera un mínimo gesto a la dictadura comunista que expulsó a varios de sus gestores y periodistas del paraíso castrista, pese a que ahora disfrutan de las enormes ventajas y bondades de una democracia como la norteamericana.

Nada extraño en ese ancho mundo del gusañero que -una vez probadas las mieles de la democracia más antigua de América- se disfraza de progresista para que nadie vaya a pensar que ha mutado su pensamiento, solo ha cambiado de latitud geográfica para mantenerse a salvo de la OFICODA, dolarización forzada, escasez de medicamentos y apagones, pero sin condenar a los verdaderos culpables de la calamidad de Cuba.

La pretensión de ocultar el conflicto real entre dictadura castrista y pueblo cubano, sigue la pauta del Palacio de la Revolución que sigue machacando en el absurdo de que los males de Cuba son ocasionados por la Casa Blanca; una mentira indecente que pretende despreciar e insultar a la mayoría de los cubanos.

La libertad no es más que la angustia de elegir, pero los adultos deben saber que sus acciones tienen consecuencias e inclinarse ante una dictadura mediocre y acobardada implica a traicionar a la mayoría de los cubanos, incluidos esos que aún creen que el castrismo es reformable y que la culpa de todos sus males anidan en la Casa Blanca.

Como toda felonía, la carta no es más que otro esfuerzo baldío y que -lejos de ayudar a Biden- pretende ponerlo en una encrucijada difícil, creyendo que lamiendo las botas de la casta verde oliva y enguayaberada se llegará antes a la democracia en Cuba.

Joe Biden y su equipo serán los únicos responsables de sus acciones frente a la dictadura más antigua del hemisferio occidental; pero pretender que 302 cubanos y un Consejo Editorial representan a los cubanos es infantil, aunque siempre habrá que agradecer la torpeza con que han descubierto sus cartas.

La precipitación de La Joven Cuba responde a las ansias de La Habana en tener una señal clara de Biden porque Cuba está al borde del colapso, de ahí que jueguen a diseñar una oposición crítica tolerada, lobbystas disfrazados de académicos (innoble oficio), exiliar a opositores y a intentar silenciar al resto de cubanos porque no comulgan con las mentiras y maniobras del régimen y sus sirvientes.

Segundo acto fallido en una semana; el primero fue la argucia colombiana que también les ha salido mal porque el caimán se fue para Barranquilla hace tantos años, que los colombianos adoran a Orlando Contreras y repudian al castrismo, juez y parte en las negociaciones para la paz en Colombia.

Querer la libertad de Cuba no implica alineamiento alguno con la política de Donald Trump; como pretenden hacer ver estos oportunistas que -en su pecado necio- llevan la penitencia de haber traicionado públicamente a un pueblo noble, instruido y empobrecido, a cambio de migajas y congraciarse con los mancilladores de la patria.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba