La ONU certifica lo bien que se come en Cuba

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, dice que “el hambre no es un problema en Cuba".

Imagen de Archivo Foto © CiberCuba

Que el gobierno cubano miente más que de lo que habla ya lo sabemos. Que la ONU y sus organismos son un antro de burócratas sobrepagados es vox populi, aun así, la conjunción de ambos entes en ocasiones engendra noticias que ofenden la inteligencia humana; alabar al castrismo en cuestiones alimentarias es un chiste de mal gusto que se estrella contra las colas kilométricas, la leche hasta los 7 años y los padres y madres que no almuerzan para que sus hijos desayunen.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO por sus siglas en inglés (Food and Agriculture Organization), decía en 2018 que “el hambre no es un problema en Cuba debido a políticas gubernamentales que garantizan la seguridad alimentaria de toda la población”; en 2019 destacaba los “programas de políticas sociales y el esfuerzo del país por garantizar la seguridad alimentaria… pese a las limitaciones del clima y de los mecanismos impuestos por Estados Unidos” y en 2020 su representante en La Habana alababa al gobierno por sus “esfuerzos para garantizar el abastecimiento de alimentos a su población y la Soberanía Alimentaria”.

El susodicho representante se llama Marcelo Resende, un brasileño admirador confeso de Hugo Chávez y Fidel Castro que llegó a la capital cubana en 2018 proveniente de Venezuela, donde ejerció sus funciones como funcionario FAO con notable “éxito” a juzgar por la hambruna que allí dejó, a pesar de la cual no mermó su entusiasmo por el Socialismo del Siglo XXI.

Este señor, o mejor, este compañero, no se mide para mostrar pleitesía al gobierno cubano y de vez en cuando le regala frases como: “en el Día Mundial de la Alimentación, Cuba tiene mucho que celebrar, al país no le falta rumbo, liderazgo y voluntad política”, “la Nueva Constitución ratifica a la alimentación como una prioridad política y un derecho universal de cubanas y cubanos”.

Resende es además cómplice activo del gobierno en la aspiración de producir 30 libras per capitas mensuales de viandas, hortalizas y frutas como meta agrícola -el estado cubano hasta decide qué y cuánto hay que comer-, un escrito de su autoría en Cubadebate -Órgano Oficial Digital del PCC- se desgañita en alabanzas a este tan totalitario como ridículo plan.

¡Y ni eso se logra! En diciembre pasado, un mes priorizado por el alto consumo previsto, en La Habana solo pudo acopiarse la mitad de lo planificado, 15 libras por persona, ¿Cómo entonces es que el gobierno y su entusiasta cómplice logran que la FAO certifique los “logros” del castrismo?.

Muy fácil, mienten.

Seguramente Resende sí conoce del hambre, de las penurias y agonías de los cubanos para alimentarse, porque aunque no visite los barrios periféricos limitando la circulación de su todoterreno al Vedado y Miramar, tonto no es; los que sí nada saben sobre esta realidad son los que en Roma -sede central de la FAO- reciben los informes oficiales del gobierno cubano avalados por Resende, informes que deben coincidir con lo que publica la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) sobre la producción nacional de viandas, hortalizas y frutas.

Según la ONEI, en 2018 Cuba produjo 2 762 282 toneladas de viandas, 2 454 018 toneladas de hortalizas y 1 894 007 toneladas de frutas; prorrateando entre los 11 millones 300 mil cubanos, cada uno tendría a su disposición mensualmente 45 libras de viandas, 40 de hortalizas y 31 de frutas, 116 libras por cabeza ¿no está mal eh?.

Lástima que, como vimos, esto sea una burda mentira para justificar los anuncios grandilocuentes que el camarada Resende, en nombre de la FAO y en última instancia representando a las Naciones Unidas, hace sobre los éxitos del gobierno cubano en cuestión de alimentación. Pura propaganda, pero una muy valiosa.

El lema de la FAO es Fiat Panis, lo que se traduce como “hágase el pan”, ¿verá Resende las colas que se están armando hoy mismo en Cuba para comprar ese pan -sin grasa ni gracia- al que el gobierno que él ampara le acaba de subir el precio un 2000 por ciento? Es muy lamentable que un organismo internacional como la ONU, en el que se depositan tantas esperanzas, al menos en Cuba sea un FAO a las mallas.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba