Alimentación en Cuba Foto © CiberCuba

Representante de la ONU asegura que Cuba es ejemplo mundial de seguridad alimentaria: ¿sabrá lo que dice?

Este artículo es de hace 2 años

Para conocer Cuba, hay que vivirla de verdad. El extranjero que pasa una semana como turista, o el representante de alguna organización que llega de visita oficial a la Isla y en pocos días regresan a sus respectivos países, jamás va a saber, por ejemplo, lo que es el mal comer en Cuba. 

Medios oficialistas como Prensa Latina o CubaSí se hicieron eco, con cierto orgullo, de la visita del representante de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Marcelo Resende, quien aseguró que "Cuba demostró su vocación por el desarrollo de la producción alimentaria con la democratización de las tierras a través de la Reforma Agraria, cuya primera ley al respecto se firmó el 17 de mayo de 1959". 

Si el señor representante de la ONU supiera del estado actual de la alimentación en Cuba, no se basara en hechos que ocurrieron hace casi medio siglo. Cuba, un país eminentemente agrícola, tiene pocos productos de la tierra para ofrecer a los cubanos: en las comidas diarias escasean las ensaladas o los vegetales, y la dieta de la Isla no es necesariamente la más saludable. 

No hablemos, pues, del desabastecimiento en los mercados, de la comida racionalizada de la libreta de abastecimiento, de que en un país rodeado de mar muy pocos comen pescados y mariscos, o de que hay cubanos que rara vez prueban la carne de res. 

Resende afirmó, que "mantiene con Cuba una alianza por el desarrollo desde hace cuatro décadas, de apoyo a los planes de creación de centros científicos e investigativos y el fomento de producciones apícola, porcina, acuícola y otras ramas mediante asistencia técnica y proyectos de cooperación". 

Lo peor que tienen las visitas oficiales, y lo peor que tienen los representantes de las organizaciones, es que hablan para ellos y entre ellos y no para el pueblo. O tapan, quizás, el sol con un dedo. ¿O es que las cifras se contradicen?

Hace unos días, José Guerra, el presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional de Venezuela, publicó en su cuenta de Twitter una tabla que mostraba que Cuba era el segundo país de América Latina donde menos kilos de carne se compran con el salario mínimo, después de Venezuela.

Y es una realidad que en un país donde hasta los profesionales tengan un salario promedio que no llega a los 30 CUC, no se puede comer como Dios manda. 

Es más, el gran dilema del cubano, desde que se levanta hasta que se acuesta, es lo que va a poner en la mesa al día siguiente. La vida de muchos gira alrededor de la comida, los altos precios de las frutas o las viandas, dónde conseguirlas, el día que entra papa a la bodega...

No obstante, por su parte la representante del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Laura Melo, dijo que "las estadísticas confirman que Cuba está bien posicionada a nivel mundial en términos de alimentación, pese a las dificultades afrontadas durante el llamado período especial y la persistencia del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos desde hace casi seis décadas". 

Si seguridad alimentaria se le llama a la dieta que llega a las bodegas cubanas, entonces sí, hay que ser justos y decir que en Cuba hay seguridad alimentaria. Pero si estos funcionarios vienen a hablarnos de buena alimentación en el país, les podríamos decir que vayan un día a un hogar común cubano, o a muchos sitios del Oriente del país, donde las personas se la pasan en el "invento", viendo qué pueden conseguir para comer cuando lo normal es que el salario y el esfuerzo de cada uno te permita ir a una mercado a cualqueir hora y llevarte la comida a casa. 

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985