Hijo de anciano cubano: ¿Esta es la vida que nos toca en nuestra patria a los honrados?

“Mi viejo lleva trabajando de barbero particular desde el año 1964, pagando su licencia, tributo o impuesto... y ahora le han negado el retiro dos veces seguidas", protestó el hijo

El barbero que no recibe pensión e imagen de un anciano en una residencia Foto © Facebook / Edgar Pérez y Cubadebate / Ismael Francisco

El Estado cubano le niega el cobro de una pensión a un anciano que ha trabajado más de cincuenta años como barbero particular y que ha cumplido puntualmente con sus obligaciones fiscales, según denunció su hijo a través de redes sociales.

“Mi viejo lleva trabajando de barbero particular desde el año 1964, pagando su licencia, tributo o impuesto, como quieran llamarle, con seguro social, 10 por ciento y todo lo demás que se les ha ocurrido al gobierno cobrarle a los trabajadores particulares”, publicó este cubano indignado con la situación en la que se encuentra su padre.

A pesar de llevar más de 50 años trabajando por cuenta propia y cotizando lo que establece la ley, el estado cubano le ha negado el cobro de una pensión a este anciano y pretende que su caso sea atendido por una asistenta social, como si se tratase de una persona sin recursos, en vez de un trabajador que tiene derecho a recibir una pensión digna.

“Le han negado el retiro dos veces seguidas. La última vez le dijeron que tenía que seguir trabajando por 8 años más para solicitar el retiro, a ver si se lo consideraban. Mi viejo tiene 75 años. Su otra opción era buscar una trabajadora social para resolver una pensión de 100 pesos al mes, o algún descaro de ese tipo”, explicó el hijo.

Según refirió, por este motivo su padre entregó la licencia de trabajo y dejó de ejercer su oficio de barbero. “Está muy viejo para gastar los años que le quedan de vida fajado con burocracias y papeleos para un retiro  que le toca por derecho humano y porque ha trabajado y aportado dinero al país todos estos años”.

“Ahora pregunto: ¿Vale la pena tener una licencia y pagarle al país toda esa cantidad de dinero de" inseguro social" cuando el día de mañana alguien de arriba va a mear y va a cambiar de idea, o de orden, o de ordenamiento, o de lo que les dé la gana, y tus años de trabajo pagando impuestos se irán a la mierda?”, se cuestionó el joven.

Según la Resolución 28 de 2020 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria de 10 de diciembre de 2020, las nuevas pensiones establecidas oscilarán entre los 1528 CUP a 1733 CUP, mientras que el precio de la canasta básica de bienes y servicios quedó fijado en 1528 CUP.

O sea, con su asignación mensual, un pensionista de la escala más baja no tendría ni un peso de más para otros gastos fuera de esa canasta. Una canasta, por demás, que en la realidad el estado no logra siquiera proveer debidamente, esforzándose vanamente en controlar y limitar los precios, mientras crece el desabastecimiento en los comercios.

“¿Este es el futuro de los jóvenes cubanos que trabajan de particular? Me pone muy triste tener que ver a mi viejo con un pie jodido tener que pelar escondido y con miedo de que un hijo  de p... inspector le meta una multa. Ya ni puede pelar. ¿Esta es la vida que nos toca en nuestra patria a los honrados?”, terminó preguntando el hijo de este barbero cubano que, según refiere, ha ejercido honestamente su oficio por más de medio siglo.

El proceso de unificación monetaria y cambiaria, conocido en Cuba bajo el nombre de “tarea ordenamiento”, profundiza cada día más el abismo de pobreza y desigualdad  económica de muchas familias cubanas.

Entre los sectores más afectados sobresale el de los pensionistas, un grupo social que representa un desafío para las políticas de seguridad social en un país cuyo segmento de población envejecida crece, sostenido por una fuerza laboral menguante de jóvenes. 

Pensiones que apenas alcanzan a cubrir la canasta básica, precios que siguen aumentando, inflación que se dispara con el desabastecimiento generalizado y provoca un mercado negro para el cambio real de la divisa; todo ello está golpeando la vida de los ancianos cubanos.

Si a ello se agrega que la política de “eliminación de subsidios y gratuidades” de la reforma económica impacta también sobre la seguridad social del estado cubano, el panorama de los ancianos se vuelve más sombrío a medida que pasa el tiempo.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ivan Leon

Licenciado en periodismo. Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales E Integración Europea por la UAB.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.