Cubadebate berreado con casta verde oliva amarga el domingo a Polanco

Arleen, Rosa Miriam y Randy perpetraron una broma colosal a los jefes de la tierra del Cundeamor, donde florecen los jodedores, ahora que el compañero Díaz-Canel, habiendo montado el muerto del hambreador King Il Sum, anda repartiendo fotos suyas a lo largo y ancho de Cuba, para asombro del Comandante del Ejército Rebelde, José Ramón Machado Ventura, que ha retrasado su merecido descanso para seguir sirviendo; con la tranquilidad de saber al General de Ejército Raúl Castro Ruz con un pie en el estribo del caballo.

Convocatoria de Cubadebate y Rogelio Polanco, miembro del Secretariado del Partido Comunista de Cuba Foto © Cubadebate / Captura vídeo TV cubana

Los combatientes contra el terrorismo mediático de Cubadebate están muy berreados con la casta verde oliva y han amargado el domingo al guardián ideológico del partido comunista, Rogelio Polanco Fuentes, con la ocurrencia de invitar a los cubanos a retratar lo que ven desde sus ventanas, a menos de 72 horas de un derrumbe múltiple en el Malecón habanero, que simbolizó el general deterioro de la nación.

Las ocurrencias en tiempos de grave crisis, descrédito gubernamental y rabia de muchos cubanos deben evitarse a toda costa, y así han sido instruidos la Contrainteligencia, la policía y los pelotones ideológicos, encargadas de dulcificar la ruina y cantar las media verdades y mentiras que apuntalan la supervivencia de la casta verde oliva y enguayaberada.

Los sabotajes no son novedad en la Cuba yaciente de pobreza y desigualdad que construyó el castrismo lápida a lápida, el espía cubano que reveló al FBI todo el entramado de la red Avispa, Edgerton Ivor Levy (Ariel) cuenta en sus memorias cómo un oficial de la Inteligencia, sintiéndose desplazado por los recién llegados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), saboteó hasta tres veces su supuesta salida ilegal hacia Estados Unidos.

A estas alturas del juego de pelota, no valen descuidos ni inmadureces entre los muñequitos de La Habana, aunque el berro de Cubadebate tenga una razón sentimental: Ni un solo combatiente de tan aguerrida tropa reúne las condiciones necesarias para ser designado miembro del Comité Central, pese a sus méritos en la batalla por el regreso de Elián, los cinco espías y su guara con el fallecido Comandante en Jefe.

Pero encima, aparece Humberto López Fernández y -como terrorista mediático- roba la merienda de Randy Alonso Falcón, Arleen Rodríguez Derivet Rosa Miriam Elizalde Zorrilla, santísima trinidad periodística del tardocastrismo que -desde el fin del congreso del partido- andan preguntándose quién les apagó la luz que ilumina y mata.

Rogelio Polanco Fuentes, que unos días antes había estado en la Mesa Redonda, brazo audiovisual de Cubadebate contando la enésima renovación ideológica de la dictadura comunista, está pasando uno de los peores domingos de su vida por culpa de la cara pirueta de sus pupilos; y cuando está feliz porque consiguió desmarcarse del tronado Alejandro Castro Espín y del grupo de su desarticulada Comisión de Defensa y Seguridad Nacional (CODESEN); estigma del que no pudieron librarse Rodrigo Malmierca Díaz y Rogelio Sierra Díaz

Los jefes de Cubadebate, como Benny Moré, apostaron por mucho corazón, obviando la cualidad saturniana del castrismo, que lleva 62 años jugando a los soldaditos de plomo con sus sirvientes, y haciendo gala de especial desprecio hacia intelectuales, artistas y periodistas, que nunca resultan confiables a los totalitarios por su capacidad de pensar y cuestionar, aunque los usen a conveniencia en diferentes pugilatos de escarnio público.

Las reacciones emocionales son dañinas para los cuadros de la revolución cubana y cualquier atisbo de dolor e incomprensión con las decisiones del mando único son anotados en la detallada Bitácora de travesía, celosamente guardada en ese gran Cuarto de Derrota que es Villa Marista, desde que los navegantes del Granma convirtieron esa escuela en cuartel.

Arleen, Rosa Miriam y Randy perpetraron una broma colosal a los jefes de la tierra del Cundeamor, donde florecen los jodedores, ahora que el compañero Díaz-Canel, habiendo montado el muerto del hambreador King Il Sum, anda repartiendo fotos suyas a lo largo y ancho de Cuba, para asombro del Comandante del Ejército Rebelde, José Ramón Machado Ventura, que ha retrasado su merecido descanso para seguir sirviendo; con la tranquilidad de saber al General de Ejército Raúl Castro Ruz con un pie en el estribo del caballo.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba