Comediante cubano Nelson Gudín responde con un poema a quienes quieren desacreditarlo

“Ya desgarraron mis ojos, / parte de la piel fue desprendida / al compás de la furia y de los gritos. / (…) Los asesinos de estos días les temen a mis manos”, dijo el comediante cubano.

Nelson Gudín Foto © Facebook / Nelson Gudín

El comediante cubano Nelson Gudín, "El Bacán de la Vida", respondió con un poema a “las jaurías” que desde la isla pretenden desacreditarlo por haberse ido a vivir a Miami, y les aclaró que su única arma “es el humor y la literatura”.

Su respuesta, a través de un poema, señala que aunque muchos le han pedido que responsa a “tanto descrédito y cuestionamiento”, no había querido hacerlo “porque las puertas que te cerraron no vale la pena mirarlas”.

Afirma que a quienes se han dejado llevar por conjeturas los perdona porque “no tienen culpa de no conocerme”.

“Al menos, mirando cada comentario, he podido constatar que nadie de los que me conoce se ha prestado a la jauría. Mi única arma es el humor y la literatura, así que ahí les va mi respuesta y mi sentencia”, subrayó el artista, quien tras varios años sin salir en la Televisión volverá a las pantallas a través del Show de Carlucho por Univista TV, en Miami.

Por último, publica el poema, donde señala a sus críticos: “Ya desgarraron mis ojos, / parte de la piel fue desprendida / al compás de la furia y de los gritos. / (…) Los asesinos de estos días les temen a mis manos”.

El pasado jueves Gudín, conocido como “El Bacán de la Vida” se presentó como parte del elenco del Show de Carlucho, donde declaró que hace años la televisión cubana le cerró las puertas a su trabajo como guionista y actor de programas humorísticos.

Durante la entrevista, Gudín reveló que luego de llevar ocho años al frente de un programa en la Televisión Cubana, que contaba con gran aceptación por parte del público cubano, de buenas a primeras le comunicaron que no podía seguir transmitiéndose, lo cual fue incómodo para él.

“Yo estuve 14 años habitual en la televisión en Cuba, dos años aquí con ustedes y estaba perdido de los medios y este es mi mundo…”, afirmó, y añadió que tras trabajar un tiempo en Miami, a su regreso no consiguió insertarse nuevamente en el medio televisivo.

Al contrario de lo que sucedió en Cuba, el público de la isla radicado en Estados Unidos, especialmente en el Sur de Florida, dio una calurosa bienvenida al artista a través de redes sociales, donde lo consideraron uno de los mejores comediantes y escritores humorísticos de la isla. 

CULPABLE

Si al menos esperaran

los gritos del alba,

o pasara alguien arrastrando un pedazo de luz,

mis asesinos de estos días

comprenderían que solo soy un poeta

sentado al final de la hoja,

un hombre ante su última y definitiva muerte;

alguien nacido para morir,

y vuelto a nacer, tantas veces,

como tantas fueron mis muertes anteriores.

Soy culpable.

Lo saben mis asesinos.

Vociferan y no puedo verlos,

buscan

y la prueba no está en mis vísceras.

Ya desgarraron mis ojos,

parte de la piel fue desprendida

al compás de la furia

y de los gritos.

Soy culpable.

En algún momento

quedarán quebrados los últimos huesos.

Entonces quemarán la lengua,

—¡Su inútil lengua! —dirán los asesinos,

y tendrán razón.

Un poeta solo requiere de sus manos.

¡Ah, mis manos!

No se atreverán a palpar los dedos

antes de mutilarlos;

por su sangre pasaron una a una las palabras

que pudieran involucrarme,

los versos

de los que ya es inútil arrepentirse.

No se atreverán.

Los asesinos de estos días

les temen a mis manos.

APUNTES DEL CAMINANTE

Yo,

que conozco todos los rincones;

que fui calle, puente,

muro de una ciudad ajena;

que amé el ruido y el hollín;

que fui reja, pez y fuego;

que aspiré a toda la luz para evitar la noche.

Yo: desnudo, descalzo, roto;

sucio ante los ojos del mundo,

sin poder gritar ni correr.

Yo, el poeta,

me invento una ciudad donde guardar los sueños.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba