Efrén Pulgarón, detenido tras protestar en Misión de Cuba ante la ONU: "Vamos a seguir"

CiberCuba entrevista a uno de los dos manifestantes arrestados este 20 mayo en Nueva York, acusados de grafitear la sede diplomática.

A la izquierda, Efrén Pulgarón, uno de los detenidos el 20 de mayo en Nueva York Foto © CiberCuba

Efrén Pulgarón es uno de los dos cubanos detenidos este 20 mayo acusados de grafitear la fachada de la Misión de Cuba ante la ONU, en Nueva York.

En entrevista concedida a CiberCuba, Pulgarón aseguró este martes que el incidente no será un obstáculo para continuar acudiendo a manifestaciones. "No me he rajado. Vamos a seguir", dijo.

Sin embargo, aclaró que en adelante tendrá cuidado de no saltarse las normas establecidas en su ciudad de acogida para no darle gusto a los representantes castristas, que fueron quienes llamaron a la Policía e interpusieron la denuncia.

Estando frente a la sede de la Misión cubana en la ONU, Pulgarón asegura que se acercó hasta el lugar una patrulla de la Policía de Graffitis de Nueva York y dijo que allí no había causa para detener a nadie porque las normas de la ciudad condenan el uso de sprays o brochas, y la supuesta pintada de la que se le acusó estaba hecha con un plumón.

Durante las 12 horas que permaneció detenido en la sede policial, junto al también cubano Jorge Rodríguez, Pulgarón afirmó que sintió la solidaridad de los agentes de Nueva York, que le mostraron su simpatía por la protesta contra los representantes del gobierno cubano.

Una de las agentes, cuyo nombre aparece estampado en la denuncia, les dijo: "Es admirable que personas como ustedes, después de tantos años del comunismo en el poder en Cuba, luchen por sus ideales".

Tras escuchar esto, Pulgarón confiesa que se le salieron las lágrimas. "Eso muestra que ella, como ser humano que hay detrás de un uniforme, se solidarizó con nosotros", expresó.

A Pulgarón, de 56 años, le ha llamado también la atención que esta sea la primera vez que la Policía de Nueva York acude a una manifestación de cubanos y detiene a alguno de los participantes frente a la Misión de Cuba ante la ONU. Esto le ha llevado a sospechar de una supuesta connivencia entre las autoridades cubanas y el gobierno demócrata de Joe Biden. "Con Trump no pasaba esto", recalcó.

El próximo 14 de julio tendrá lugar el juicio al que deberán presentarse tanto Pulgarón como Rodríguez, acusados de grafiteros. Ellos están tranquilos y confiados en la honestidad de la Policía y los tribunales estadounidenses.

"Supuestamente es como una advertencia que te hacen por ser la primera vez, pero ya te digo que conociendo a esta gente, puede haber algo detrás", señaló.

En declaraciones a CiberCuba, Pulgarón comentó asimismo que empezó a manifestarse frente a las instituciones cubanas en Nueva York desde 2018, cuando lo hizo durante la visita de Miguel Díaz-Canel a esta institución y pudo darse el gusto de gritar: "Abajo Canel", en su cara.

Curtido en el periodismo independiente de los años 90 en La Habana (él lo llama "la época de los mambises de la prensa independiente"), Pulgarón repasa en esta entrevista su encarcelamiento tras el Maleconazo del 5 de agosto de 1994, cuando fue testigo de las protestas desatadas en La Habana, junto a su mujer, por entonces, embarazada de la hija de ambos.

También habla de la valentía de sus tías de Pinar del Río, con las que se crió desde pequeño, huyendo del clima inestable de la capital cubana, que no le daba tregua con su asma. Por eso se considera mitad habanero y mitad pinareño.

Pulgarón no es de los que miran hacia Cuba con optimismo. Él confiesa que se siente decepcionado cada vez que ve cómo detienen a un activista y la gente se queda mirando como si eso no fuera con ellos. 

Además, compartió con CiberCuba su pesar por la poca solidaridad que ve hacia Luis Manuel Otero, de parte de la oposición en La Habana. De hecho, él solo encuentra un motivo por el que no han ido todos los opositores y activistas cubanos, a la vez, a manifestarse al hospital Calixto García, donde el líder del Movimiento San Isidro permanece retenido desde el 2 de mayo: "El miedo, que viene y se va", dice.

Todo esto le lleva a pensar que la transición democrática en Cuba no está a la vuelta de la esquina. En su opinión, "todavía estamos lejos".

Efrén Pulgarón salió de la isla en 1999 como refugiado político gracias a la mediación de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. Trabajó hasta finales de 2008 en Radio Martí, en Miami y después se mudó a Nueva York, donde continúa con su activismo político, acudiendo a manifestaciones que organiza junto a un grupo de amigos.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba