Escritor cubano César Pérez: “El MSI ha devuelto el orgullo de pertenecer a una misma familia, por disfuncional que sea”

El escritor y periodista radicado en Boston se refirió al florecimiento del activismo político cubano, así como a la liberación de Luis Manuel Otero Alcántara.

Escritor y periodista César Pérez e imágenes del Movimiento San Isidro en las calles de La Habana Vieja Foto © Facebook / César Pérez

El periodista y escritor cubano César Pérez se refirió a la liberación del opositor Luis Manuel Otero Alcántara y a la dimensión de lo que ha construido alrededor de su causa: una familia.

“Qué alivio y qué alegría que Luis Manuel esté en la calle y aparentemente sin daño mental, más allá del trauma de la experiencia (tortura y bien, según todas las definiciones clásicas o modernas de tortura)”, comienza su post el autor en la red social Facebook.

Hacia la mitad de su post, el autor alude al sentimiento de identidad que se ha experimentado en los últimos meses por una causa común entre los grupos disidentes: la búsqueda de espacios democráticos en Cuba y la condena a la constante violación de Derechos Humanos por parte de las autoridades.

“Gran parte de su increíble efecto aglutinador viene de que tantos lo sintamos como alguien cercano, por quien podemos sentir una empatía y simpatía personales, no abstractas, como parte de esa “familia” que siempre nos recuerda que somos. Luis Manuel nos trae de vuelta a algo obvio pero tan fácil de olvidar: que lo personal es lo político y que la política, en un final, es un asunto familiar, de esa familia extendida que somos todos”.

Además, el escritor y periodista cubano radicado en Boston explica que los afectos despertados por Luis Manuel Otero entre los cubanos, dentro y fuera de la isla, pueden equipararse a los que comparten los miembros de una familia.

“El MSI y todo el activismo de estos tiempos, desde la UNPACU hasta los héroes de Obispo pasando por todos los que ahora mismo se la siguen jugando por los derechos de todos, ha hecho que muchos cubanos sientan algo también olvidado: orgullo de pertenecer a esa familia, por disfuncional que sea, aunque uno sea un primo lejano de ultramar”.

No obstante, recuerda que la reclusión de Luis Manuel responde más a un arresto o secuestro que a un ingreso hospitalario. Situación sobre la cual el joven opositor podrá arrojar más luces, ya que el único relato hasta el momento lo ha construido y divulgado la Seguridad del Estado cubano.

“Pero decir que a Luis Manuel lo “liberaron” sigue siendo exagerado, y él lo sabe y lo dice mejor que nadie. Más exacto sería decir que lo sacaron de la celda de castigo y ahora está con el resto de la población penal. Y para que no se le/nos olvide, lo primero que hacen al soltarlo es amenazarlo para que no haga nada por sus hermanos presos. Lo mismo los que están oficialmente en cana que los de afuera”.

Acerca de las represalias que toma el poder contra cualquiera que cruce la delgada raya de la contestación y la rebeldía, el autor indica que ese sería el costo de la honestidad, en contraste con los valores que ha promulgado el proyecto revolucionario, donde el humanismo, o “lo correcto socialmente”, parte de la inmovilidad ciudadana, la impasibilidad ante el atropello.

“Ese es el corolario del “humanismo” de la Revolu: el único “cubano bueno” es el que literalmente no hace nada por nadie. Ya no es “seremos como el Che”, aquel asesino cari-asmático que siguió insistiendo en liberar a gente que no conocía hasta que lo liberaron a él de su neurosis libertaria. Ahora el lema sería “seremos como Dorticós”, ese Hombre sin Atributos tropical, o algo así. La pasividad como una de las bellas artes. Es una de las pocas artes que nunca ha practicado Luis Manuel, artista interdisciplinario e indisciplinario”, concluye César Pérez.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba