Cubano olvidado por el Gobierno sobrevive sin medicinas, sin agua y sin electricidad

Su casa es un local abandonado que en lugar de ventanas tiene unos agujeros en las paredes para que circule el aire y por donde entra la lluvia.

Antonio Palao Columbié Foto © Captura de imagen / Cubanet

El cubano Antonio Palao Columbié, de 66 años, sobrevive sin medicamentos, sin electricidad y sin agua, olvidado por el Estado que prometió no dejar desamparado a los necesitados en Cuba.

Este ciudadano, residente en Bane, provincia Holguín fue entrevistado por Cubanet. El hombre asegura que le pagan 1260 pesos, pero no tiene nada, no le alcanza eso para vivir.

Su casa es un local abandonado por el gobierno, que en lugar de ventanas tiene unos agujeros en las paredes para que circule el aire y por donde entra la lluvia.

El techo es una placa de zinc mal acomodada, no hay acceso a agua potable y tampoco tiene electricidad. Es una situación deplorable.

Palao tiene enfermos ambos pies y carece de las medicinas necesarias para hacer un correcto tratamiento. Dice que ha dejado de visitar al médico porque cada vez que va hasta la consulta, no hay nada para curar su enfermedad.

"Yo le voy a decir la verdad, hace como 5 años no tomo nada (de medicinas), cada vez que uno va allí no hay nada", dijo en referencia a las visitas al médico.

Este hombre cocina con carbón, en una palangana vieja, acomodada en una esquina de la habitación en que vive. Su cama son palos y trapos. 

Palao se siente olvidado por el Estado cubano que no se preocupa por mejorar las condiciones de vida de este ciudadano. El delegado de su circunscripción no se ha presentado nunca para ver su caso y la trabajadora social tampoco se ha pronunciado al respecto.

La desatención a los ancianos y personas dependientes en Cuba es noticia frecuente. La pasada semana, por ejemplo, se reportó el abandono a un anciano con la cadera fracturada en un hospital de Matanzas

El activista cubano Félix Navarro denunció el abandono por parte de las instituciones del Estado sobre el caso de Tomás René Noda Rodríguez, de 82 años y natural del poblado El Roque, quien se fracturó la cadera en un asilo del municipio Perico.

El hombre fue ingresado en el Hospital Doctor Mario Muñoz Monroy, en Colón, donde lleva 10 días soportando dolores y sin ser operado. Sobrevive "gracias al humanismo y la solidaridad de los acompañantes de otros pacientes en el lugar y a los responsables de la Sala”, porque desde el Hogar de Ancianos de Perico no han garantizado un personal para que esté con él.

No siempre se trata de personas solas, el abandono del Estado se aprecia incluso frente a ancianos que tienen el apoyo de sus familiares. A finales de abril un cubano denunció en las redes sociales la situación que enfrenta su madre, quien tiene un enorme tumor en el cuello y no ha recibido atención médica.

El joven asegura que los médicos le han dicho que los hospitales están dedicados exclusivamente al coronavirus. "La he llevado a todos los hospitales habidos y por haber. Me están diciendo que todos los hospitales están cerrados con COVID. Pero resulta ser que mi mamá tiene un tumor canceroso en el cuello. (...) Ese tumor le está creciendo todos los días, no me la quieren operar", denunció el joven.

En marzo Cubanet informó sobre otro cubano de 62 años, enfermo de cáncer de próstata que casi no tiene qué comer, pues sus ingresos no le permiten pagar la canasta básica del Estado.

El hombre es residente en Camagüey, y no posee chequera de jubilación. La crisis del coronavirus ha retardado su tratamiento médico y además los ha sumido a él y a su esposa, que padece una enfermedad mental, en una situación de carencias mayor de la que ya vivían. Los trabajadores sociales y los delegados de circunscripción no se han presentado nunca en su casa.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba