Cuba producirá solo 25% del arroz que necesita para asegurar canasta básica de la población

Cuba necesita 700,000 toneladas de arroz para cubrir la canasta básica normada y el llamado “consumo social” (hospitales, escuelas, comedores obreros y unidades militares). Este año, el gobierno espero cosechar 180,000 toneladas; es decir, el 25,71 % del total requerido.

CiberCuba
Bodega cubana Foto © CiberCuba

Cuba producirá solo el 25% de las toneladas de arroz que se necesitan para cubrir la canasta básica normada en 2022 y el gobierno se verá obligado a importar la cantidad restante para alcanzar el total requerido para el consumo de los cubanos por la libreta de abastecimiento.

El país necesita 700,000 toneladas de arroz para cubrir la canasta básica normada y el llamado “consumo social” (hospitales, escuelas, comedores obreros y unidades militares). Este año, el gobierno espera cosechar 180,000 toneladas; es decir, el 25,71 % del total requerido.

De alcanzarse lo previsto en el Plan de la Economía para 2022, el gobierno cubano tendrá que destinar más de 329 millones de dólares a la importación del cereal -teniendo en cuenta que, según el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, el precio de la tonelada de arroz en el mercado internacional está a 633 dólares.

Desde que Cuba rompiera en 2018 el "récord histórico" de producción de arroz con unas 304,000 toneladas, según cifras oficiales publicadas este lunes por Granma, la producción de este grano ha venido cayendo en picado.

Según el economista Pedro Monreal, basándose en datos oficiales de la Oficina Nacional de Estadística e Información, Cuba produjo 246,700 toneladas de arroz en 2019. “En 2020 cayó 37.5% respecto a 2019”, indicó el economista, lo cual significaría que en ese año el país produjo unas 155,000 toneladas de arroz.

Teniendo en cuenta que en 2021 la producción se contrajo en torno al 8.7%, según Monreal, el arroz cosechado el pasado año en Cuba apenas llegó a las 142,000 toneladas, una cantidad por debajo de las 192,000 toneladas que produjo Cuba en 1953, cuando su población era de 5,829,029 habitantes, casi la mitad de los 11,326,616 de habitantes que se calculan en la actualidad.

Resulta llamativo que en ese año de 1953, con la mitad de la población actual, Cuba necesitara 444,000 toneladas de arroz (importó 252,000 toneladas), y que la cantidad calculada a día de hoy por las autoridades del país sean 700,000 toneladas. Más llamativo todavía cuando, en 1953, en el país se producía otra gran cantidad y variedad de alimentos que, a día de hoy, no forman parte de la dieta habitual de los cubanos.

Para Granma y las autoridades del país, las explicaciones son las mismas que tienen para justificar todos sus fracasos y retrocesos: “el impacto de la crisis económica mundial derivada de la COVID-19 y el recrudecimiento del bloqueo”.

“Para la familia cubana, este complejo contexto económico implica tener que seguir lidiando con las tensiones que genera no contar con la disponibilidad de arroz liberado”, explicó Granma a sus lectores, como si estos no fuesen parte de esa sociedad que, libreta de abastecimiento en mano, hace largas colas para coger el puñado de arroz que el Estado socialista le garantiza.

El incremento de los precios en el mercado internacional disminuye la capacidad de compra del país, aseguró el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, que además de “bloqueos” y “pandemias” intenta explicar el fracaso de la producción de alimentos esenciales con el argumentario básico del comercio y la economía.

“Por eso se sabe que urge revertir la matriz importadora del grano con más cosechas desde el campo y mayor eficiencia en la industria. Un asunto que requiere de ajustes entre los costos y las utilidades para incentivar la productividad. En Cuba, es posible lograrlo. Eso, también se sabe”, concluyó Granma.

Lo que parece no saber el medio oficialista es que corren otros tiempos y el acceso a la información se democratiza cada vez más, incluido en el régimen totalitario cubano.

Un artículo publicado en 2016 (también en un blog oficialista) por el Premio Nacional de Economía 2007, Miguel Alejandro Figueras, plasmaba datos e información suficiente como para entender que la política económica de la “continuidad” no es el camino para recuperar la producción de arroz a niveles de otros tiempos en Cuba.

Ni la de arroz, ni la de nada que contemple el Plan de Economía del ejecutivo del gobernante Miguel Díaz-Canel.

Captura de pantalla Blog / cubayeconomia.blogspot.com

 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ivan Leon

Licenciado en periodismo. Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales E Integración Europea por la UAB.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba