Competencias de cantos de aves ponen en peligro especies de la fauna en Cuba

En las competencias de aves cantoras los propietarios apuestan dinero y algunas aves incluso son mutiladas.

Facebook Naturaleza Secreta de Cuba
Ave enjaulada en Cuba Foto © Facebook Naturaleza Secreta de Cuba

Diferentes especies de la fauna cubana está amenazadas por la proliferación en la isla de competencias de aves cantoras donde los propietarios de los pájaros realizan apuestas o venden animales.

Un artículo publicado por National Geographic en Español denunció la existencia de este tipo de competiciones en Cuba, que se realizan de modo ilegal y con una participación cada vez mayor.

Entre las especies amenazadas están los azulillos pintados, azulejos índigo, picogruesos pechirrosa, entre muchas otras aves canoras que son capturadas en su hábitat natural, vendidas y utilizadas por sus dueños para lucrar con las apuestas según sus capacidades de canto. 

Las competencias ilegales suelen hacerse los domingos, en lugares alejados de los núcleos urbanos. Los competidores miden qué ave canta por más tiempo o es más melodiosa.

Las mayores capturas de aves en la isla se producen en septiembre, durante la temporada migratoria, a pesar de la existencia de una ley sobre diversidad biológica en Cuba vigente desde el 2011, que prohíbe capturar aves canoras a menos que sean para investigación científica

Recientemente el Ministerio de Justicia en Cuba publicó el Decreto-Ley 31/2021, “De Bienestar Animal”. Sin embargo, hay poco conocimiento de la norma y muchos tramperos actúan convencidos de que no habrá sanción.

El artículo denuncia que las personas en Cuba comparten sin reparo imágenes de estos concursos ilegales y ofrecen a la venta las aves en internet. Hay muchos adolescentes involucrados en esta práctica, pues son quienes más se dedican al trampeo para capturar a las aves.

Entrevistada por la revista, Xóchitl Ayón Güemes, ornitóloga y conservadora de aves del Museo Nacional de Historia Natural de Cuba, dijo que cuando la gente entrena especies canoras para las competencias de aves, pueden someterlas a situaciones estresantes.

"Los tramperos más jóvenes son los más crueles. Algunos les dan esteroides a las aves para estimular sus actuaciones y suelen cauterizar los ojos de los competidores con una cuchara caliente con la esperanza de que las aves territoriales, incapaces de ver a su oponente, sigan cantando", dijo la científica.

Naturaleza Secreta indicó a inicios de 2022, que un estudio científico detectó más de 30 grupos de Facebook dedicados a la compra y venta de aves cubanas. En total tenían más de 4.000 miembros.

"El estudio en un mes monitoreó 3,270 aves capturadas de 28 especies diferentes, en solo uno de los grupos escogidos", señalaron.

Las ventas no solo se limitan al territorio cubano, sino que se exportan ilegalmente, sobre todo a Florida, Estados Unidos, donde pagan cientos de dólares por algunas especies.

La tenencia de aves cantoras en Cuba es una tradición, así como el trampeo para atraparlas. Sin embargo, la comercialización de especies se incrementó de modo alarmante durante la pandemia del coronavirus y la crisis económica actual, pues muchas personas han visto una oportunidad de negocio.

La tradición de trampeo de aves canoras se extendió de Cuba a Florida. En los alrededores de Miami miles de especies son capturadas cada año en bosques y patios traseros, por tramperos de ascendencia cubana.

En 2021 la Oficina de Regulación y Seguridad Ambiental de Cuba (ORSA) denunció el incremento del comercio ilícito de aves silvestres y otras especies, para su uso como mascotas, el consumo de su carne, elaboración de artesanías e incluso para prácticas religiosas.

Las aves más afectadas por el comercio ilícito son las cotorras, cateyes, negritos, azulejos, sinsontes, gavilanes y cernícalos.

En febrero de 2022 desde Sancti Spíritus el director de ORSA, David Calzada Jiménez, especificó que realizaron 140 decomisos en la provincia de los cuales la mayoría eran aves protegidas que fueron liberadas.

Un cubano fue sancionado con el Decreto-Ley No. 200, por practicar la caza ilegal de patos de Florida, en el asentamiento de Mapos, en La Sierpe. Al hombre le decomisaron 200 metros cuadrados de red, 84 aves capturadas y una decena de ellas muertas.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba